Diabetes y enfermedad renal, actualizaciones de la ADA

Actualizado: 1 de ago de 2019

La American Diabetes Association (ADA) ha actualizado sus estándares de atención de la diabetes para incorporar los resultados del ensayo CREDENCE, publicado en el New England Journal of Medicine.

En el ensayo controlado con placebo, la canagliflozina, inhibidor del cotransportador de sodio-glucosa-2 (SGLT2), se asoció con un riesgo reducido de eventos cardiovasculares e insuficiencia renal en pacientes con diabetes tipo 2 y enfermedad renal crónica (ERC).


Estudio CREDENCE


La diabetes mellitus tipo 2 es la causa principal de insuficiencia renal en todo el mundo, pero hay pocos tratamientos efectivos a largo plazo disponibles.

Ensayos cardiovasculares utilizando inhibidores del cotransportador de sodio-glucosa 2 (SGLT2), han sugerido que dichos fármacos pueden mejorar los resultados renales en pacientes con diabetes tipo 2.

El estudio CREDENCE fue un ensayo aleatorizado, doble ciego, en el cual fueron incluidos pacientes con diabetes tipo 2 y enfermedad renal crónica albuminúrica que recibieron canagliflozina, un inhibidor oral de SGLT2, en una dosis de 100 mg al día o placebo.

Todos los pacientes tenían una tasa de filtración glomerular (TFG) estimada de 30 a <90 ml por minuto por 1,73 m2 de superficie corporal y albuminuria (proporción de albúmina [mg] a creatinina [g],> 300 a 5000), tratados con bloqueo del sistema renina-angiotensina.

El resultado primario fue un compuesto de enfermedad renal en etapa terminal (diálisis, trasplante o una TFG estimada sostenida de <15 ml por minuto por 1,73 m2), una duplicación del nivel de creatinina sérica o la muerte por causas renales o cardiovasculares. Los resultados secundarios pre especificados se evaluaron jerárquicamente.

Resultados

Luego de un análisis provisional planificado, por recomendación del Comité de Monitoreo de datos y seguridad, el ensayo fue detenido tempranamente. En ese momento, 4401 pacientes habían sido aleatorizados, con una mediana de seguimiento de 2,62 años.

El riesgo relativo del resultado primario fue 30% más bajo en el grupo de canagliflozina que en el grupo de placebo, con tasas de eventos de 43,2 y 61,2 por 1000 pacientes-año, respectivamente (índice de riesgo, 0,70; intervalo de confianza [IC] del 95%, 0,59 a 0,82; P = 0,00001).

El riesgo relativo del compuesto renal específico de la enfermedad renal terminal, la duplicación del nivel de creatinina o la muerte por causas renales fue inferior en un 34% (índice de riesgo, 0,66; IC del 95%, 0,53 a 0,81; P <0,001 ), y el riesgo relativo de enfermedad renal en etapa terminal fue menor en un 32% (índice de riesgo, 0,68; IC del 95%, 0,54 a 0,86; P = 0,002).

El grupo de canagliflozina también tuvo un menor riesgo de muerte cardiovascular, infarto de miocardio o accidente cerebrovascular (cociente de riesgo, 0,80; IC del 95%, 0,67 a 0,95; P = 0,01) y hospitalización por insuficiencia cardíaca (cociente de riesgo, 0,61; IC del 95% 0,47 a 0,80; P <0,001).

No hubo diferencias significativas en las tasas de amputación o fractura.


Las actualizaciones de la ADA


La albúmina urinaria (la proporción de albúmina a creatinina en el lugar) y la tasa de filtración glomerular estimada (eGFR) deben evaluarse al menos una vez al año en todos los pacientes con diabetes tipo 2.

Para los pacientes con diabetes tipo 2 y enfermedad renal diabética, los médicos deben considerar el uso de un inhibidor de SGLT2 cuando la eGFR esté en o por encima de 30, especialmente con albuminuria por encima de 300 mg/g, para reducir el riesgo renal y cardiovascular.

Para los pacientes con ERC con riesgo elevado de eventos CV, un agonista del receptor del péptido 1 similar al glucagón puede disminuir el riesgo de progresión de la albuminuria y/o eventos CV.

Aunque se deben considerar los perfiles de eventos adversos de estos agentes, el balance riesgo-beneficio del tratamiento con inhibidores de SGLT-2 parece ser favorable para la mayoría de los pacientes con diabetes tipo 2 y ERC.


Referencia


ADA Living Standards of Medical Care in Diabetes

© 2019 Primera revista médica y de la salud ecuatoriana