top of page

La semaglutida reduce el riesgo de diabetes por obesidad


El tratamiento de personas con obesidad, pero sin diabetes con el agonista del péptido similar al glucagón 1 (GLP-1) semaglutida, aprobado en 2021 como un "cambio de juego" para el tratamiento de la obesidad, condujo a cambios beneficiosos en el índice de masa corporal (IMC), el control glucémico y otras medidas clínicas. Esto redujo colectivamente el riesgo calculado para el posible desarrollo futuro de diabetes tipo 2 en más de la mitad de los psrticipantes, según el análisis post-hoc de los datos de dos ensayos fundamentales que compararon semaglutida con placebo.¹′ ²


Los hallazgos, presentados en la Reunión Anual de la Asociación Europea para el Estudio de la Diabetes 2022, sugieren que la semaglutida podría ayudar a prevenir la diabetes tipo 2 en personas con sobrepeso u obesidad.


Encontrar un vínculo entre el tratamiento con semaglutida y un riesgo futuro reducido de desarrollar diabetes tipo 2 es importante porque muestra que este régimen no es solo un enfoque centrado en el índice de masa corporal (IMC) para tratar a las personas con obesidad, sino que también es una forma de reducir potencialmente las complicaciones de la obesidad, como el inicio de la diabetes, señalaron los investigadores del Centro de Investigación de la Diabetes de la Universidad de Alabama en Birmingham.


Las recomendaciones recientes de manejo de la obesidad se han centrado en intervenciones destinadas a evitar complicaciones, como en las directrices de 2016 de la Asociación Americana de Endocrinólogos Clínicos y el Colegio Americano de Endocrinología.³


La evidencia de una reducción en la incidencia de complicaciones de la enfermedad cardiovascular, como el infarto de miocardio y el accidente cerebrovascular, podría necesitar unirse a la prevención de la diabetes como efectos comprobados de la intervención contra la obesidad antes de que cambien las decisiones de cobertura.


Uno de los ensayos es el estudio SELECT que está probando la hipótesis de que el tratamiento con semaglutida de personas con sobrepeso u obesidad puede reducir la incidencia de eventos cardiovasculares en aproximadamente 17,500 participantes, con la finalización esperada hacia fines de 2023.


Un estudio centrado en la complicación para el manejo de las personas con obesidad necesita herramientas de predicción que permitan un enfoque en las estrategias de prevención para las personas con obesidad que tienen un mayor riesgo de desarrollar diabetes, indicaron expertos en endocrinología de la Universidad de Emory en Atlanta, Georgia.


El análisis realizado por los autores utilizó datos del ensayo STEP 1,¹ que comparó semaglutida 2,4 mg subcutánea una vez a la semana con placebo para la pérdida de peso en más de 1500 personas predominantemente con obesidad (alrededor del 6% tenía sobrepeso) y mostró que después de 68 semanas la semaglutida redujo el riesgo calculado de desarrollar diabetes tipo 2 durante los siguientes 10 años del 18% al inicio al 7%, en comparación con una caída del 18% al inicio del estudio al 16% entre los que recibieron placebo.

Un segundo análisis similar de datos de personas predominantemente con obesidad en el ensayo STEP 4,² que trató a alrededor de 800 personas con semaglutida 2.4 mg durante 20 semanas y luego las aleatorizó a placebo o tratamiento continuo con semaglutida, mostró que el tratamiento con semaglutida redujo su riesgo calculado de 10 años de diabetes tipo 2 incidente del 20% al inicio del estudio a aproximadamente el 11% después de 20 semanas. El riesgo rebotó en los participantes del estudio que luego cambiaron de semaglutida a placebo. Entre los aleatorizados para permanecer en semaglutida durante un total de 68 semanas, el riesgo a 10 años se redujo aún más al 8%.


Los investigadores utilizaron una fórmula pronóstica validada, la herramienta de estadificación de la enfermedad cardiometabólica (CMDS), que habían desarrollado previamente e informado para calcular el riesgo de desarrollo de diabetes tipo 2 a 10 años basado en tres factores no modificables (edad, sexo y raza) y cinco factores modificables (IMC, presión arterial, nivel de glucosa, colesterol de lipoproteínas de alta densidad (HDL) y triglicéridos). Aplicaron el análisis a los datos de 1561 de los participantes del STEP 1 y 766 participantes del estudio STEP 4.


