Tratamiento farmacológico del insomnio

Actualizado: 1 nov


El insomnio es altamente prevalente, afecta hasta 1 de cada 5 adultos, y puede tener un profundo impacto en la salud, el bienestar y la productividad.


La higiene del sueño y la terapia cognitivo-conductual para el insomnio (TCC-I) son tratamientos de primera línea, pero a menudo no están disponibles, lo que lleva a los pacientes y a los médicos a recurrir a los medicamentos, los mismos que no son todos iguales, incluso dentro de la misma clase de medicamentos hay diferencias.


Es conocido que las benzodiazepinas de acción corta, intermedia y prolongada son efectivas en el tratamiento agudo del insomnio, pero tienen perfiles de tolerabilidad y seguridad desfavorables, y no hay datos a largo plazo sobre estos temas. Para muchos medicamentos indicados para el insomnio, hay una falta de datos a largo plazo.


En un análisis comparativo exhaustivo de efectividad, llevado adelante por investigadores de la Universidad de Oxford, Oxford, Reino Unido, lemborexant y eszopiclona mostraron la mejor eficacia, aceptabilidad y tolerabilidad para el tratamiento del insomnio agudo y a largo plazo, sin embargo, la eszopiclona puede causar efectos secundarios sustanciales, los datos de seguridad sobre lemborexant no fueron concluyentes, este es un llamado para que los reguladores soliciten datos a largo plazo cuando las compañías presenten una solicitud para licenciar medicamentos para el insomnio, señalan los investigadores.


Los hallazgos fueron publicados en línea en The Lancet.


El estudio fue una revisión sistemática a gran escala y un metanálisis en red. Los investigadores analizaron los datos de 154 ensayos controlados aleatorios doble ciego de medicamentos (con licencia o no) utilizados para el tratamiento agudo y a largo plazo del insomnio en 44,089 adultos (edad media, 51.7 años; 63% mujeres).


Los resultados mostraron que, para el tratamiento agudo del insomnio, las benzodiazepinas, la doxilamina, la eszopiclona, el lemborexant, el seltorexant, el zolpidem y la zopiclona fueron más efectivas que el placebo (intervalo de diferencia de medias estandarizada [DME], 0,36 a 0,83; evidencia de certeza alta a moderada). Además, las benzodiazepinas, la eszopiclona, el zolpidem y la zopiclona fueron más efectivos que la melatonina, el ramelteón y el zaleplón (DME, 0,27 a 0,71; evidencia de certeza moderada a muy baja).


Los autores indicaron que los resultados muestran que los medicamentos melatonérgicos melatonina y ramelteon no son realmente efectivos. Los datos no respaldan el uso regular de estos medicamentos.


Los pocos datos a largo plazo disponibles sugieren que la eszopiclona y el lemborexant son más efectivos que el placebo. Además, la eszopiclona es más efectiva que el ramelteón y el zolpidem, pero con una certeza de evidencia "muy baja. No encontraron pruebas suficientes para apoyar la prescripción de benzodiazepinas y zolpidem en el tratamiento a largo plazo.

Una de las limitaciones importantes fue la falta de datos sobre otros resultados importantes, como los efectos de la resaca, la somnolencia diurna, el efecto rebote, que a menudo no se informaron datos en los ensayos. Se necesita recopilar datos sobre estos resultados porque son importantes para los médicos y los pacientes, señalaron los autores.


En resumen, los investigadores señalan que los hallazgos actuales representan la "mejor base de evidencia disponible para guiar la elección sobre el tratamiento farmacológico para el trastorno de insomnio en adultos y ayudarán en la toma de decisiones compartidas entre pacientes, cuidadores y sus médicos, así como los responsables políticos".


Advierten, sin embargo, que todas las declaraciones que comparan los méritos de un medicamento con otro "deben atenuarse por las limitaciones potenciales del análisis actual, la calidad de la evidencia disponible, las características de las poblaciones de pacientes y las incertidumbres que podrían resultar de la elección de la dosis o el entorno del tratamiento".


Además, es importante considerar también los tratamientos no farmacológicos para el trastorno de insomnio, ya que están respaldados por "evidencia de alta calidad y recomendados como tratamiento de primera línea por las guías.


En un editorial, Myrto Samara, MD, Universidad de Tesalia, Larissa, Grecia, está de acuerdo con los investigadores en que la discusión con los pacientes es clave. Para el tratamiento del insomnio, la toma de decisiones compartida entre el paciente y el médico es crucial para decidir cuándo se considera necesaria una intervención farmacológica y qué medicamento se debe administrar al considerar las compensaciones por la eficacia y los efectos secundarios.


Referencias


  1. Dr. Franco De Crescenzo, Dr. Gian Loreto D'Alò, Dr. Edoardo G Ostinelli, Dr. Marco Ciabattini, Valeria Di Franco, MD, Norio Watanabe, PhD, et all. Efectos comparativos de las intervenciones farmacológicas para el tratamiento agudo y a largo plazo del trastorno del insomnio en adultos: una revisión sistemática y un metanálisis en red. The Lancet. Publicado:julio 16, 2022DOI:https://doi.org/10.1016/S0140-6736(22)00878-9

  2. Myrto T Samara. ¿Cuál es el medicamento adecuado para el trastorno de insomnio? The Lancet. Publicado:julio 16, 2022DOI:https://doi.org/10.1016/S0140-6736(22)01322-8


22 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo