Vacunar a mas personas con cantidad limitada de vacunas

Actualizado: hace 6 días


Las autoridades sanitarias de Estados Unidos y Reino Unido, en vista del aumento diario del número de casos de COVID-19, están buscando formas de vacunar a más personas con una cantidad limitada de vacunas.


Los funcionarios federales de Estados Unidos anunciaron que la vacuna no se estaba administrando tan rápido como esperaban. Según el Centers for Disease Control and Prevention (CDC), se han distribuido más de 13 millones de dosis de las vacunas de Moderna y de Pfizer/BioNTech, pero solo 4,2 millones se administraron el sábado 2 de enero, por lo que el gobierno de Estados Unidos está considerando reducir a la mitad las dosis de la vacuna de Moderna, con el objetivo de duplicar potencialmente el número de vacunas, comentó en CBS Face the Nation el Prof. Moncef Slaoui, director científico de Operation Warp Speed, la asociación público-privada creada por el gobierno de Estados Unidos para facilitar y acelerar el desarrollo, la fabricación y la distribución de vacunas, fármacos y pruebas diagnósticas contra COVID-19. Según el Prof. Slaoui, la investigación muestra que dos dosis de 50 µg de la vacuna Moderna proporcionan el mismo resultado en personas de 18 a 55 años que dos dosis de 100 µg. Añadió que dar dosis más bajas "significa lograr el objetivo de inmunizar al doble de personas con las dosis que tenemos. Sabemos que esto induce respuesta inmune idéntica a la dosis de 100 microgramos. Se espera que la FDA apruebe esta decisión. Un portavoz de Moderna, recordó, sin embargo, que los ensayos clínicos de Moderna utilizaron dos dosis de 100 microgramos, con 4 semanas de diferencia.


En los hospitales ingleses el número de pacientes con el virus ha "aumentado en casi un tercio" en una semana y está 40% por encima del pico de la primera ola. Para hacer frente a esta situación crítica y acelerar la estrategia de vacunación, el Departamento de Salud del gobierno de Reino Unido ha propuesto retrasar la segunda aplicación de la vacuna de Pfizer/BioNTech, en un intento de administrar la primera dosis a la mayor cantidad posible de personas.


De acuerdo con esta recomendación, la segunda dosis se administrará con 12 semanas de diferencia, en lugar de 2 a 3 semanas. La carta del equipo Ministerial del Departamento de Salud indica que este es "un enfoque clásico de salud pública que busca beneficiar al mayor número de personas tan rápido como sea posible."


Los directores de salud de Gales, Irlanda del Norte, Escocia e Inglaterra, indicaron que es probable que la segunda dosis de la vacuna sea muy importante para la duración de la protección, y un intervalo de dosis adecuado puede aumentar aún más la eficacia de la vacuna, pero a corto plazo es probable que la eficacia adicional conferida por la segunda dosis sea modesta; El mayor porcentaje de la protección inicial contra la enfermedad clínica se produce después de la primera dosis de vacuna, señalaron.


Pfizer informó que no tiene datos para justificar la estrategia británica. El estudio de fase 3 de Pfizer y BioNTech para la vacuna contra COVID-19 fue diseñado para evaluar la seguridad y eficacia de la vacuna en un programa de 2 dosis, separadas por 21 días. No hay datos que demuestren que la protección después de la primera dosis se mantenga después de 21 días.


Varias voces se pronuncian en contra de la estrategia de reducir las dosis o retrasar la segunda dosis. La principal preocupación es una posible pérdida de inmunidad a largo plazo. Además, para algunos, un intervalo más largo entre las dos inyecciones podría promover el desarrollo de resistencia al virus.


La FDA advirtió en un comunicado "que usar una sola dosis o administrar menos de la dosis estudiada en los ensayos clínicos sin comprender el impacto en la intensidad y la duración de la protección es motivo de preocupación, ya que existen pruebas que sugieren que la intensidad de la respuesta inmunitaria está asociada con la duración de la protección proporcionada. Señala también que existe "peligro potencial" en las personas que creen que están protegidas contra COVID-19 con una primera dosis de la vacuna de Pfizer durante más tiempo de lo que demuestran los datos disponibles.


Según el profesor Andrew Goddard, presidente del PCR y Eleanor Riley, profesora de inmunología y enfermedades infecciosas en la Universidad de Edimburgo, la decisión de retrasar las segundas dosis de las vacunas COVID-19 para aumentar la absorción de la inmunización inicial fue lo correcto.


La Dra. Eleanor Riley señaló que el 31 de diciembre, el Comité Conjunto de Vacunación e Inmunización de Inglaterra, decidió que vacunar a un mayor número de personas con una sola dosis evitaría más muertes y hospitalizaciones que vacunar a un número menor de personas con dos dosis. Dijo que la eficacia de la vacuna Pfizer / BioNTech contra el COVID-19 sintomático después de una dosis inicial fue del 89% desde el día 14 después de la administración de la vacuna. También encontró que el nivel de protección después de una sola dosis de la vacuna AstraZeneca / Oxford fue del 73% después de 22 días después de la primera dosis. El JCVI recomendó un intervalo de hasta 12 semanas entre la primera y la segunda dosis de ambas vacunas.


La medida fue controvertida entre algunos científicos y médicos que señalaron que el régimen de espaciamiento más amplio iba en contra de los métodos utilizados en los ensayos clínicos donde las dosis se administraban a intervalos de 3 o 4 semanas.


El profesor Riley dijo, en una conferencia del RCP de 2021, que en el caso de la vacuna AstraZeneca / Oxford, los datos mostraron que la respuesta inmunológica con una segunda dosis a las 12 semanas ciertamente no es peor y en realidad se ve un poco mejor que administrar una segunda dosis anterior. Los resultados se basaron en la investigación de los últimos años sobre los esquemas de dosificación de vacunación que sugerían que "una segunda dosis retrasada suele ser beneficiosa". Algunos esquemas de dosificación de vacunación más antiguos "pueden haber sido innecesariamente rápidos", agregó.


Sin embargo, el profesor Riley advirtió que los intervalos más largos entre las dosis de la vacuna podrían reducir el cumplimiento del paciente.

30 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

© 2019 Primera revista médica y de la salud ecuatoriana