top of page

Tratamiento de autolesiones en adolescentes

Actualizado: 31 may 2023


Los trastornos del sueño como el insomnio son comunes en la juventud, particularmente entre aquellos con trastornos psiquiátricos. Los trastornos del sueño pueden afectar significativamente el funcionamiento diurno, la cognición, la regulación emocional y el comportamiento, y pueden ser un factor de riesgo para lesiones no intencionales como caídas y accidentes vehiculares, así como para autolesiones intencionales. Se estima que la prevalencia de autolesiones a lo largo de la vida en los jóvenes es del 17 %, pero varía según los diseños de los estudios. Hay pocos tratamientos para la autolesión en los jóvenes, aunque los tratamientos psicosociales parecen prometedores.


La melatonina es una hormona natural secretada principalmente por la glándula pineal en respuesta a la oscuridad. Ayuda a promover y mantener el ciclo normal de sueño-vigilia y está involucrado en otras funciones biológicas.


Una investigación realizada por el Departamento de Epidemiología Médica y Bioestadística del Instituto Karolinska, Estocolmo, Suecia, señala que la melatonina se asocia con un menor riesgo de autolesión en adolescentes con trastornos psiquiátricos.¹ Sin embargo, algunos expertos manifiestan algunas preocupaciones sobre la solidez de la evidencia.


Según los investigadores los resultados sugieren que mejorar la higiene del sueño en esta población puede reducir las autolesiones. Para los pacientes pediátricos que experimentan problemas para dormir, la melatonina es una forma segura y efectiva de ayudarlos.


Los hallazgos fueron publicados en línea en el Journal of Child Psychology and Psychiatry.


El estudio, que utilizó bases de datos vinculadas de Suecia, incluyó a 25.575 niños y adolescentes, 58,2% de ellos hombres, que iniciaron un tratamiento con melatonina entre las edades de 6 y 18 años.


Los investigadores estimaron los riesgos de autolesión, incluyendo envenenamiento (57%) y corte (34%).


El estudio examinó el riesgo de autolesión en participantes individuales comparando el último mes sin medicamentos con los 12 meses posteriores al inicio del tratamiento con melatonina. De esta manera, tuvieron en cuenta posibles factores de confusión como la genética, la gravedad del trastorno del sueño y los trastornos psiquiátricos.


La edad media en la primera prescripción de melatonina fue de 13 años para los hombres y 15 años para las mujeres.


Si bien no hubo cambios estadísticamente significativos en el riesgo relativo de lesiones corporales, caídas y accidentes de transporte, el riesgo relativo de autolesión fue estadísticamente significativamente menor durante los meses posteriores al inicio del tratamiento con melatonina.

El cociente de tasas de incidencia (TIR) en el mes siguiente al tratamiento fue de 0,58 (IC 95%, 0,46-0,73) para autolesiones y 0,59 (IC 95%, 0,45-0,78) para intoxicación.


El riesgo relativo de autolesión fue mayor en las mujeres que en los hombres, posiblemente porque la autolesión es más común en la adolescencia que en la infancia. Las participantes femeninas del estudio eran mayores que sus homólogos masculinos. Sin embargo, la melatonina también podría ayudar a los adolescentes varones. El problema no es tan grande en los hombres, por lo que una disminución no es muy dramática después del inicio de la melatonina.


Alrededor del 87,2% de los participantes tratados con melatonina fueron diagnosticados con al menos un trastorno psiquiátrico. El trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH), la comorbilidad más común, se diagnosticó en más del 50% de los nuevos usuarios de melatonina, seguramente porque los trastornos del sueño están asociados con esta condición psiquiátrica y son efectos secundarios frecuentes de los medicamentos para el TDAH.


Después del TDAH, la ansiedad y la depresión fueron los siguientes trastornos psiquiátricos más comunes entre los sujetos del estudio. El análisis encontró que los riesgos de autolesión y envenenamiento fueron impulsados en gran medida por los pacientes que sufren de uno o ambos de estos trastornos, particularmente entre las mujeres.


La TIR en el mes siguiente al inicio del tratamiento con melatonina fue de 0,46 (IC 95%, 0,27-0,76) entre las adolescentes con trastornos psiquiátricos, después de excluir a las usuarias de antidepresivos.


La melatonina puede reducir el riesgo de autolesión al tratar los problemas del sueño relacionados con las comorbilidades psiquiátricas, especialmente la ansiedad y la depresión. También podría disminuir la sensibilidad al dolor experimentada por los adolescentes que se autolesionan.


Otros factores podrían desempeñar un papel en el tratamiento de los problemas del sueño y / o la prevención de autolesiones en estos pacientes. Por ejemplo, mayor conciencia y monitoreo clínico, intervenciones conductuales, un efecto placebo y uso concurrente de otros medicamentos.


Los investigadores realizaron un análisis que excluyó a las personas que tomaban un antidepresivo, no hubo mucha diferencia significativa entre los grupos de estudio, seguramente porque los antidepresivos podrían estar causando parte del efecto, pero cuando eliminaron a los usuarios de antidepresivos, vieron un patrón muy similar de tasas de autolesiones intencionales después del uso de melatonina, lo que sugiere que la melatonina es causal, pero esto no se pudo probar durante el estudio.


Otros medicamentos para dormir, como los sedantes, también podrían afectar las tasas de autolesiones al mejorar el sueño. Sin embargo, estos no se prescriben típicamente a los niños debido a sus efectos secundarios y potencial de sobredosis.

La melatonina es extremadamente segura y los efectos secundarios son raros; Es imposible sufrir una sobredosis, y la gente realmente no puede lastimarse con eso.


Nuestros hallazgos sugieren que el uso de melatonina se asocia con un menor riesgo de autolesión intencional entre las mujeres adolescentes con trastornos psiquiátricos. Aunque no se investigaron los tratamientos no farmacológicos y no se puede afirmar la causalidad de los hallazgos, este estudio apoya la hipótesis de que mejorar la higiene del sueño de los jóvenes puede ser una intervención importante para reducir las autolesiones en esta población pediátrica, concluyeron los investigadores.


Según los expertos, dada la actual crisis de salud mental juvenil, más investigación estaría absolutamente indicada para explorar mejor posibles variables adicionales, por ejemplo, algunos estudios de seguimiento adicionales pueden agregar covariables junto con el uso de melatonina, como el número de citas médicas, la presencia de intervenciones psicoterapéuticas, la dosis de melatonina o incluso la escala de somnolencia, para evaluar si los síntomas de los trastornos del sueño están más directamente correlacionados con los comportamientos de autolesión.


Referencia


  1. Marica Leone, Ralf Kuja-Halkola, Tyra Lagerberg, Johan Bjureberg, Agnieszka Butwicka, Zheng Chang, Henrik Larsson, Brian M. D’Onofrio, Amy Leval, Sarah E. Bergen. Melatonin use and the risk of self-harm and unintentional injuries in youths with and without psychiatric disorders. J Child Psychol Psychiatr 2023; 0(0): 1–10. doi:10.1111/jcpp.13785

137 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page