La herramienta CMDS es apropiada para estimar el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 incidente en poblaciones, pero no en individuos específicos.


Los nuevos análisis también mostraron que, en el PASO 1, el impacto de la semaglutida en la reducción del riesgo futuro de desarrollar diabetes tipo 2 fue aproximadamente el mismo, independientemente de si los participantes ingresaron al estudio con prediabetes o eran normoglucémicos al ingreso.


El mayor contribuyente entre los cinco componentes modificables de la herramienta CMDS para alterar el riesgo previsto de diabetes incidente fue la reducción de la glucosa en sangre producida por el tratamiento con semaglutida, que influyó en poco menos de la mitad del cambio en el riesgo previsto. Los otros cuatro componentes modificables tuvieron efectos individuales aproximadamente similares sobre el riesgo previsto, con cambios en el IMC que influyeron en aproximadamente el 15% del efecto observado.


Los investigadores señalan que el análisis muestra que el tratamiento con semaglutida está previniendo la diabetes a través de varios mecanismos. No es solo una reducción en la glucosa.


Expertos indicaron que, sin embargo, es difícil juzgar la eficacia de una intervención como la semaglutida para prevenir la diabetes incidente cuando uno de sus efectos es amortiguar la hiperglucemia, el indicador de la señal de inicio de la diabetes. De hecho, la semaglutida se aprobó por primera vez como tratamiento para la diabetes tipo 2, en dosis ligeramente más bajas de lo que está aprobado para la obesidad. También está disponible como agente oral para tratar la diabetes. Señalaron también que los resultados de al menos un estudio informado previamente ya habían mostrado la misma relación entre el tratamiento con el agonista GLP-1 liraglutida como agente antiobesidad, dosis de 3,0 mg al día, y una incidencia posterior reducida de diabetes tipo 2, pero utilizando resultados clínicos reales durante 3 años de seguimiento en lugar de una proyección calculada de la probabilidad de diabetes.

El ensayo SCALE Obesity and Prediabetes,⁴ asignó al azar a 2254 personas con prediabetes y sobrepeso u obesidad a un tratamiento semanal con 3,0 mg de liraglutida o placebo. Después de 160 semanas de tratamiento, la incidencia acumulada de diabetes tipo 2 fue del 2% en los que recibieron liraglutida y del 6% entre los que recibieron placebo, con una reducción significativa del cociente de riesgos instantáneos del 79% en la incidencia de diabetes en el tratamiento con liraglutida.


Referencias


  1. John P.H. Wilding, D.M, Rachel L. Batterham , M.B., B.S., Ph.D., Salvatore Calanna, Ph.D., Melanie Davies, M.D., Luc F. Van Gaal, M.D., Ph.D., Ildiko Lingvay, M.D., M.P.H., Robert F. Kushner, M.D. para la Comisión de Estudio STEP 1, et all. Semaglutida una vez a la semana en adultos con sobrepeso u obesidad. N Engl J Med 2021; 384:989-1002 DOI: 10.1056/NEJMoa2032183.

  2. Rubino D, Abrahamsson N, Davies M, et al. Efecto de la semaglutida subcutánea semanal continuo frente a placebo sobre el mantenimiento de la pérdida de peso en adultos con sobrepeso u obesidad: el ensayo clínico aleatorizado STEP 4. JAMA. 2021;325(14):1414–1425. doi:10.1001/jama.2021.3224

  3. W. Timothy Garvey, MD, Jeffrey I. Mechanick, MD, Elise M. Brett, Rachel Pessah-Pollack, MD, Raymond Plodkowski, MD. American Association of Clinical Endocrinologists and American College of Endocrinology Comprehensive Clinical Practice Guidelines for Medical Care of Patients with Obesity. Reviewers of the AACE/ACE Obesity Clinical Practice Guidelines, 22 (Sup 3) 1-203, JULY 01, 2016. DOI:https://doi.org/10.4158/EP161365.GL

  4. Prof. Carel W le Roux, FRCP, Prof. Arne Astrup, DMSc, Dr. Ken Fujioka, Prof. Frank Greenway, MD, Prof. David C W Lau, FRCPC, Prof. Luc Van Gaal, MD, et al. 3 años de liraglutida versus placebo para la reducción del riesgo de diabetes tipo 2 y el control del peso en individuos con prediabetes: un ensayo aleatorizado, doble ciego. The Lancet 389 (10077). 2017. https://doi.org/10.1016/S0140-6736(17)30069-7


15 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page