top of page

Niacina y riesgo CV


A pesar de los esfuerzos intensivos de prevención de la enfermedad cardiovascular (ECV), el riesgo residual sustancial de ECV sigue existiendo incluso para las personas que reciben todas las intervenciones recomendadas por las directrices. La niacina es un micronutriente esencial fortificado en alimentos básicos, pero su papel en las ECV no se comprende bien.

 

Un estudio reciente que relaciona un derivado de niacina con un mayor riesgo de eventos cardiovasculares ha planteado dudas sobre la seguridad de esta vitamina B, que se agrega a muchos alimentos básicos en la dieta occidental y se toma en forma de suplementos.

 

Los hallazgos, publicados en Nature Medicine,¹ también pueden ayudar a explicar por qué tomar niacina, que reduce el colesterol de lipoproteínas de baja densidad y aumenta el colesterol de lipoproteínas de alta densidad, no condujo a una reducción de los eventos cardiovasculares en los principales ensayos clínicos.

 

Los autores sugieren que hay que mantener cierta prudencia sobre la ingesta excesiva de niacina. Señalan que se debe evitar la niacina, aunque es un nutriente esencial, pero los resultados indican que demasiada podría ser dañina.

 

Los suplementos de niacina también se venden con afirmaciones de efectos antienvejecimiento, alivio de la artritis y aumento de la función cerebral, aunque ninguna de estas afirmaciones ha sido probada. Y el compuesto relacionado, la nicotinamida, se recomienda para prevenir el cáncer de piel en pacientes de alto riesgo; Sin embargo, un estudio reciente cuestionó esa orientación.²

 

Los investigadores señalaron que el estudio comenzó buscando nuevas vías involucradas en el riesgo residual de enfermedad cardiovascular, el riesgo de eventos cardiovasculares después de ajustar los factores de riesgo tradicionales como el colesterol, la presión arterial y la diabetes.

 

Buscaron compuestos en el plasma que predijeran futuros eventos cardiovasculares adversos en individuos sometidos a una evaluación cardíaca diagnóstica electiva. Dos de los principales candidatos identificados fueron los derivados de la niacina, 2PY y 4PY, que solo se forman en presencia de un exceso de niacina.

 

Luego desarrollaron ensayos para medir 2PY y 4PY y realizaron más estudios en dos cohortes de validación: 2331 individuos estadounidenses y una cohorte europea de 832 individuos. En ambas cohortes, los niveles plasmáticos elevados de 2PY y 4PY predijeron futuros eventos cardiovasculares adversos, con una duplicación del riesgo cardiovascular observada en aquellos con niveles en el cuartil más alto frente al más bajo.

 

Para ir más allá de estos estudios observacionales y explorar una relación potencialmente causal, realizaron estudios de asociación de todo el genoma y descubrieron que las variantes genéticas que se rastreaban con niveles más altos de 4PY también se vinculaban con los niveles del marcador inflamatorio, la molécula de adhesión de células vasculares 1 (VCAM-1).

En cultivos celulares y estudios en animales, encontraron que el 4PY era un impulsor de la inflamación, regulando al alza VCAM-1 y provocando respuestas inflamatorias vasculares.

 

Los autores demostraron de varias maneras que el derivado de la niacina, 4PY, está relacionado con un mayor riesgo cardiovascular.

 

Estos hallazgos podrían tener implicaciones significativas para la salud.

 

Las poblaciones occidentales han estado consumiendo grandes cantidades de niacina desde la Segunda Guerra Mundial, cuando se comenzó a fortificar muchos alimentos con vitaminas esenciales para evitar enfermedades causadas por deficiencias. La niacina se agregó a los alimentos para prevenir la pelagra, una enfermedad caracterizada por piel inflamada, diarrea y demencia, que a menudo era fatal.

 

"Si bien es posible que hayamos eliminado la pelagra, ¿hemos aumentado, como consecuencia, la prevalencia de enfermedades cardiovasculares muchos años después?" se preguntaron los autores Esto puede ser una pista de por qué la niacina no reduce el riesgo cardiovascular tanto como cabría esperar por el grado de reducción del colesterol que provoca. "Esta es la paradoja de la niacina que ha llevado a pensar que podría haber algún tipo de efecto adverso que la niacina está promoviendo. Creemos que podemos haber encontrado algo que contribuya a la paradoja de la niacina", señalaron.

 

Sin embargo, la vía de la niacina es complicada. La niacina es la principal fuente de nicotinamida y adenina dinucleótido (NAD), una molécula integral que permite a las células crear energía. "Debido a que es tan importante, nuestros cuerpos están diseñados para salvar y retener NAD, pero una vez que se excede la capacidad de almacenamiento, se generan estos derivados 4PY y 2PY". "Pero realmente hay que comer muchos alimentos ricos en niacina para que esto suceda".

 

Los autores insisten en que no están afirmando que la niacina cause enfermedades cardiovasculares. Es el 4PY el que parece ser el impulsor de la inflamación vascular. Y 4PY es un producto de descomposición de la niacina. Pero hay más de un camino que podría conducir a la generación de 4PY. Hay toda una red interconectada de compuestos que se intercambian entre sí, conocida como la piscina de niacina, cualquiera o más de estos compuestos se pueden ingerir y elevar los niveles de la piscina y, en última instancia, los niveles de 4PY. Sin embargo, de lejos, la niacina es una de las principales fuentes".

 

Otras fuentes de NAD incluyen el triptófano, presente en las proteínas. Una de las variantes genéticas vinculadas con los cambios en los niveles de 4PY está relacionada con la forma en que la proteína de la dieta se dirige a la reserva de niacina, lo que plantea la posibilidad de que una dieta rica en proteínas también pueda aumentar el riesgo cardiovascular en algunas personas. Se estima que alrededor del 3% de la reserva de niacina en una dieta normal proviene de la ingesta de proteínas, pero que el porcentaje podría aumentar sustancialmente en dietas muy altas en proteínas.

 

"Nuestros datos respaldan el concepto de que si reducimos nuestro nivel de 4PY a largo plazo, eso resultaría en una reducción de las enfermedades cardiovasculares. Pero esto no deja de ser solo una hipótesis. Si reducimos la ingesta de niacina, reduciremos el 4PY", concluyeron los investigadores.

 

Esta investigación se encuentra en una etapa demasiado temprana para dar recomendaciones firmes sobre lo que esto significa para el consumidor. Con base en estos hallazgos, aconsejaría a las personas que eviten tomar niacina o ácido nicotínico o suplementos de nicotinamida y que coman una dieta equilibrada sensata, tal vez para no excederse con las dietas altas en proteínas. Eso es todo lo que podemos decir en este momento.

 

La cantidad diaria recomendada (RDA, por sus siglas en inglés) de niacina es bien conocida, entre 14 y 18 mg, pero el estadounidense promedio ingiere cuatro veces esa cantidad, y algunas personas tienen ingestas sustancialmente más altas, hasta 50 veces la RDA si toman suplementos.

 

Los expertos señalan que la niacina está presente en grandes cantidades en muchas comidas rápidas, los investigadores podrían haber detectado las consecuencias de comer una dieta malsana. Si nos fijamos en los alimentos que contienen altas cantidades de niacina, la carne roja está en la parte superior de la lista. Y si piensas en una hamburguesa, la niacina está presente en cantidades relativamente grandes tanto en la hamburguesa como en el pan. Por lo tanto, estos hallazgos podrían ser solo un reflejo de una dieta malsana en general.

 

Señalaron también que los principales ensayos clínicos con niacina han mostrado resultados mixtos, y su efecto sobre el riesgo cardiovascular aún no se comprende del todo. Si bien los ensayos HPS2-THRIVE y AIM-HIGH no mostraron beneficios en la reducción de los eventos cardiovasculares, un estudio anterior, el Coronary Drug Project, en el que se administró el agente con alimentos, sí mostró algunos efectos positivos con reducciones sustanciales en el infarto de miocardio y el accidente cerebrovascular, y hubo la sugerencia de una reducción en la mortalidad a largo plazo en el grupo de niacina varios años después de que el ensayo había terminado.

 

Los autores concluyeron que la parte más importante de esta nueva investigación es el descubrimiento de una nueva vía que contribuye a la enfermedad cardiovascular y potencialmente un nuevo objetivo para tratar el riesgo cardiovascular residual. Los resultados muestran que deberíamos medir los niveles de 4PY y que las personas con niveles altos deben estar más atentos a la reducción de su riesgo cardiovascular.

 

El siguiente paso será confirmar estos resultados en otras poblaciones y luego desarrollar una prueba diagnóstica para identificar a las personas con un nivel alto de 4PY.

 

 

Referencias

 

  1. Ferrell, M., Wang, Z., Anderson, J.T. et al. Un metabolito terminal de la niacina promueve la inflamación vascular y contribuye al riesgo de enfermedad cardiovascular. Nat Med 30, 424–434 (2024). https://doi.org/10.1038/s41591-023-02793-8.

  2. Nicolás C. Allen, Andrew J. Martin, Victoria A. Snaidr, Renee Eggins, M.Biostat., Alvin H. Chong, Pablo Fernandéz-Peñas, Douglas Gin, Diona L. Damián. Nicotinamida para la quimioprevención del cáncer de piel en receptores de trasplantes. N Engl J Med. 2023;388 (9): 804-812.  

4 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentários


bottom of page