top of page

Salud mental y salud física


Las crecientes tasas de obesidad entre los adultos mayores en los Estados Unidos y en el mundo son un grave problema de salud pública. Si bien las consecuencias de la obesidad para la salud física están bien documentadas, las consecuencias para la salud mental son menos conocidas. Este es especialmente el caso entre los adultos mayores en general y entre los adultos mayores de minorías raciales y étnicas en particular. Los estudios disponibles documentan un vínculo entre la obesidad y una variedad de trastornos de salud mental.¹

 

Las condiciones de salud mental pueden ser diferentes para cada persona. Puede ser difícil diagnosticar una afección de salud mental sin una evaluación validada. Por ejemplo, la depresión es uno de los trastornos de salud mental más comunes. El Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos de EE. UU. (USPSTF, por sus siglas en inglés) recomienda la detección de la depresión en todos los adultos.

 

El Cuestionario de Salud del Paciente-2 (PHQ-2) es una herramienta de detección que puede alertar a los médicos y clínicos sobre una posible depresión. Los pacientes con obesidad tienen tasas más altas de depresión y otras afecciones de salud mental.¹

 

Los pacientes con problemas de salud mental no se presentan literalmente con la cabeza desconectada de sus cuerpos. Con demasiada frecuencia, la salud mental se trata como algo separado de la salud física, especialmente en lo que respecta al control del peso y la obesidad. Sin embargo, los estudios han demostrado una asociación entre la salud mental y la obesidad

 

En este momento crucial de innovación farmacológica en el cuidado de la obesidad, también debemos asegurarnos de abordar de manera efectiva la salud mental de estos pacientes con obesidad.

 

En este artículo, se da a conocer seis formas en que los médicos pueden mejorar la atención de la salud mental de los pacientes con obesidad.


Chequeo. Es importante detectar la depresión y otros trastornos de salud mental al recetar estos nuevos medicamentos, dados los informes recientes de ideación suicida con ciertos medicamentos contra la obesidad.


Estigma. El estigma relacionado con la salud mental puede desencadenar vergüenza e impedir que los pacientes busquen ayuda psicológica. Además, el estigma agravado en pacientes con cuerpos más grandes (sesgo de peso) y de comunidades marginadas como la comunidad negra (discriminación racial) agrega más barreras para buscar atención de salud mental.


Cuando los pacientes buscan atención para afecciones de salud mental, es posible que se sientan más cómodos viendo a un médico de atención primaria u otro profesional clínico que a un profesional de la salud mental. Por lo tanto, todos los médicos y clínicos son parte integral de la normalización de la atención de la salud mental. En lugar de tratar la salud mental como algo separado de la salud física, discutir la relación bidireccional entre las afecciones de salud mental y las enfermedades fisiológicas puede ayudar a los pacientes a comprender que tener una afección de salud mental no es una opción y facilitar la apertura a múltiples opciones de tratamiento para mejorar su calidad de vida.


Apoyo. Abordar la salud mental de manera efectiva a menudo requiere múltiples niveles de apoyo al paciente. El apoyo puede provenir de seres queridos o de grupos comunitarios. Pero para el estrés severo y otras afecciones de salud mental, el tratamiento con psicoterapia o medicamentos psiquiátricos es esencial.


Desafortunadamente, incluso si un paciente está dispuesto a ver a un profesional de la salud mental, la disponibilidad o el acceso pueden ser un desafío. Por lo tanto, es posible que otros médicos tengan que intervenir y servir como puente hacia la atención de la salud mental. También es esencial asegurarse de que los pacientes estén al tanto de las líneas de apoyo en caso de crisis y los recursos en línea para la atención de la salud mental.


Estrés. Tener un alto nivel de estrés puede ser perjudicial físicamente y también puede empeorar las condiciones de salud mental. Además, puede contribuir a un mayor riesgo de obesidad y puede desencadenar la alimentación emocional. El estrés crónico se ha vuelto tan común en la sociedad que los pacientes a menudo subestiman la cantidad de estrés al que están sometidos. Evaluaciones como el Inventario de Estrés de Holmes-Rahe pueden ayudar a los pacientes a identificar y cuantificar los posibles factores estresantes.


Si bien algunos factores estresantes son incontrolables, como los determinantes sociales de la salud (SDOH, por sus siglas en inglés), es posible abordar los factores estresantes controlables y mejorar los mecanismos de afrontamiento. Por ejemplo, la atención plena y la respiración son fáciles de seguir y relativamente accesibles para la mayoría de los pacientes.


Determinantes sociales de la salud. Para que un plan de tratamiento tenga el máximo impacto, debemos incorporar el SDOH en la atención clínica. El SDOH incluye inestabilidad financiera, vecindarios seguros y más, y puede influir significativamente en un plan de tratamiento ideal. Además, una alta carga de SDOH puede afectar negativamente la salud mental y las tasas de obesidad. Es útil incorporar la carga de SDOH de los pacientes en la planificación del tratamiento.


Empoderamiento. Los pacientes que abordan su salud mental han dado un paso valiente hacia la salud y la curación. Como se mencionó, pueden experimentar brechas en la atención mientras esperan la conexión con los siguientes pasos de su viaje, como comenzar la atención con un profesional de la salud mental o esperar a que un medicamento surta efecto. Todos los médicos pueden empoderar a los pacientes sobre su peso informándoles que:


  • La comida puede afectar su estado de ánimo. Los estudios muestran que ciertos alimentos y patrones de alimentación están asociados con altos niveles de depresión y ansiedad. Limitar los alimentos procesados y aumentar el consumo de frutas, verduras y alimentos ricos en vitamina D, C y otros nutrientes es útil. Cada persona es diferente, así que anime a los pacientes a prestar atención a cómo la comida afecta de manera única su estado de ánimo manteniendo un registro de alimentos/sentimientos durante 1 a 3 días.

  • El aumento de la actividad física puede mejorar la salud mental. Aquí hay cinco consejos para ayudar a sus pacientes a moverse más.

  • Sal al aire libre. El tiempo en la naturaleza se asocia con una mejor salud mental. Pasar tan solo 10 minutos al aire libre puede ser beneficioso. Es importante tener en cuenta que los factores de SDOH, como los entornos inseguros o el acceso limitado al exterior, pueden dificultar esto para algunos pacientes.

  • Actividades positivas para aliviar el estrés. Cada persona tiene su propia forma de reducir el estrés. Es útil recordar a los pacientes los calmantes para el estrés poco saludables, como comer en exceso, beber alcohol y fumar, y alentarlos a reemplazarlos con calmantes positivos para el estrés.

  • Bienestar espiritual. La espiritualidad a menudo se pasa por alto en la atención médica. Pero los estudios han demostrado que incorporar la espiritualidad de una persona puede tener beneficios positivos para la salud.


Es hora de dejar de desconectar la salud mental de la salud física. Cada médico desempeña un papel vital en el tratamiento de la persona en su totalidad. Al igual que no dejaría que un paciente con la cabeza desconectada saliera del consultorio sin abordarlo, no dejemos de lado la salud mental al abordar las preocupaciones de peso de nuestros pacientes.

 

Referencias


  1. Karen D Lincoln, Race, Obesity, and Mental Health Among Older Adults in the United States: A Literature Review, Innovation in Aging, Volume 4, Issue 5, 2020, igaa031, https://doi.org/10.1093/geroni/igaa031

  2. TM Rajan y V Menon. Trastornos psiquiátricos y obesidad: una revisión de los estudios de asociación. J Posgrado Med. Julio-septiembre de 2017; 63(3): 182–190. doi: 10.4103/jpgm. JPGM_712_16.

 

54 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page