Antioxidantes para prevenir la demencia

Actualizado: 1 sept


Investigadores del Instituto Nacional sobre el Envejecimiento (NIA), Estados Unidos, encontraron que los niveles más altos de antioxidantes carotenoides específicos en la sangre pueden ayudar a protegerse contra la demencia relacionada con la edad.


Los investigadores encontraron que las personas con los niveles séricos más altos de luteína + zeaxantina y beta-criptoxantina, al inicio del estudio, tenían menos probabilidades de tener demencia décadas más tarde que sus pares con niveles más bajos de estos antioxidantes.


La luteína y la zeaxantina se encuentran en las verduras de hoja verde como la col rizada, espinacas, brócoli y los guisantes. La beta-criptoxantina se encuentra en frutas como naranjas, papaya, mandarinas y caquis.


Los antioxidantes pueden ayudar a proteger el cerebro del estrés oxidativo, que puede causar daño celular. Este es el primer estudio representativo a nivel nacional para analizar los niveles sanguíneos de antioxidantes en relación con el riesgo de demencia, indicaron los autores. Los resultados de los análisis de sangre pueden ser más representativos del nivel real de antioxidantes que el informe de una persona sobre qué tipo de alimentos consume regularmente, añadieron.


El estudio fue publicado en línea en Neurology


Los investigadores probaron asociaciones e interacciones de vitaminas séricas A, C y E, y carotenoides séricos totales e individuales e interacciones con la enfermedad de Alzheimer incidente (EA) y la demencia por todas las causas.


Analizaron los datos de 7283 participantes en la Tercera Encuesta Nacional de Examen de Salud y Nutrición (NHANES III) que tenían al menos 45 años de edad al inicio y siguieron durante un promedio de 16-17 años.


Encontraron que los niveles séricos de luteína + zeaxantina se asociaron con un menor riesgo de demencia por todas las causas entre las personas de 65 años o más en modelos ajustados por estilo de vida.


Para la luteína + zeaxantina, cada aumento de la desviación estándar (DE) (aproximadamente 15,4 μmol / litro) se asoció con una disminución del 7% en el riesgo de demencia (cociente de riesgos instantáneos [HR] 0,93; IC del 95%, 0,87 - 0,99, p = 0,037). Esta asociación se atenuó un poco después de ajustar por el nivel socioeconómico.


Los niveles séricos de beta-criptoxantina mostraron una relación inversa "fuerte" con la demencia por todas las causas en modelos ajustados por edad y sexo.


Para la beta-criptoxantina, cada aumento de SD (aproximadamente 8,6 μmol/litro) se asoció con un riesgo 14% menor de demencia en personas de 45 años o más (HR, 0,86; IC 95%, 0,80 - 0,93, P < ,001) y 65 años o más (HR, 0,86; IC del 95%, 0,80 - 0,93, P = 0,001).

Esta relación se mantuvo fuerte en los modelos ajustados por factores sociodemográficos y socioeconómicos, pero atenuada en los modelos posteriores.


No se encontraron asociaciones para el licopeno, el alfacaroteno, el betacaroteno o las vitaminas A, C o E en los modelos totalmente ajustados.


Se observaron interacciones antagónicas para la vitamina A y el alfacaroteno, la vitamina A y el betacaroteno, la vitamina E y el licopeno, y el licopeno y el betacaroteno, lo que sugiere supuestos efectos protectores de un antioxidante en niveles más bajos del otro.


El análisis de un estudio observacional encontró que los carotenoides más importantes en la protección potencial del cerebro pueden ser la luteína + zeaxantina y la beta-criptoxantina. Sin embargo, se necesitan ensayos controlados aleatorios para probar la causalidad, indicaron los autores.


Los expertos aún no conocen el nivel diario de ingesta de antioxidantes para promover el envejecimiento saludable del cerebro. Se necesita más investigación para establecer el nivel necesario de ingesta de antioxidantes, a través de la dieta y / o suplementos, para promover la salud del cerebro y el envejecimiento saludable.


En un editorial acompañante en la misma revista,² investigadores del Instituto Karolinska, Estocolmo, Suecia, señalan que si bien la nutrición y los componentes dietéticos son "objetivos potenciales" para la reducción del riesgo de demencia, los estudios observacionales hasta la fecha han reportado "hallazgos inconsistentes".


Este estudio es "un paso importante hacia la exploración de la compleja relación entre los antioxidantes y la demencia porque explica los factores que posiblemente podrían influir en las asociaciones y considera las interacciones entre diferentes componentes.


Los hallazgos son interesantes, porque pueden llevar a la hipótesis de que la inhibición del daño oxidativo por antioxidantes podría tener efectos beneficiosos en la prevención de la demencia. Sin embargo, los ensayos clínicos de la suplementación con antioxidantes han sido principalmente "decepcionantes" y una revisión Cochrane reciente encontró una falta de evidencia para el uso de suplementos para preservar la función cognitiva o prevenir la demencia.²


El estudio contribuye a la creencia de que los antioxidantes no actúan independientemente unos de otros u otros factores, incluido el estado socioeconómico y el estilo de vida, en la mediación del riesgo de demencia.


Se requiere un examen cuidadoso de la evidencia para aprender cómo los antioxidantes influyen en la compleja patología de la demencia, porque parece ser más de lo que parece.²


Referencias


  1. May A. Beydoun, Hind A. Beydoun, Marie T. Fanelli-Kuczmarski, Jordan Weiss, Sharmin Hossain, Jose Atilio Canas, Michele Kim Evans, Alan B. Zonderman. Asociación de vitaminas y carotenoides antioxidantes séricos con enfermedad de Alzheimer incidente y demencia por todas las causas entre adultos estadounidenses. Neurología mayo 2022, 98 (21) e2150-e2162; DOI: 10.1212/WNL.00000000000200289

  2. Babak Hooshmand, Miia Kivipelto. Antioxidantes y demencia. Más de lo que parece a simple vista. Neurología mayo 2022, 98 (21) 871-872; DOI: 10.1212/WNL.00000000000200718

79 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo