top of page

Deficiencia de vitamina D

Actualizado: 1 feb 2022


Un estudio a gran escala publicado en The Lancet Diabetes & Endocrinology señala que existe una relación inversa significativa entre las concentraciones de 25-hidroxivitamina D (25[OH]D) circulante y la mortalidad por todas las causas, pero solo en personas con deficiencia de vitamina D


En un análisis de aleatorización mendeliana, los datos de más de 380.000 participantes recopilados en 35 estudios mostraron que en general no existe una relación significativa entre las concentraciones de 25-hidroxivitamina D, un indicador clínico del estado de la vitamina D y la incidencia de cardiopatía isquémica, ictus o fallecimiento por cualquier causa, sin embargo los investigadores demostraron que en individuos con deficiencia de vitamina D cada incremento de 10 nmol/l en las concentraciones de 25-hidroxivitamina D reducía 31% el riesgo de mortalidad por cualquier causa.


El estudio también indica que hubo un vínculo no significativo entre las concentraciones de 25-hidroxivitamina D e ictus y cardiopatía isquémica, pero de nuevo solo en personas con deficiencia de vitamina D.


Según los expertos, que elogiaron la metodología del estudio,² los resultados podrían tener consecuencias importantes para la salud pública y el ámbito clínico y permitirán a los médicos sopesar mejor los beneficios potenciales y riesgos de la suplementación, como el costo financiero, para una mejor atención al paciente, en particular en aquellos con una deficiencia franca de vitamina D. Dado que la deficiencia de vitamina D es relativamente frecuente y la suplementación de vitamina D es inocua, existe la justificación para evaluar el efecto de la suplementación de vitamina D en personas con deficiencia en estudios aleatorizados controlados a gran escala", destacaron.


Sin embargo, investigadores del Lady Davis Institute, Jewish General Hospital, en Montreal, Canadá, señalaron que el estudio tiene varias limitaciones, incluido el hecho de que la exposición en el curso de la vida a niveles de vitamina D más bajos captada por la aleatorización mendeliana puede dar por resultado magnitudes de efecto más grandes que en los estudios habituales.


Pero científicos de la Unidad de Bioestadística del MRC, University of Cambridge, en Cambridge, Reino Unido señalaron que los ensayos aleatorios controlados previos no tenían la suficiente potencia, hay varios mecanismos potenciales por los que la vitamina D podría proteger contra la mortalidad de origen vascular, incluidos los mecanismos que relacionan los bajos niveles de vitamina D con hiperparatiroidismo y las bajas concentraciones de calcio y fosfato en suero. Resaltaron además que la vitamina D está implicada en la función de la célula endotelial y afecta a la transcripción de genes vinculados con la división celular y la apoptosis, lo que proporciona "mecanismos potenciales que implican a la vitamina D en el cáncer".


El equipo recopiló datos del UK Biobank, el estudio European Prospective Investigation Into Cancer and Nutrition Cardiovascular Disease (EPIC-CVD), 31 estudios de la Vitamin D Studies Collaboration (VitDSC) y dos estudios poblacionales de Copenhague. Realizaron un estudio observacional que incluyó 384.721 individuos del UK Biobank y 26.336 del EPIC-CVD, que tenían una medición válida de 25-hidroxivitamina D y no padecían ninguna enfermedad cardiovascular previamente documentada al inicio del estudio.


Incluyeron también 67.992 participantes de los estudios VitDSC que no tenían ninguna enfermedad cardiovascular documentada con anterioridad. Analizaron las concentraciones de 25-hidroxivitamina D, los factores de riesgo cardiovascular habituales y la morbimortalidad cardiovascular mayor utilizando datos individuales de los participantes.


Los resultados mostraron que a bajas concentraciones de 25-hidroxivitamina D, existía una asociación inversa entre esta y la incidencia de cardiopatía isquémica, ictus y mortalidad por todas las causas.


Luego el equipo llevó a cabo un análisis de aleatorización mendeliana en 333.002 individuos del UK Biobank y 26.336 del EPIC-CVD que eran de ascendencia europea y tenían tanto una medición válida de 25-hidroxivitamina D como datos genéticos que superaban los pasos de control de calidad.


También se incluyó la información de 31.362 participantes en los estudios poblacionales de Copenhague, lo que representó un total de 386.406 individuos, de los cuales 33.546 tuvieron cardiopatía coronaria, 18.166 sufrieron ictus y 27.885 fallecieron.


La media de edad de los participantes oscilaba entre 54,8 y 57,5 años y entre 53,4% y 55,4% eran mujeres.


Hasta 7% de los participantes en el estudio tenía deficiencia de vitamina D.


El análisis de 25-hidroxivitamina D indicó que 3,9% de los participantes en el UK Biobank y 3,7% de los participantes en el estudio de Copenhague tenían deficiencia, en comparación con 6,9% en el EPIC-CVD.


En toda la gama de concentraciones de 25-hidroxivitamina D no hubo una asociación significativa entre los niveles de 25-hidroxivitamina D previstos genéticamente y la cardiopatía, el ictus o la mortalidad por todas las causas.


Sin embargo, al restringir el análisis a los individuos con deficiencia de vitamina D (concentración de 25-hidroxivitamina D < 25 nmol/l) se observó una "sólida evidencia" de una asociación inversa con la mortalidad por todas las causas, con un odds ratio (OR) por cada 10 nmol/l de aumento de la concentración de 25-hidroxivitamina D previsto genéticamente de 0,69 (p < 0,0001), señaló el equipo.


También hubo asociaciones no significativas entre los niveles de deficiencia y cardiopatía isquémica (OR: 0,89; p = 0,14) e ictus (OR: 0,85; p = 0,09).


Otros análisis indican que la asociación entre las concentraciones de 25-hidroxivitamina D y la mortalidad por todas las causas tiene una "clara forma de umbral", dicen los investigadores, con datos de una asociación inversa en concentraciones inferiores a 40 nmol/l y asociaciones nulas por encima de ese umbral.


Sin embargo, reconocieron que su estudio tiene varias limitaciones potenciales, incluido el supuesto en su aleatorización mendeliana de que la única vía causal de las variantes genéticas al resultado es a través de las concentraciones de 25-hidroxivitamina D.


Además, las variantes genéticas pueden afectar las concentraciones de 25-hidroxivitamina D de forma diferente a la suplementación dietética u otras intervenciones clínicas.


También reconocieron que su estudio se limitó a participantes de mediana edad de ascendencia europea, lo que significa que los resultados "podrían no ser aplicables a otras poblaciones".


Referencias


1. Emerging Risk Factors Collaboration/EPIC-CVD/Vitamin D Studies Collaboration. Estimating dose-response relationships for vitamin D with coronary heart disease, stroke, and all-cause mortality: observational and Mendelian randomisation analyses. Lancet Diabetes Endocrinol. Dic 2021;9(12):837-846. doi: 10.1016/S2213-8587(21)00263-1. PMID: 34717822. Fuente

2. Butler-Laporte G, Richards JB. Targeting of vitamin D supplementation to individuals with deficiency. Lancet Diabetes Endocrinol. Dic 2021;9(12):803-804. doi: 10.1016/S2213-8587(21)00282-5. PMID: 34717823. Fuente

110 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page