17% de sobrevivientes de COVID-19 vuelven a dar positivo

Actualizado: ene 1


Según un estudio llevado a cabo en Italia,¹ por razones desconocidas, aproximadamente 1 de cada 6 personas que se recuperaron de COVID-19 volvieron a dar positivo al menos 2 semanas después. El dolor de garganta y la rinitis fueron los únicos síntomas asociados con un resultado positivo. Según los investigadores, especialmente los pacientes que continuaron con síntomas respiratorios, tenían más probabilidades de un resultado positivo en la prueba, lo que sugiere que la persistencia de los síntomas respiratorios no debe subestimarse y debe evaluarse adecuadamente en todos los pacientes que se consideran recuperados de la COVID-19.


Según los autores los resultados del estudio son interesantes. Hay otros reportes de detección de ARN después del alta, pero este estudio encontró que solo dos síntomas, entre muchos (dolor de garganta y rinitis), eran más frecuentes en aquellos con prueba de reacción en cadena de la polimerasa positiva


El estudio fue publicado en versión electrónica el 18 de septiembre en American Journal of Preventive Medicine.


Los hallazgos podrían tener implicaciones importantes para las personas que continúan teniendo síntomas. Es razonable ser cauteloso y evitar el contacto cercano con los demás, usar mascarilla, y posiblemente someterse a un frotis nasofaríngeo adicional, indicaron los investigadores.


Uno de los hallazgos más interesantes es que los síntomas persistentes no se correlacionan con la prueba de reacción en cadena de la polimerasa positiva, lo que sugiere que en muchos casos los síntomas no se deben a que la replicación viral esté en curso


Para identificar los factores de riesgo y saber quiénes eran los sobrevivientes de COVID-19 con más probabilidades de volver a dar positivo, el Dr. Landi y los miembros del Gemelli Against COVID-19 Post-Acute Care Study Group evaluaron a 131 personas después del alta hospitalaria.


Todos los participantes cumplieron con los criterios de la Organización Mundial de la Salud para la liberación del aislamiento, incluidos dos resultados de prueba negativos con al menos 24 horas de diferencia, y fueron estudiados entre el 21 de abril y el 21 de mayo. La edad promedio fue de 56 años, 39% era de sexo femenino. Solo se encontró diferencia significativa con índice de masa corporal medio ligeramente superior de 27,6 kg/m2 en el grupo positivo, frente a 25,9 kg/m2 en el grupo negativo.


Aunque 51% de los sobrevivientes informó fatiga, 44% tenía disnea, y 17% tosía, las tasas no difirieron significativamente entre los grupos. Por el contrario, 18% de los sobrevivientes positivos y 4% de los sobrevivientes negativos tenían dolor de garganta (p = 0,04), y 27% frente a 12%, respectivamente, informaron rinitis (p = 0,05).


Las personas regresaron para las visitas de seguimiento una media de 17 días después de la segunda prueba de frotis negativa.


¿Portadores asintomáticos de COVID-19?


Estos hallazgos indican que una tasa considerable de pacientes recuperados de COVID-19 aún podría ser portadora asintomática del virus. Incluso en ausencia de pautas específicas, a los 22 pacientes que dieron positivo por COVID-19 nuevamente se les sugirió ponerse en cuarentena por segunda vez, señalaron los investigadores en el documento.


Ningún miembro de la familia o contacto cercano de los sobrevivientes positivos informó infección por SARS-CoV-2. Todos los pacientes continuaron usando mascarilla y siguieron las recomendaciones de distanciamiento social, lo que hace "muy difícil afirmar si estos pacientes eran realmente contagiosos", señalaron los investigadores.


Los investigadores recomiendan evaluar a todos los sobrevivientes de COVID-19 para identificar a cualquiera que vuelva a dar positivo, sería una contribución crucial para una mejor comprensión tanto de la historia natural de COVID-19 como de las implicaciones para la salud pública de la diseminación viral.


Una limitación del estudio es que la prueba de reacción en cadena de la polimerasa con transcriptasa inversa revela secuencias genéticas específicas de COVID-19. Es importante subrayar que este no es un cultivo viral y, por tanto, no puede determinar si el virus es viable y transmisible, señalaron los investigadores. En este sentido, estamos tratando de comprender mejor si la persistencia de la prueba de reacción en cadena de la polimerasa con transcriptasa inversa positiva para COVID-19 está realmente correlacionada con un potencial contagio, añadieron.


Los investigadores concluyeron que sus hallazgos deben considerarse preliminares y se requieren muestras de datos más grandes para validar los resultados.


Referencia


1. Landi F, Carfi A, Benvenuto F, Brandi V, y cols. Predictive Factors for a New Positive Nasopharyngeal Swab Among Patients Recovered From COVID-19. Am J Prev Med. 18 Sep 2020;S0749-3797(20)30393-7. doi: 10.1016/j.amepre.2020.08.014. PMID: 33041095. Fuente

17 vistas0 comentarios

© 2019 Primera revista médica y de la salud ecuatoriana