Recomendaciones dietéticas de la AHA

Actualizado: 1 ene


La American Heart Association (AHA), en una declaración científica sobre recomendaciones de dieta y estilo de vida, destaca, por primera vez, los desafíos estructurales que impiden la adopción de patrones dietéticos saludables para el corazón.¹ Enfatiza también en los aspectos de la dieta que mejoran la salud cardiovascular y reducen el riesgo cardiovascular, con énfasis en los patrones dietéticos y la orientación basada en los alimentos más allá de nombrar alimentos o nutrientes individuales.


La declaración científica de la Guía dietética para mejorar la salud cardiovascular de 2021,¹ proporciona 10 recomendaciones de orientación basadas en la evidencia para promover la salud cardiometabólica.


La manera de tomar decisiones saludables para el corazón todos los días, es dar un paso atrás, mirar el medio ambiente en el que se come, ya sea en casa, en el trabajo, durante la interacción social, y luego identificar cuáles son las mejores opciones. Si no hay buenas opciones, hay que pensar en cómo se puede modificar su entorno para que haya buenas opciones, declaró en un comunicado Lichtenstein, del Jean Mayer USDA Human Nutrition Research Center en la Tufts University en Boston.¹ La declaración, publicada en Circulation, subraya la creciente evidencia de que las enfermedades crónicas relacionadas con la nutrición tienen un origen materno-nutricional, y que la prevención de la obesidad pediátrica es clave para preservar y prolongar la salud cardiovascular ideal.


Las recomendaciones son las siguientes:


  1. Ajustar la ingesta y el gasto energético para lograr y mantener un peso corporal saludable. Para contrarrestar el cambio hacia un mayor consumo de energía y estilos de vida más sedentarios durante las últimas 3 décadas, la declaración recomienda al menos 150 minutos de actividad física moderada por semana, ajustada según la edad, el nivel de actividad, el sexo y el tamaño de la persona.

  2. Comer muchas frutas y verduras; elegir una amplia variedad. Los estudios observacionales y de intervención documentan que los patrones dietéticos ricos en frutas y verduras variadas, con la excepción de las papas blancas, están relacionados con un menor riesgo de enfermedad cardiovascular. Además, se prefieren las frutas y verduras enteras, que proporcionan más fácilmente fibra y saciedad, a los jugos.

  3. Elegir alimentos integrales y productos elaborados principalmente con granos integrales en lugar de granos refinados. La evidencia de estudios observacionales, de intervención y clínicos confirman los beneficios del consumo frecuente de cereales integrales sobre el consumo poco frecuente o sobre cereales refinados en términos de riesgo de enfermedad cardiovascular, enfermedad coronaria, ictus, síndrome metabólico, factores de riesgo cardiometabólico, laxante y microbioma intestinal.

  4. Elegir fuentes saludables de proteínas, principalmente de plantas (legumbres y nueces). Una mayor ingesta de legumbres, ricas en proteínas y fibra, se asocia con un menor riesgo de enfermedad cardiovascular, mientras que una mayor ingesta de nueces se asocia con un menor riesgo de enfermedad cardiovascular, cardiopatía coronaria y mortalidad/incidencia de ictus. Reemplazar los alimentos de origen animal con alimentos integrales de origen vegetal, más allá de los beneficios para la salud, reduce la huella de carbono de la dieta. Las alternativas a la carne a menudo se ultraprocesan y la evidencia sobre sus efectos en la salud a corto y largo plazo es limitada. Se prefieren las grasas no saturadas, al igual que las carnes magras no procesadas.

  5. Utilizar aceites vegetales líquidos en lugar de aceites tropicales (coco, palma y almendra de palma), grasas animales (mantequilla y manteca de cerdo) y grasas parcialmente hidrogenadas. Las grasas saturadas y trans (grasas animales, lácteos y grasas parcialmente hidrogenadas) deben reemplazarse con aceites vegetales líquidos no tropicales. La evidencia respalda los beneficios cardiovasculares de las grasas insaturadas en la dieta, especialmente las grasas poliinsaturadas principalmente de aceites vegetales (por ejemplo: aceites de soja, maíz, cártamo y girasol, nueces y semillas de linaza).

