Comer temprano ofrece beneficios para la salud

Actualizado: hace 6 días


Comer temprano ofrece beneficios para la salud
Comer temprano ofrece beneficios para la salud

Dos nuevos estudios publicados en la revista Cell Metabolism, sugieren que puede haber mejores momentos durante el día para comer y ayunar: comer más temprano en el día puede ayudarlo a perder peso y comer dentro de un período de 10 horas podría mejorar los niveles de azúcar y colesterol en la sangre.


En el un estudio,¹ los investigadores encontraron que comer más tarde en el día hacía que las personas tuvieran más hambre durante un período de 24 horas, en comparación con comer las mismas comidas más temprano en el día. Comer tarde quemó calorías a un ritmo más lento y condujo a tejido graso que almacenó más calorías. Combinados, los cambios podrían aumentar el riesgo de obesidad.


El otro estudio,² entre los bomberos como trabajadores por turnos, los investigadores encontraron que comer dentro de un período de 10 horas, disminuyó el tamaño de las partículas de colesterol malo, lo que podría reducir los factores de riesgo de enfermedad cardíaca. La ventana de alimentación de 10 horas también mejoró la presión arterial y los niveles de azúcar en la sangre entre las personas con afecciones de salud como diabetes, presión arterial alta y colesterol alto.


Los dos estudios confirman los hallazgos de estudios anteriores que indican que los humanos pueden tener una ventana de alimentación ideal basada en los ritmos circadianos del cuerpo, que regulan los ciclos de sueño y vigilia y pueden afectar el apetito, el metabolismo y los niveles de azúcar en la sangre.


En el estudio de los bomberos, por ejemplo, la ventana de 10 horas parece ser un "punto dulce" para el cuerpo. Las restricciones más severas, como se encuentra con muchas dietas de ayuno intermitente, podrían ser difíciles de mantener para el cuerpo.


Los estudios tuvieron tamaños de muestra pequeños, aunque ofrecen información para futuras investigaciones. En el primer estudio, 16 personas con sobrepeso u obesidad probaron dos planes de alimentación durante períodos de 24 horas. Algunos de ellos comenzaron a comer una hora después de su hora natural de despertarse, y otros esperaron para comenzar a comer hasta aproximadamente 5 horas después de despertarse. Comían las mismas comidas con las mismas calorías y nutrientes.


Los investigadores midieron sus niveles hormonales y encontraron que comer más tarde disminuyó los niveles de leptina, que ayuda a las personas a sentirse llenas. Comer más tarde también duplicó las probabilidades de que las personas sintieran hambre durante todo el día, y también tuvieran más antojos de alimentos con almidón o salados, así como carne y productos lácteos, que son alimentos densos en energía.¹


El equipo de investigación también encontró cambios en el tejido graso, lo que podría conducir a una mayor probabilidad de construir nuevas células grasas y una menor probabilidad de quemar grasa. Los comedores tardíos quemaron alrededor de 60 calorías menos que los comedores tempranos durante el día.

El organismo procesa las calorías de manera diferente cuando comes tarde en el día. Inclina la balanza a favor del aumento de peso y el aumento de grasa. A partir de este estudio, podemos obtener recomendaciones bastante claras de que las personas no deben saltarse el desayuno, indicaron los investigadores.


El segundo estudio siguió a 137 bomberos en San Diego, California, que comieron una dieta mediterránea con pescado, verduras, frutas y aceite de oliva durante 12 semanas. Entre ellos, 70 bomberos comieron durante una ventana de 10 horas, y el resto comió durante una ventana más larga, generalmente alrededor de 13 horas. Registraron sus comidas en una aplicación y usaron dispositivos para rastrear los niveles de azúcar en la sangre.


En el grupo de 10 horas, la mayoría de los bomberos comieron entre las 8 a.m. o las 9 a.m. y las 6 p.m. o las 7 p.m. La alimentación restringida en el tiempo pareció estar relacionada con beneficios para la salud, como una menor acumulación de colesterol dañino y una reducción de las enfermedades cardíacas.


Entre los bomberos con factores de riesgo de enfermedad cardíaca, como la presión arterial alta y el azúcar en la sangre alta, la alimentación restringida en el tiempo disminuyó su presión arterial y los niveles de azúcar en la sangre.


La ventana restringida parece permitir que el cuerpo descomponga las toxinas y se deshaga del sodio y otras substancias que pueden aumentar la presión arterial y el azúcar en la sangre.


Durante los períodos de ayuno, "los órganos descansan un poco al digerir los alimentos para que puedan desviar su energía hacia la reparación de las células"


Referencias

1. Nina Vujović, Mateo J. Piron, Jingyi Qian, Marta Garaulet, Mateo J. Brady, Frank A.J.L. Scheer, et all. La alimentación isocalórica tardía aumenta el hambre, disminuye el gasto de energía y modifica las vías metabólicas en adultos con sobrepeso y obesidad. Cell Metabolism. Vol 34, N° 10. DOI:https://doi.org/10.1016/j.cmet.2022.09.007

2. Emily N.C. Manoogian, Adena Zadourian, Hannah C. Lo, Shahrokh Golshan, Pam R. Taub, Satchidananda Panda, et all. Viabilidad de la alimentación restringida en el tiempo e impactos en la salud cardiometabólica en trabajadores por turnos de 24 horas: el ensayo de control aleatorio Healthy Heroes. Cell Metabolism VOLUMEN 34, NÚMERO 10, P1442-1456.E7, OCTUBRE 04, 2022. DOI:https://doi.org/10.1016/j.cmet.2022.08.018


11 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo