¿Se pueden utilizar fármacos caducados?

Actualizado: jun 1


Desde 1979 la Food and Drug Administration estadounidense obliga a los fabricantes a incluir una fecha de caducidad en los productos con y sin receta. Esta es la fecha hasta la que se garantiza la potencia completa y la seguridad del fármaco.

Por lo general la fecha se prolonga entre 12 a 60 meses desde la fabricación del producto. En el caso de los fármacos dispensados por un farmacéutico de un frasco de almacenamiento, a menudo se incluye una fecha de 1 año, después de lo cual es obligatorio desecharlos

La obligación de las agencias sanitarias, como la FDA estadounidense, es emitir una fecha en la que todavía se garantiza la potencia.

En la mayoría de los casos, no se han evaluado la eficacia ni los efectos secundarios del fármaco en cuestión, después de esa fecha. Tampoco hay motivación en las normas para que una empresa farmacéutica investigue maneras de prolongar la fecha de caducidad.

El ejército estadounidense, que almacena reservas voluminosas de fármacos para la población militar y civil en previsión de una urgencia, se interesó mucho por esta cuestión después de la amenaza del carbunco en 2001. Las implicaciones económicas eran evidentes. Desechar grandes cantidades de fármacos caros solo porque ha expirado la fecha de caducidad es un gasto que puede evitarse si se confirma que los fármacos siguen siendo efectivos después de esa fecha.

Para obtener esta información, la FDA analizó la potencia de 122 fármacos de uso frecuente que representaban una variedad amplia de productos y de presentaciones.² El Shelf-Life Extension Program (SLEP), gestionado por la FDA para el US Department of Defense, comprueba la estabilidad a largo plazo de las reservas federales de fármacos.

Después de una evaluación estricta de más de 3.000 lotes diferentes de estos fármacos, casi 9 de cada 10 lotes tenían una potencia superior a 90% un año después de la fecha de caducidad. La ampliación media de este grado de potencia fue de 5 años. La tabla muestra algunos ejemplos destacados.

Tabla. Ejemplos de productos con ampliaciones del tiempo de vida útil



Los autores del estudio destacan que estos productos se almacenaron en condiciones óptimas, y puntualizan que el periodo adicional de estabilidad es muy variable.

Un estudio más reciente examinó la estabilidad de los ingredientes activos en fármacos caducados.³ En una farmacia minorista se encontraron ocho fármacos con 15 compuestos diferentes entre 28 y 40 años después de la fecha de caducidad en sus envases originales sin abrir. Las combinaciones incluían productos como Fiorinal, que combina ingredientes activos (butalbital, aspirina, cafeína y fosfato de codeína).

Se realizaron análisis químicos rigurosos. La mayoría (86%) tenía una potencia de 90% como mínimo, 12 de 14 fármacos conservaban su potencia completa durante 336 meses como mínimo y 8 de estos conservaban su potencia durante 480 meses como mínimo. Dos excepciones notables eran paracetamol (en los comprimidos analizados se encontró 38% de la cantidad de fármaco activo indicada en la etiqueta) y aspirina (4% - 10% de ingrediente activo).

Otro estudio realizado por la British Antarctic Survey Medical Unit analizó los fármacos transportados a esa zona remota del mundo en barco sin temperatura controlada.⁴ El barco cruzó los trópicos (temperatura del aire de 25 ºC - 30 ºC durante 3 semanas aproximadamente), y después se transportaron los fármacos del barco a la base, a menudo a temperaturas por debajo del punto de congelación. Los investigadores analizaron cinco fármacos (atropina, nifedipina, flucloxacilina, naproxeno, y bendroflumetiacida) sometidos a dichas condiciones y ya caducados. Todos permanecían estables.

Pocos estudios han examinado la estabilidad de los colirios que han sobrepasado la fecha de caducidad de la etiqueta. La fecha de caducidad de la solución oftálmica de travoprost 0,004% comprende 6 semanas después de abrir el envase plastificado. No obstante, un estudio de 2014 encontró que las soluciones de este producto abiertas hasta 12 semanas antes tenían un efecto en los pacientes, equiparable al de quienes usaban un producto recién abierto.⁵ Un solo estudio es insuficiente para evitar la preocupación por la posibilidad de evaporación, cambio de concentración o degradación del ingrediente en las soluciones oculares.⁶

Las implicaciones económicas de estos estudios son enormes. Un análisis del programa SLEP concluyó que cada dólar gastado para demostrar una estabilidad del fármaco más prolongada que la señalada en la etiqueta puede convertirse en un ahorro de 94 dólares al renovar estos productos.⁷


Autoinyectores de epinefrina

En los últimos años ha aumentado la preocupación por los costos crecientes de epinefrina y por los gastos que supone para las familias cambiar un autoinyector de epinefrina caducado. Más importante aún es la posibilidad de administrar un fármaco menos potente en un paciente que sufre un episodio potencialmente mortal.

