La anosmia de COVID predictor de deterioro cognitivo


Investigadores de la Pontificia Universidad Católica argentina de Buenos Aires, han dado a conocer los resultados de un estudio, que luego de estudiar los resultados preliminares, sugieren que la pérdida del olfato, no la gravedad de la enfermedad, predice el deterioro cognitivo persistente, 1 año después de la infección por SARS-CoV-2.


Los hallazgos, que se presentaron en la Conferencia Internacional de la Asociación de Alzheimer (AAIC) 2022, proporcionan información importante sobre el impacto cognitivo a largo plazo de COVID-19.


El COVID-19 ha infectado a más de 570 millones de personas en todo el mundo. Las infecciones relacionadas pueden provocar secuelas a largo plazo, incluidos síntomas neuropsiquiátricos.


En los adultos mayores, las secuelas de COVID-19 pueden parecerse a la enfermedad de Alzheimer (EA) temprana, y las dos afecciones pueden compartir factores de riesgo y biomarcadores sanguíneos.


El estudio resaltó los resultados de 1 año de un gran estudio de cohorte prospectivo de Argentina. Los investigadores utilizaron medidas para evaluar las consecuencias a largo plazo de COVID-19 en adultos mayores recomendadas por el Consorcio de la Asociación de Alzheimer sobre secuelas neuropsiquiátricas crónicas de la infección por SARS-CoV-2 (CNS SC2).


La armonización de las definiciones y metodologías para estudiar el impacto de COVID-19 en el cerebro permite a los miembros del consorcio comparar los resultados del estudio.


Los autores utilizaron el registro sanitario de la provincia de Jujuy, situada en el extremo noroeste de Argentina. El registro incluye todos los datos de pruebas de SARS-CoV-2 para toda la región.


Los investigadores invitaron al azar a adultos de 60 años o más del registro a participar en el estudio. El análisis actual incluyó a 766 adultos de 55 a 95 años (edad media de 66,9 años; 57% mujeres) con un promedio de 10,4 años de educación. El sistema educativo en Argentina incluye 12 años de escuela antes de la universidad.


Estratificaron a los sujetos por el estado de las pruebas de reacción en cadena de la polimerasa (PCR). Del total, el 88,4% estaban infectados con COVID y el 11,6% eran controles (sujetos sin COVID).


La evaluación neurocognitiva de los participantes incluyó cuatro dominios cognitivos: memoria, atención, lenguaje y función ejecutiva, y una prueba olfativa que determinó el grado de disfunción olfativa. El deterioro cognitivo se definió como puntuaciones Z por debajo de - 2.


Los investigadores dividieron a los participantes en grupos de acuerdo con el rendimiento cognitivo. Estos incluyeron cognición normal, deterioro de la memoria solamente (dominio único; 11.7%), deterioro en la atención y la función ejecutiva sin deterioro de la memoria (dos dominios; 8.3%) y deterioro de dominio múltiple (11.6%).


Los participantes mostraron un predominio del deterioro de la memoria como se vería en la enfermedad de Alzheimer. Un grupo grande mostró una combinación de problemas de memoria y atención.


Alrededor del 40% de la muestra del estudio, pero ningún control, tenía disfunción olfativa.

Todos los sujetos que tenían un deterioro cognitivo severo también tenían anosmia [pérdida del olfato]. Los investigadores establecieron una asociación entre la disfunción olfativa y el rendimiento cognitivo y el deterioro.


El análisis mostró que la gravedad de la anosmia, pero no el estado clínico, predijo significativamente el deterioro cognitivo. Por lo tanto, la anosmia podría ser un buen predictor de deterioro cognitivo después de la infección por COVID-19. Para las personas mayores de 60 años, el deterioro cognitivo puede ser persistente, al igual que la disfunción olfativa.


Los resultados de una encuesta telefónica de 1 año mostraron que alrededor del 71,8% de los sujetos habían recibido tres dosis de vacuna y el 24,9% dos dosis. Alrededor del 12,5% de los que tenían tres dosis y el 23,3% de los que tenían dos dosis fueron reinfectados.


Según expertos de la Asociación de Alzheimer, el estudio es el seguimiento más largo que se ha visto, que analiza la conexión entre la pérdida persistente del olfato y los cambios cognitivos después de una infección por COVID-19. El estudio incluyó un tamaño de muestra "bastante grande" y fue "único" en el sentido de que se estableció en una parte del país con pruebas centralizadas.


El grupo argentino se encuentra entre los más avanzados de los conectados al CNS SC2. Los miembros de este consorcio de la Asociación de Alzheimer, comparten regularmente actualizaciones de estudios en curso, que se encuentran en diferentes etapas y analizan varios impactos neuropsiquiátricos de COVID-19. Es importante reunir a estos grupos para determinar cuáles son esos impactos porque ningún grupo podrá hacer esto por su cuenta.


Muy pronto se pudo observar que algunas personas tenían cambios en el cerebro, o cambios en la cognición, y pérdida del sentido del olfato o del gusto, lo que indica que hay una conexión con el cerebro, sin embargo, todavía hay mucho que no se sabe sobre esta conexión, concluyeron.



20 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo