“Invirtamos en poner fin a la Tuberculosis. Salvemos vidas”

Actualizado: 1 may



Cada año, el 24 de marzo, se conmemora el Día Mundial de la Tuberculosis (TB) para concientizar a la población sobre las devastadoras consecuencias sanitarias, sociales y económicas de la TB, y para intensificar los esfuerzos para acabar con esta epidemia mundial.


La fecha conmemora el día en el Dr. Robert Koch anunció que había descubierto la bacteria que causa la tuberculosis en 1882, lo que abrió el camino hacia el diagnóstico y la cura de esta enfermedad.


La tuberculosis sigue siendo una de las enfermedades infecciosas más mortales del mundo. Cada día en el mundo, más de 4 000 personas pierden la vida a causa de la tuberculosis y cerca de 30 000 enferman de esta enfermedad prevenible y curable.


En las Américas, cada día mueren más de 70 personas y cerca de 800 enferman por esta enfermedad. Se estima que en 2020 había 18 300 niños con TB en las Américas, la mitad de ellos menores de 5 años.

El lema del Día Mundial de la Tuberculosis 2022: "Invirtamos en poner fin a la TB. Salvemos vidas" recuerda la necesidad urgente de invertir recursos para intensificar la lucha contra la TB y lograr los compromisos asumidos por los líderes mundiales para acabar con esta enfermedad.


Esto es especialmente crítico en el contexto de la pandemia de COVID-19 que ha puesto en riesgo el progreso de la Estrategia Fin de la TB, para garantizar el acceso equitativo a la prevención y la atención en línea con el impulso de la OMS para lograr la Cobertura Sanitaria Universal.

La COVID-19 ha revertido los avances alcanzados en la última década en la lucha contra la TB. Debido a esta pandemia se ha afectado seriamente el acceso a los servicios esenciales de prevención y atención de la TB en el 2020.


A nivel mundial, en 2020, se estimaron que 9.9 millones de personas enfermaron de tuberculosis, con un estimado de 1.5 millones de muertes, de ellas, 214.000 tenían VIH.


En las Américas, en 2020, se estimaron 291.000 casos de tuberculosis. Las muertes estimadas para la región fue 27.000, de las cuales el 29% (7.900) corresponde a la co-infección por TB/VIH.


Se diagnosticaron 4.007 casos de TB RR/MDR. De estos, tan solo el 89% inició tratamiento.

La proporción de casos de TB-RR estudiados para resistencia a las fluoroquinolonas disminuyó al 29% en comparación con el 53% del año anterior.


La Estrategia “Fin de la TB” tiene como propósito terminar con la epidemia de tuberculosis en el mundo y está vinculada con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), bajo tres indicadores de alto nivel: reducir el número de muertes por tuberculosis en un 95%, reducir los nuevos casos en un 90% entre 2015 y 2035, y garantizar que ninguna familia enfrente costos catastróficos debidos a la tuberculosis.


La Organización Panamericana de la Salud emitió un informe sobre la patología. El país pasó del puesto 7 al 10 entre las naciones con más pacientes contagiados.


La Organización Panamericana de la Salud (OPS) estima que en América Latina y el Caribe se presentaron 35.800 casos de tuberculosis en 2017, el 3% de estos corresponde a Ecuador, con un total de 7.200 infectados. Según el informe “Tuberculosis en las Américas”, el 87% de los casos de la región se concentra en 10 países; Ecuador ocupa el último puesto.


Una de las sugerencias que hace la entidad internacional es brindar un diagnóstico oportuno, a través de las pruebas rápidas a los pacientes de los que se sospeche la presencia de la patología. Al respecto, el informe indica que hay un avance en la región, que en 2011 contaba solo con 11 equipos de detección molecular, para 2017 el número subió a 400. “Hay que mejorar todavía más los procesos de diagnóstico, ya que su uso todavía es limitado; solo el 13% de los casos en 2017 fueron diagnosticados por esta técnica, lo que representa una mejora del 4% respecto a 2016”, puntualiza el informe. La OPS insiste en la necesidad de que toda la región cuente con una política pública que establezca la obligatoriedad de la prueba rápida en todos los casos presuntivos de tuberculosis. Actualmente solo el 40% de países (14 de 35) cuenta con la normativa respectiva.


Por otro lado, el informe indica que en los últimos años no ha aumentado la eficacia del tratamiento, se mantiene en el 75%, la meta es alcanzar al menos el 90%.


El informe estima que alrededor de 7.000 personas con tuberculosis presentan una resistencia a los medicamentos y no son diagnosticados, ni tratados. “Solo el 33% de quienes presentan la patología recibieron una prueba de sensibilidad a los medicamentos, lo que representó 3.000 enfermos menos que en 2016”. Para 2017 se estimaron 33.200 casos de tuberculosis (12%) en niños menores de 15 años. Sin embargo, tan solo se notificaron 10.240 casos y en ellos se registró el éxito del tratamiento en el 79% en 2016, con una pérdida de seguimiento del 7% y el 10% de infantes no evaluados.


Ecuador es parte de los países que al momento cuentan con la prueba rápida a través del método de detección molecular, lo que permite confirmar la patología en menos de dos horas y brindar el tratamiento adecuado. Esta prueba se practica hace dos años en el país y permite además confirmar las medicinas a las cuales el paciente es resistente.


Cada año el Ministerio de Salud (MSP) destina alrededor de $ 1 millón para afrontar este mal: $ 600.000 para medicamentos y el monto restante para adquisición de nuevos equipos.


Esta dependencia emitió este año una actualización de la guía clínica para el tratamiento de la infección. En la misma se establece que el riesgo de adquirirla está determinado por el número de fuentes de contagio existentes en la comunidad, así como en los determinantes sociales y las condiciones económicas y culturales de la población.


9 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo