Mucormicosis (Hongo negro)

Actualizado: sep 1


La mucormicosis, una infección fúngica invasiva grave y a menudo mortal, ha entrado en la conciencia pública en respuesta a un brote de casos en la India. Se han informado miles de casos de mucormicosis a raíz de la segunda ola de casos de COVID-19 en la India, lo que atrae la atención mundial sobre esta enfermedad mortal pero desatendida.


La mucormicosis es causada por mohos ambientales ubicuos con una distribución global, incluidas las especies Rhizopus, Apophysomyces, Mucor y Lichtheimia. Aunque generalmente es inofensiva para un huésped inmunocompetente, la infección puede ser mortal en pacientes con un sistema inmunológico deteriorado, como aquellos con neoplasias hematológicas o diabetes mal controlada, o en individuos que reciben esteroides u otros inmunosupresores. Las brechas estructurales, como la inoculación cutánea traumática, también pueden provocar mucormicosis.


El moho mucor se encuentra en el suelo, las plantas, el estiércol y las frutas en descomposición


La infección se manifiesta como una infección angioinvasiva de rápido desarrollo, siendo las manifestaciones rinoorbitarias, cerebral y pulmonar las formas más comunes de enfermedad.


Aunque prevalece en todo el mundo, la mucormicosis es mucho más común en India: incluso antes de la pandemia de COVID-19, la incidencia de mucormicosis en India era hasta 70 veces mayor que el promedio mundial.


Es difícil determinar la magnitud de la epidemia actual. Según un ministro del gobierno de la India, solo el 25 de mayo de 2021, se informó que más de 11.700 pacientes recibieron atención por mucormicosis. Algunos hospitales han abierto salas dedicadas a la mucormicosis.


La razón del fuerte aumento de casos en la India no está del todo clara; sin embargo, es probable que se deba a una combinación de factores, que incluyen el uso generalizado (y mal uso) de esteroides, incluso para COVID-19 leve; diabetes mal controlada, desenmascarada o agravada por el propio COVID-19 (con escasa capacidad de monitorización de la glucosa en salas de hospitales sobrecargadas); y, posiblemente, daño de las mucosas por el virus.


Las hipótesis adicionales que necesitan investigación incluyen factores relacionados con el huésped, el patógeno (mayor prevalencia y virulencia de las cepas de Mucorales en India) o el antecedente de infección por SARS-CoV-2 (con un mayor riesgo impuesto por variantes que predominan en India (es decir, la variante Delta).


A pesar de la naturaleza mortal de las infecciones por hongos, el campo de la micología ha sufrido una inversión inadecuada en la investigación del diagnóstico y las terapias durante muchas décadas. La financiación de la investigación dedicada a las enfermedades fúngicas es mucho menor en comparación con el estudio de las infecciones bacterianas, virales o incluso parasitarias, a pesar del hecho de que mil millones de personas en todo el mundo tienen una infección por hongos en algún momento y que las enfermedades fúngicas producen un estimado de 1.5 millones de vidas al año.


Como resultado de esta negligencia crónica, la profesión médica se ha quedado con una escasez de herramientas para diagnosticar y tratar la mucormicosis.


La mortalidad es inaceptablemente alta, alcanzando el 80% en algunas series de casos.

Diagnóstico


El diagnóstico oportuno es crucial porque el inicio del tratamiento es crítico en el tiempo debido a la rápida progresión de la infección, pero esto se ve obstaculizado por la escasez de pruebas diagnósticas disponibles. El diagnóstico se basa en la histología y el cultivo de tejidos, que pueden ser invasivos, lentos e insensibles. No existe una prueba serológica o un biomarcador sérico disponible para permitir un diagnóstico precoz. Los métodos moleculares están en desarrollo, pero generalmente no están disponibles.


Incluso después de que se hace un diagnóstico, el manejo es un desafío. El desbridamiento quirúrgico del tejido infectado y necrótico es esencial para darle al paciente alguna posibilidad de supervivencia; sin embargo, esto puede provocar pérdida visual, desfiguración severa o ambas. Muchos pacientes no pueden acceder a un tratamiento antimicótico eficaz o pagarlo, lo que constituye otro pilar importante del tratamiento.


Tratamiento


El pilar del tratamiento antimicótico es la anfotericina B, un antifúngico poliénico nefrotóxico en uso desde 1958. Las formulaciones liposomales, preferidas debido a la toxicidad reducida, a menudo son prohibitivamente caras o simplemente no está disponible en muchos entornos con recursos limitados. Las pocas alternativas, como el posaconazol y el isavuconazol, están fuera del alcance de gran parte del mundo debido a su costo y disponibilidad.


La epidemia de mucormicosis en la India ha puesto de relieve la gravedad de las infecciones por hongos y el estado relativamente deficiente de la ciencia sobre su prevención, diagnóstico y tratamiento. Apodado el hongo negro, debido al tejido negro y necrótico que se ve en los pacientes, en lugar del moho en sí.


Más allá de descubrir los factores de riesgo que podrían estar contribuyendo a la epidemia actual, las prioridades deben incluir el desarrollo de diagnósticos rápidos, confiables y no invasivos o mínimamente invasivos para la mucormicosis, el acceso a los tratamientos existentes y la mejora de las estrategias terapéuticas. La crisis brinda oportunidades, y ahora es el momento de actuar contra la mucormicosis.


Referencia


Neil Stone, Nitin Gupta, Ilan Schwartz Fuente: The Lancet DOI:https://doi.org/10.1016/S2666-5247(21)00148-8 Mucormycosis: time to address this deadly fungal infection

19 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo