Hiperglucemia predictor independiente de mortalidad por COVID-19

Actualizado: sep 1


Un análisis retrospectivo de 605 pacientes con COVID-19 realizado en dos hospitales en Wuhan, China, publicado en línea en julio en la revista “Diabetologia” indica que casi la mitad de los pacientes hospitalizados con COVID-19, sin un diagnóstico previo de diabetes, tienen hiperglucemia, y este último es un predictor independiente de mortalidad a los 28 días.

El estudio fue realizado por Sufei Wang, del Departamento de Medicina Respiratoria y de Cuidados Críticos, Hospital de la Unión, Tongji Medical College , Universidad de Ciencia y Tecnología de Huazhong, y colaboradores.

Estudios anteriores han demostrado un vínculo entre la hiperglucemia y peores resultados en COVID-19, y al menos un diagnóstico de diabetes, pero este análisis es el primero en centrarse específicamente en este grupo de pacientes.

Los investigadores encontraron que una glucosa en sangre en ayunas de 7.0 mmol/L (126 mg/dL) o más al ingreso, presente en el 45.6% de pacientes sin un diagnóstico previo de diabetes, fue un predictor independiente de mortalidad a los 28 días.

Aunque no se analizaron los datos de A1c, se cree que la población incluye tanto a individuos con diabetes preexistente pero no diagnosticada como a aquellos sin diabetes que tienen "hiperglucemia de estrés" aguda.

Las pruebas de glucemia y el control deberían recomendarse para todos los pacientes con COVID-19, incluso si no tienen diabetes preexistente, ya que la mayoría de los pacientes con COVID-19 son propensos a los trastornos metabólicos de la glucosa. Abordar la glucemia elevada en ayunas en una etapa temprana puede ayudar a los médicos a controlar mejor la afección y reducir el riesgo de mortalidad de los pacientes con COVID-19, señalaron los científicos.

Fueron analizados retrospectivamente 605 pacientes con COVID-19 en dos hospitales en Wuhan, China. Participaron pacientes consecutivos con COVID-19 a los cuales se midió glucosa en sangre en ayunas al ingreso, entre el 24 de enero y el 10 de febrero de 2020.

Poco más de la mitad, 54.4%, tenía una glucemia en ayunas por debajo de 6.1 mmol/L (110.0 mg / dL). Los demás pacientes presentaban disglucemia: el 16.5% tenía una glucemia en ayunas de 6.1-6.9 mmol/L (110-125 mg/dL), considerada en el rango de prediabetes y el 29.1% tenía una glucemia en ayunas de 7 mmol/L (126 mg/dL) o superior, el límite para la diabetes.

Según los autores, estos resultados indican que el estudio incluyó pacientes diabéticos no diagnosticados y pacientes no diabéticos con hiperglucemia causada por un trastorno agudo de glucosa en sangre.

Durante 28 días de hospitalización, el 18.8% (114) de los pacientes fallecieron y el 39.2% desarrolló una o más complicaciones en el hospital.

Los autores utilizaron la puntuación CRB-65, que asigna 1 punto para cada uno de los cuatro indicadores: confusión, frecuencia respiratoria > 30 respiraciones/min, presión arterial sistólica ≤ 90 mmHg o presión arterial diastólica ≤ 60 mmHg y edad ≥ 65 años: a evaluar la gravedad de la neumonía. Un poco más de la mitad, el 55.2%, tenía un puntaje CRB-65 de 0, el 43.1% tenía un puntaje de 1-2, y el 1.7% tenía un puntaje de 3-4.

En el análisis multivariable, los predictores independientes significativos de mortalidad a los 28 días fueron la edad (razón de riesgo [HR], 1.02), sexo masculino (HR, 1.75), puntuación CRB-65 1-2 (HR, 2.68), puntuación CRB-65 3 -4 (HR, 5.25), y glucosa en sangre en ayunas ≥ 7.0 mmol/L (HR, 2.30).

En comparación con los pacientes con glucosa normal (<6.1 mmol/L), la mortalidad a los 28 días fue dos veces mayor (HR, 2.06) para aquellos con una glucemia en ayunas de 6.1-6.9 mmol/L y más de tres veces mayor para ≥ 7.0 mmol/L (HR, 3,54).

La severidad de la neumonía también predijo la mortalidad a los 28 días, con razones de riesgo de 4.35 y 13.80 para pacientes con puntajes CRB-65 de 1-2 y 3-4, respectivamente, en comparación con 0.

Las complicaciones hospitalarias, incluido el síndrome de dificultad respiratoria aguda o la lesión cardíaca, renal o hepática aguda o el accidente cerebrovascular, ocurrieron en 14.2%, 7.9% y 17.0% de aquellos en los grupos de glucemia en ayunas más bajos a más altos. Las complicaciones fueron más del doble de comunes en pacientes con una glucemia en ayunas de 6.1-6.9 mmol/L (HR, 2.61) y cuatro veces más común (HR, 3.99) entre aquellos con una glucemia en ayunas ≥ 7.0 mmol/L en comparación con aquellos con normoglucemia.

El estudio fue apoyado por la Fundación Nacional de Ciencias Naturales de China y los Grandes Proyectos de la Ciencia y Tecnología Nacional.


Referencia

Diabetologia. Publicado en línea el 10 de julio de 2020.

© 2019 Primera revista médica y de la salud ecuatoriana