Diversos estudios han examinado la seguridad y la potencia de los productos de epinefrina caducados. Un análisis químico y microbiológico de seis autoinyectores de epinefrina 30 meses después de su fecha de caducidad almacenados en una farmacia hospitalaria determinaron que seguían manteniendo la esterilidad y la pureza.⁸

Otro análisis de 40 autoinyectores de epinefrina caducados almacenados en un centro de alergia en Florida concluyó que todos contenían más de 80% de la concentración indicada en la etiqueta como mínimo 25 meses después de su fecha de caducidad.⁹

Una revisión sistemática de los autoinyectores de epinefrina publicada en 2019 concluyó que la evidencia científica es escasa, sobre todo con las jeringas con una concentración de 1 mg/ml, que es la más utilizada en la anafilaxia, pero los autoinyectores de epinefrina se mantienen estables y estériles durante un periodo de 90 días como mínimo después de la fecha de caducidad.¹⁰

Un estudio de 2013 sobre fármacos almacenados en una ambulancia y sometidos a cambios amplios de la temperatura concluyó que algunos fármacos perdieron la estabilidad.¹¹ No obstante, los investigadores encontraron que epinefrina permaneció estable varios meses incluso en estas condiciones.


¿Se puede administrar un fármaco caducado?

¿Está justificado el temor de un paciente por la peligrosidad de un fármaco caducado? El único fármaco caducado que ha causado efectos secundarios era una presentación antigua de tetraciclina que ya no se comercializa.¹² En este caso, registrado en la década de los sesenta, cuatro pacientes presentaron lesión tubular renal reversible. La causa más probable era un producto del metabolismo de tetraciclina. Con esta única excepción, no se han publicado artículos de toxicidad en seres humanos por uso de fármacos después de su fecha de caducidad.¹³

En el caso de los comprimidos y las cápsulas (sobre todo en los pacientes con dificultad para asumir el costo) hay que explicar a los pacientes que pueden usar fármacos caducados. Las soluciones y las suspensiones pueden ser menos estables, y parece razonable desecharlas sobre todo si están turbias, descoloridas o con precipitado visible.¹⁴


Referencias

1. Mitchell H. Are Expired Medications OK to Take? The Wall Street Journal. Publicado el 25 de agosto de 2014. Consultado en versión electrónica. Fuente

2. Lyon RC, Taylor JS, Porter DA, Prasanna HR, y col. Stability profiles of drug products extended beyond labeled expiration dates. J Pharm Sci. Jul 2006;95(7):1549-60. doi: 10.1002/jps.20636. PMID: 16721796. Fuente

3. Cantrell L, Suchard JR, Wu A, Gerona RR. Stability of active ingredients in long-expired prescription medications. Arch Intern Med. 26 Nov 2012;172(21):1685-7. doi: 10.1001/archinternmed.2012.4501. PMID: 23045150. Fuente

4. Browne E, Peeters F, Priston M, Marquis PT. Expired Drugs in the Remote Environment. Wilderness Environ Med. Mar 2019;30(1):28-34. doi: 10.1016/j.wem.2018.11.003. PMID: 30718138. Fuente

5. Reis R, dos Santos LC, Vila MP, Magacho L. Effects of travoprost 0.004% ophthalmic solution, six weeks after its laminated packaging had been removed, in primary open-angle glaucoma: a randomized, controlled, investigator-blinded study. Clin Ther. Dic 2004;26(12):2121-7. doi: 10.1016/j.clinthera.2004.12.006. PMID: 15823775. Fuente

6. Novack GD. Can I use those eyedrops after the expiration date? Ocul Surf. Abr 2015;13(2):169-73. doi: 10.1016/j.jtos.2015.01.001. PMID: 25882000. Fuente

7. Courtney B, Easton J, Inglesby TV, SooHoo C. Maximizing state and local medical countermeasure stockpile investments through the Shelf-Life Extension Program. Biosecur Bioterror. Mar 2009;7(1):101-7. doi: 10.1089/bsp.2009.0011. PMID: 19379109. Fuente

8. Weir WB, Fred LY, Pike M, Rubakhin SS, y cols. Expired Epinephrine Maintains Chemical Concentration and Sterility. Prehosp Emerg Care. Jul-Ago 2018;22(4):414-418. doi: 10.1080/10903127.2017.1402109. PMID: 29373043. Fuente

9. Rachid O, Simons FE, Wein MB, Rawas-Qalaji M, y col. Epinephrine doses contained in outdated epinephrine auto-injectors collected in a Florida allergy practice. Ann Allergy Asthma Immunol. Abr 2015;114(4):354-356.e1. doi: 10.1016/j.anai.2015.01.015. PMID: 25707326. Fuente

10. Parish HG, Morton JR, Brown JC. A systematic review of epinephrine stability and sterility with storage in a syringe. Allergy Asthma Clin Immunol. 21 Feb 2019;15:7. doi: 10.1186/s13223-019-0324-7. PMID: 30828350. Fuente

11. De Winter S, Vanbrabant P, Vi NT, Deng X, y cols. Impact of temperature exposure on stability of drugs in a real-world out-of-hospital setting. Ann Emerg Med. Oct 2013;62(4):380-387.e1. doi: 10.1016/j.annemergmed.2013.04.018. PMID: 23711878. Fuente

12. FRIMPTER GW, TIMPANELLI AE, EISENMENGER WJ STEIN HS, EHRLICH LI. Reversible "Fanconi syndrome" caused by degraded tetracycline. JAMA. 13 Abr 1963;184:111-3. doi: 10.1001/jama.1963.03700150065010. PMID: 13959885. Fuente

13. Drugs Past Their Expiration Date. The Medical Letter. Publicado el 7 de diciembre de 2015. Consultado en versión electrónica. Fuente

Drugs Past Their Expiration Date. Publicado el 2 de febrero de 2015. Consultado en versión electrónica. Fuente

14. Drugs Past Their Expiration Date. Publicado el 2 de febrero de 2015. Consultado en versión electrónica. Fuente

© 2019 Primera revista médica y de la salud ecuatoriana