Tratamiento de la hemorragia posparto


Un nuevo dispositivo intrauterino que utiliza aspiración para comprimir el útero a fin de controlar la hemorragia posparto, ha recibido altas calificaciones de eficacia y facilidad de uso, afirman investigadores.¹

Expertos han indicado que este método es mucho más rápido, mucho más simple y menos riesgoso que otras técnicas para el tratamiento de la hemorragia posparto. El dispositivo se puede colocar en el útero aproximadamente en un minuto, no necesita de ninguna anestesia inicial y no se asociaría con el retraso necesario para un abordaje quirúrgico.

Para evaluar la eficacia y la inocuidad del dispositivo, la Dra. Mary E. D'Alton y sus colaboradores del New York-Presbyterian/Columbia University Irving Medical Center, en la ciudad de Nueva York, Estados Unidos, llevaron a cabo un estudio de tratamiento prospectivo, observacional, en 12 centros médicos de Estados Unidos.

Informaron sus hallazgos en un artículo publicado el 9 de septiembre en la versión electrónica de Obstetrics and Gynecology.

El nuevo dispositivo intrauterino de control de la hemorragia mediante vacío, fue diseñado específicamente para ofrecer tratamiento rápido con la aplicación de aspiración intrauterina de bajo grado para facilitar que las fuerzas funcionales de las contracciones uterinas constriñan los vasos sanguíneos miometriales y logren la hemostasia.

El dispositivo tuvo baja tasa de eventos adversos durante el estudio, los cuales fueron riesgos esperados y se resolvieron con tratamiento sin secuelas clínicas graves. Los investigadores, todos usuarios del dispositivo por primera vez, encontraron que el sistema era fácil de utilizar, lo que indica que después de aleccionamiento sobre el uso del dispositivo y con la disponibilidad de una guía de referencia rápida que indica los pasos, es mínima la curva de aprendizaje.

El 9 de septiembre, la Food and Drug Administration de Estados Unidos otorgó una aprobación 510(k) para el dispositivo, de acuerdo con un comunicado de prensa de la compañía.²

El estudio multicéntrico incluyó 107 pacientes (media de edad: 29,7 años) con hemorragia posparto o hemorragia uterina posparto anormal, de las cuales 106 recibieron el tratamiento del estudio con el dispositivo conectado a aspiración. Más de la mitad de las participantes (57%) la constituían mujeres de raza caucásica y poco menos de un cuarto (24%) era de raza negra.

El tratamiento tuvo éxito en 94% (100/106) de las participantes; "el control definitivo de la hemorragia anormal" se logró en una mediana de 3 minutos después de la conexión a aspiración.

Se consideró que ocho eventos adversos posiblemente se relacionaron con el dispositivo o el procedimiento: cuatro casos de endometritis y un caso de supuesta endometritis, vaginosis bacteriana, candidiasis vaginal y dehiscencia de la reparación de una laceración vaginal. Los ocho eventos adversos se identificaron como potenciales riesgos y todos se resolvieron sin consecuencias clínicas graves.

Treinta y cinco pacientes necesitaron transfusiones de 1 a 3 unidades de eritrocitos, y cinco pacientes requirieron un mínimo de 4 unidades de eritrocitos.

El útero es un órgano muscular que contiene muchas "arterias espirales que son comprimidas" por el útero a medida que se contrae después del parto, lo que impide que sangren de forma excesiva. Con la atonía uterina el músculo del útero n