  6. Elegir alimentos mínimamente procesados en lugar de alimentos ultraprocesados. Debido a su asociación comprobada con resultados adversos para la salud, incluidos el sobrepeso y la obesidad, los trastornos cardiometabólicos (diabetes de tipo 2, enfermedad cardiovascular) y la mortalidad por todas las causas, el consumo de muchos alimentos ultraprocesados es motivo de preocupación. Los alimentos ultraprocesados incluyen colorantes y saborizantes artificiales, así como conservadores que promueven la estabilidad en el almacenamiento, conservan la textura y aumentan la palatabilidad. Un principio general es enfatizar el consumo de alimentos no procesados o mínimamente procesados.

  7. Minimizar la ingesta de bebidas y alimentos con azúcares añadidos. Los azúcares agregados (comúnmente glucosa, dextrosa, sacarosa, jarabe de maíz, miel, jarabe de arce y jugo de fruta concentrado) están relacionados con un riesgo elevado de diabetes de tipo 2, colesterol alto y exceso de peso corporal. Los resultados de los metanálisis sobre el peso corporal y los resultados metabólicos para reemplazar los azúcares agregados con edulcorantes de bajo contenido energético son mixtos y se ha planteado la posibilidad de una causalidad inversa.

  8. Elegir y preparar alimentos con poca o nada de sal. En general, los efectos de la reducción del sodio sobre la presión arterial tienden a ser mayores en las personas de raza negra, las personas de mediana edad y mayores, y en las personas con hipertensión. En los Estados Unidos, las principales fuentes combinadas de ingesta de sodio son los alimentos procesados, los preparados fuera del hogar, los alimentos envasados ​​y los alimentos de restaurantes. Las sales enriquecidas con potasio son una alternativa prometedora.

  9. Si no bebe alcohol, no empiece; si elige beber, limite su consumo. Si bien las relaciones entre el consumo de alcohol y los resultados cardiovasculares son complejas, el Comité Asesor de Guías Alimentarias 2020 concluyó recientemente que quienes beben no deben consumir más de una bebida por día y no deben beber alcohol en atracones; las Guías Alimentarias para Estadounidenses de 2020 continúan recomendando no más de una bebida al día para las mujeres y dos bebidas al día para los hombres.

  10. Seguir la guía en todos los entornos. La guía dietética basada en alimentos se aplica a todos los alimentos y bebidas, independientemente de dónde se preparen, se adquieran y se consuman. Deben promulgarse políticas que fomenten opciones más saludables (por ejemplo: cereales integrales, mínimo contenido de sodio y azúcar).


La declaración científica de la American Heart Association/American Stroke Association se cierra con la proclamación: "La creación de un entorno que facilite, en lugar de impedir, el cumplimiento de los patrones dietéticos saludables para el corazón entre todas las personas es un imperativo de salud pública".


El Plan Estratégico 2020-2030 de National Institutes of Health para la Investigación en Nutrición, se centra en la nutrición de precisión como un medio "para determinar el impacto en la salud no solo de lo que comen las personas, sino también de por qué, cuándo y cómo comen a lo largo de su vida".


La nutrición de precisión puede proporcionar dietas personalizadas para la prevención de las enfermedades cardiovasculares. Pero el "entorno alimenticio", a menudo condicionado por "desinformación nutricional desenfrenada" a través de prácticas y políticas locales, estatales y federales, puede impedir la adopción de patrones dietéticos saludables para el corazón. Factores como la comercialización selectiva de alimentos (por ejemplo: de alimentos y bebidas procesados en vecindarios con grupos minoritarios), el racismo estructural, la segregación de vecindarios, los entornos poco saludables construidos y la inseguridad alimentaria crean entornos en los que los alimentos no saludables son la opción predeterminada.


Estos factores agravan los efectos adversos en la dieta y la salud, y subrayan la necesidad de "combatir directamente la información errónea sobre nutrición entre el público y los profesionales de la salud". También explican por qué, a pesar del conocimiento generalizado de los componentes del patrón dietético saludable para el corazón, se ha avanzado poco en el logro de los objetivos dietéticos en los Estados Unidos.


Referencia


1. Lichtenstein AH, Appel LJ, Vadiveloo M, Hu FB, y cols.; American Heart Association Council on Lifestyle and Cardiometabolic Health; Council on Arteriosclerosis, Thrombosis and Vascular Biology; Council on Cardiovascular Radiology and Intervention; Council on Clinical Cardiology; and Stroke Council. 2021 Dietary Guidance to Improve Cardiovascular Health: A Scientific Statement From the American Heart Association. Circulation. 2 Nov 2021;CIR0000000000001031. doi: 10.1161/CIR.0000000000001031. PMID: 34724806. Fuente


13 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo