top of page

El momento de la comida afecta la salud y la obesidad

Actualizado: 30 abr


El patrón circadiano de las conductas alimentarias ha despertado un interés cada vez mayor como estrategia para la prevención de la obesidad y la pérdida de peso. Se cree que los beneficios se derivan de alinear la ingesta de alimentos con los ritmos diarios naturales del cuerpo.

 

Según investigaciones recientes en el campo de la "crononutrición", que se refiere al patrón circadiano de los comportamientos alimentarios, el momento de comer puede afectar la salud y la obesidad de un individuo.

 

Investigadores de la Facultad de Nutrición de la Universidad Federal de Alagoas, Maceió, Alagoas, Brasil, con el objeto de explorar la asociación entre el momento de la comida más grande del día y la alimentación, con el Índice de Masa Corporal (IMC) y la obesidad, llevaron adelante el presente estudio exploratorio, transversal y poblacional, con recolección de datos en un entorno virtual.¹

 

El estudio analizó la asociación entre el momento de la comida más grande del día y el número de comidas por día con el IMC y la obesidad en 2050 adultos no embarazadas en Brasil (de 18 a 65 años; 15% con IMC ≥ 30; 73% mujeres).

 

En una encuesta en línea, los participantes informaron su peso y estatura para el cálculo del IMC y completaron cuestionarios relacionados con el horario y la frecuencia de las comidas, así como la calidad de la dieta y los rasgos del estilo de vida.

 

Los promedios de tiempo de reloj de 24 horas (hh:mm) para el primer evento de comida, el almuerzo y el evento de comida de la noche fueron de 8:27, 12:47 y 20:57, respectivamente, entre todos los participantes.

 

La hora media de la comida más grande fue a las 12:38 y fue la línea divisoria para clasificar a las personas como madrugadoras o tardías. En general, el almuerzo fue la comida más grande para el 75% de las personas, y el 75% comió más de tres comidas al día.

 

En comparación con los participantes que comían hasta tres comidas al día, los que informaron más de tres comidas al día tenían un IMC 0,48 más bajo (P = 0,04) y probabilidades más bajas de obesidad (odds ratio [OR], 0,68; P = 0,005).

 

Comer la comida más grande más tarde se asoció con valores más altos de IMC (0,07 por cada hora adicional; P = 0,03) y mayores probabilidades de obesidad (OR, 1,04; P = 0,01).

 

El grupo que reportó la cena como la comida más grande del día tenía un IMC 0.85 más alto (P = .02) y mayores probabilidades de obesidad (OR, 1.67; P = 0,004) que el grupo que no cenó como la comida más numerosa.

 

Por otro lado, almorzar como comida principal pareció servir como un factor protector con menores probabilidades de obesidad (OR, 0,71; P = 0,01).

Los comedores tardíos (individuos que comieron su comida más grande después de las 12:38) exhibieron varios comportamientos obesogénicos y poco saludables (como una dieta de menor calidad, una duración del sueño más corta, un estilo de vida sedentario y un tiempo prolongado frente a la pantalla) que podrían contribuir al aumento de peso y la obesidad a largo plazo.

 

Estas asociaciones fueron estadísticamente significativas e independientes del sexo, edad, estado civil, el nivel educativo, la calidad de la dieta, la duración del sueño y la frecuencia semanal de ejercicio físico.

 

El estudio utilizó cuestionarios autoinformados, que son susceptibles de subnotificación. Entre los participantes había un mayor número de mujeres con un alto nivel educativo. El estudio utilizó la puntuación de los alimentos para evaluar la calidad general de la ingesta dietética de cada persona y puede haber pasado por alto las variaciones en la distribución de nutrientes en las comidas y en la cantidad total de energía y nutrientes consumidos, lo que podría afectar el IMC de los participantes. A pesar de los ajustes por rasgos sociodemográficos, relacionados con la dieta y estilo de vida, un estudio transversal no puede distinguir entre causa y efecto.

 

Los investigadores concluyeron que tener la comida más grande más temprano en el día, concentrando la mayor parte de las calorías durante el almuerzo, y consumir más de tres comidas al día, puede presentar una Intervención para la prevención y el tratamiento de la obesidad y el sobrepeso.

 

Referencia

 

  1. Giovana Longo-Silva, Márcia de Oliveira Lima, Anny Kariny Pereira Pedrosa, Renan Serenini, Patricia de Menezes Marinho, Risia Cristina Egito de Menezes. Asociación de los horarios de las comidas más grandes y la frecuencia de los alimentos con el índice de masa corporal y la obesidad. Clinical Nutrition ESPEN. 24 de enero de 2024. DOI:https://doi.org/10.1016/j.clnesp.2024.01.022

39 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page