Inhibidores de la bomba de protones en tumores de mama

Actualizado: ago 1


Según los resultados de un ensayo en fase 2 presentado en línea en el Congreso Anual de la American Society of Clinical Oncology (ASCO) 2020, el omeprazol, un inhibidor de la bomba de protones, puede ser una adición útil al tratamiento para el cáncer de mama triple negativo, ya que aumentó la tasa esperada de desaparición tumoral entre las mujeres con enfermedad en estadio temprano.¹

Los investigadores se basaron en el conocimiento de que los inhibidores de la bomba de protones inhiben la sintasa de ácido graso, una enzima sobreexpresada en 70% de los cánceres de mama triple negativos recién diagnosticados, que está asociada con un pronóstico desfavorable.

En el estudio se agregó omeprazol a la quimioterapia estándar, un fármaco genérico para el reflujo gastroesofágico. En el estudio de un solo brazo ambos fueron administrados a 42 mujeres como tratamiento neoadyuvante en las semanas previas a la cirugía de mama en cinco centros de Estados Unidos.

La tasa de respuesta patológica completa fue de 71% en la población de estudio, que es superior al típico observado (40%) en pacientes tratados con AC-T estándar (adriamicina y ciclofosfamida más un taxano).

El Dr. Sagar Sardesai, oncólogo médico del Ohio State Comprehensive Cancer Center en Columbus, Estados Unidos, autor principal del estudio, indicó que los pacientes triple negativo que logran una respuesta patológica completa tienen muy buen desenlace. Explicó que esa desaparición completa del tumor es un sustituto de la sobrevida global en cánceres de mama triple negativos y que las pacientes que lo logran tienen un riesgo muy reducido de recurrencia o muerte.

Sin embargo, los expertos indican que tener un agente no quimioterapéutico para ofrecer a pacientes con cánceres de mama triple negativos que mejore las tasas de respuesta patológica completa sin toxicidad adicional, sería un hallazgo interesante, pero se necesita un estudio aleatorizado a mayor escala. El National Cancer Institute o Department of Defense esta buscando financiamiento para organizar un estudio clínico aleatorizado de más de 100 pacientes.

Los investigadores explicaron que la sintasa de ácido graso, que es una enzima, ayuda a generar ácidos grasos que son clave para la sobrevida de las células cancerosas. La sintasa de ácido graso se encuentra principalmente en tejidos dominados por hormonas, como los del endometrio, la próstata y el seno. Los inhibidores de la bomba de protones inhiben selectivamente la actividad de sintasa de ácido graso e inducen apoptosis en líneas celulares de cáncer de mama con un efecto mínimo sobre las células no malignas.¹

El único otro agente conocido que se sabe que inhibe la sintasa de ácido graso es el fármaco para la pérdida de peso orlistat, que se absorbe poco en el cuerpo y es poco probable que afecte las células cancerosas.

La sintasa de ácido graso ha sido un posible objetivo farmacológico en cánceres de mama triple negativos durante 10 a 15 años, pero la primera evidencia clínica de eficacia en tumores sólidos se ha observado en los últimos 5 años. En 2015, investigadores chinos informaron que el inhibidor de la bomba de protones esomeprazol, en combinación con quimioterapia, produjo mejora de 5 meses en la sobrevida libre de progresión (frente a la quimioterapia sola) en un subconjunto de 15 pacientes con cáncer de mama triple negativos en un ensayo aleatorizado de 97 pacientes con varios tipos de cáncer de mama.²

Detalles del estudio

El estudio se realizó en pacientes con cáncer de mama triple negativos operables en etapa temprana (con o sin expresión basal de sintasa de ácido graso) y sin uso previo de inhibidor de la bomba de protones en los últimos 12 meses.

Todas las pacientes comenzaron a tomar altas dosis diarias de omeprazol 4 a 7 días antes del inicio de la quimioterapia neoadyuvante AC-T (se permitió la adición de carboplatino según el criterio médico) y continuaron hasta la cirugía.

El desenlace principal fue la respuesta patológica completa, definida como sin evidencia de enfermedad residual invasiva en mama o axila, en pacientes con expresión basal de sintasa de ácido graso (FASN +).

La tasa de respuesta patológica completa fue de 71,4% en las 28 pacientes con sintasa de ácido graso y de 71,8% en las 42 pacientes inscritas. Los investigadores habían aspirado a una tasa de respuesta patológica completa de 60% en las pacientes con sintasa de ácido graso positiva.

En el subgrupo de 15 pacientes que recibieron carboplatino con AC-T, la respuesta patológica completa fue de 73%.

Los investigadores indicaron que omeprazol fue bien tolerado sin toxicidades conocidas de grado 3 o 4, y que la toxicidad de la quimioterapia fue similar a estudios previos de AC-T. Los inhibidores de la bomba de protones tienen efectos secundarios si se toman durante más de un año, incluido un mayor riesgo de infecciones, osteoporosis y niveles bajos de magnesio.


Referencias

1. Sardesa SD, Thoimas A, Gallagher C, Lynce F, y cols. Resumen 584. Inhibiting fatty acid synthase in operable triple negative breast cancer. Congreso Anual de la American Society of Clinical Oncology (ASCO) 2020. Consultado en versión electrónica. Fuente

2. Wang BY, Zhang J, Wang JL, Sun S, y cols. Intermittent High Dose Proton Pump Inhibitor Enhances the Antitumor Effects of Chemotherapy in Metastatic Breast Cancer. J Exp Clin Cancer Res. 22 Ago 2015;34(1):85. doi: 10.1186/s13046-015-0194-x. PMID: 26297142. Fuente

© 2019 Primera revista médica y de la salud ecuatoriana