Alzheimer puede transmitirse de persona a persona

Investigaciones recientes proporcionan evidencia de que ciertos procedimientos médicos y quirúrgicos pueden transmitir proteínas amiloides ß (Aß), asociadas con la enfermedad de Alzheimer, de persona a persona

En un estudio publicado en Nature en 2015, un equipo de investigación en el Reino Unido, estudió los cerebros de pacientes que desarrollaron el raro trastorno cerebral degenerativo de la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob (ECJ) como resultado del tratamiento infantil con cadáver.

El examen del tejido cerebral postmortem reveló que estos pacientes también desarrollaron angiopatía amiloide cerebral, que es un hallazgo neuropatológico común en la enfermedad de Alzheimer, causada por la acumulación de proteínas amiloides ß (Aß) en las paredes arteriales del cerebro.

Aunque estos individuos nunca tuvieron características clínicas de la enfermedad de Alzheimer, los autores argumentaron que probablemente habrían desarrollado hemorragia cerebral y demencia si no hubieran muerto a una edad relativamente temprana de la ECJ.

Estos hallazgos plantearon la posibilidad de transmisión de persona a persona no solo de priones, sino también de Aβ.

Sin embargo, el estudio no pudo determinar si la patología amiloide observada fue causada por la transmisión de Aβ del tratamiento con hormona de crecimiento humano (hGH) contaminada, y algunos expertos argumentaron que podría haber explicaciones igualmente plausibles para los hallazgos.


Preparados derivados de la hormona del crecimiento humano (hGH) contaminados con priones.


En un último estudio, también publicado en Nature, los mismos autores buscaron ir más allá de la asociación revelada en su trabajo anterior. Obtuvieron y analizaron bioquímicamente lotes antiguos de preparaciones de hGH derivadas de cadáveres almacenados como polvo a temperatura ambiente durante más de 30 años. Los experimentos revelaron que ciertos lotes contenían niveles sustanciales de Aβ además de tau, otra proteína asociada con la patogénesis de la enfermedad de Alzheimer, que forma ovillos neurofibrilares.

También realizaron experimentos biológicos para determinar la transmisibilidad de Aβ. Investigaciones anteriores habían demostrado que la inoculación de pequeñas cantidades (o semillas) de Aβ mal plegadas, aisladas de los cerebros de individuos con enfermedad de Alzheimer, indujo la acumulación de placas de Aβ en primates no humanos. Los extractos de cerebro de humanos o ratones que desarrollan placas de Aβ también pueden acelerar la acumulación de placa cuando se administran a ratones que expresan una proteína precursora de amiloide mutante, lo que los hace susceptibles a la patología amiloide. Ratones susceptibles inoculados intracerebralmente con muestras de hGH, así como homogeneizados de cerebro preparados a partir de pacientes con enfermedad de Alzheimer confirmada por autopsia, sembraron la formación de placas de Aβ. A la mediana edad, los ratones desarrollaron una extensa patología amiloide y angiopatía amiloide cerebral. Estos efectos no se observaron en ratones inoculados con solución salina, homogeneizado de cerebro normal o hGH recombinante. Los hallazgos sugieren que la hGH contaminada fue de hecho la causa probable de la angiopatía amiloide que los autores informaron previamente en pacientes que murieron de la ECJ inducida por el tratamiento con hGH.

Los científicos concluyeron: "Ahora hemos proporcionado pruebas experimentales para respaldar nuestra hipótesis de que la patología amiloide-β puede transmitirse a personas de materiales contaminados"

El trabajo fue realizado en el Instituto Universitario de Neurología de la Universidad de Londres, en el Reino Unido. Los científicos ahora están probando si la proteína tau puede transmitirse de manera similar.

Ha existido un interés considerable en investigar si varias proteínas mal plegadas asociadas con enfermedades neurodegenerativas podrían ser transmisibles de forma priónica.

El potencial de propagación y diseminación de tales proteínas tiene implicaciones importantes tanto para la prevención como para el tratamiento de la enfermedad de Alzheimer, entre otras.

En la actualidad no hay evidencia que sugiera que la enfermedad de Alzheimer sea contagiosa, y los estudios indican que no es transmisible a través de transfusiones de sangre.

Sin embargo, estos hallazgos más recientes subrayan la necesidad de estudios adicionales que investiguen el riesgo potencial de transmisión de Aβ por ciertos procedimientos neuroquirúrgicos o médicos, especialmente aquellos que utilizan material biológico preparado a partir del sistema nervioso central humano. Los científicos indicaron que todavía no han podido confirmar si los procedimientos médicos o quirúrgicos han causado la enfermedad de Alzheimer en las personas o qué tan común podría ser adquirir la patología amiloide de esta manera. Será importante revisar los riesgos de transmisión de la patología amiloide mediante otros procedimientos médicos que todavía se realizan en la actualidad, incluidos los instrumentos utilizados en cirugía cerebral, recurrir a otras investigaciones y a lo que ya sabemos sobre la transmisión accidental de la ECJ, concluyeron

Indicaron además que los hallazgos no incluyen evidencia de que la enfermedad de Alzheimer, o cualquier otra tauopatía o angiopatía amiloide cerebral, sean transmisibles a través del contacto humano-humano ordinario. Sin embargo, los hallazgos enfatizan la necesidad de tener precaución al administrar terapéuticamente productos biológicos derivados de seres humanos. En la práctica, eso significa detectar de manera rutinaria tales productos biológicos en busca de formas priónicas de amiloide beta, tau y otros priones conocidos o sospechosos, como la alfa-sinucleína, antes de que se administren a los humanos.


Referencia

Tracy Hampton, PhD Fuente: JAMA. 2019;321(13):1243-1244. doi:10.1001/jama.2019.2650 Studies Further Support Transmissibility of Alzheimer Disease–Associated Proteins



© 2019 Primera revista médica y de la salud ecuatoriana