top of page

Qué es y que ofrece la terapia CAR-T







César Paz-y-Miño

Investigador en Genética Médica. Facultad de Ciencias de la Salud “Eugenio Espejo”, Universidad UTE.

 






La terapia CAR-T es un tipo de inmunoterapia que utiliza las propias células del paciente para combatir el cáncer, es el mejor ejemplo para describir a la Medicina Personalizada o de Precisión. En lugar de atacar las células cancerosas directamente con quimioterapia o radioterapia, la terapia CAR-T utiliza células T genéticamente modificadas para reconocer y destruir específicamente las células cancerosas. Los receptores de antígenos quiméricos (CAR) son proteínas diseñadas para mejorar la capacidad del sistema inmunológico para reconocer y combatir las células cancerosas. 

 

Los receptores de antígenos quiméricos combinan componentes de diferentes proteínas para crear estructuras en la superficie de las células cancerosas que pueden reconocer antígenos específicos. Consta de tres partes principales: un dominio extracelular, un dominio transmembrana y un dominio intracelular. 

 

Los pacientes candidatos son aquellos con enfermedades hematológicas malignas avanzadas y que no han respondido a tratamientos convencionales como candidatos potenciales. Además, se deben evaluar los criterios de elegibilidad según el tipo de cáncer y otros factores, como la edad y el estado general de salud del paciente, así como se evalúa la función cardíaca, pulmonar y renal, así como la presencia de infecciones concurrentes.  

 

El proceso de la terapia CAR-T comienza con la recolección de células T del paciente. Las células T se modifican genéticamente para producir receptores de antígenos quiméricos (CAR) que son específicos de los antígenos presentes en las células cancerosas. Una vez que las células T se modifican genéticamente para expresar un CAR, se pueden generar en grandes cantidades en el laboratorio. Después de unas semanas, estas células T modificadas se transfunden al paciente, donde atacan y destruyen específicamente las células cancerosas. 

 

Cuando las células T de un paciente se modifican genéticamente para expresar receptores de antígenos quiméricos, pueden reconocer y unirse específicamente a las células cancerosas que expresan el antígeno objetivo. Cuando el receptor se une al antígeno, las células T se activan y desencadenan una respuesta inmune, lo que les permite atacar y destruir las células cancerosas.  Antes de la infusión de las células T CAR-T, el paciente recibe un tratamiento de acondicionamiento que puede incluir quimioterapia a alta dosis para eliminar las células cancerosas restantes y crear espacio para las células modificadas genéticamente.

 

La terapia CAR-T comenzó en la década de 1980 cuando se desarrolló células quiméricas. El primer ensayo clínico que utilizó estas células se realizó para la leucemia linfoblástica aguda (LLA) en 2010, y en 2017 se introdujo la primera terapia CAR-T, llamada Kymriah (tisagenlucerucel), en pacientes pediátricos y adultos jóvenes, y fue aprobada por la FDA para esta leucemia en adultos. Desde entonces, se han aprobado terapias CAR-T adicionales para el tratamiento del linfoma de células B grandes, incluidas Yescarta (axicabtagene ciloleucel) y Tecartus (brexucabtagene autoleucel). 

 

La terapia CAR-T es un tratamiento relativamente nuevo y todavía se están realizando investigaciones para evaluar su eficacia contra otros tipos de cáncer. La terapia CAR-T también se está estudiando como una opción de tratamiento para la enfermedad mínima residual (EMR), situación en la que el cáncer permanece en el organismo después del tratamiento inicial.

 

La terapia CAR-T ha demostrado ser muy eficaz en el tratamiento de ciertos tipos de cáncer, en particular la leucemia linfoblástica aguda (LLA) y el linfoma de células B grandes (LCB).

 

Los ensayos clínicos han demostrado que la terapia CAR-T produce respuestas completas en el 80% de los pacientes con LLA y en el 50% de los pacientes con BBI. Además, actualmente se están realizando ensayos clínicos para evaluar la eficacia de la terapia CAR-T en otros tipos de cáncer, incluidos el mieloma múltiple y el cáncer de pulmón. La terapia CAR-T ha demostrado una buena eficacia terapéutica en el neuroblastoma, pero tiene poco efecto en las neoplasias malignas gastrointestinales. La tasa de respuesta general de la terapia CAR-T en DLBCL es del 74,5% y la tasa de respuesta completa es del 39,2%. 

 

Las ventajas de este tipo de terapia personalizada, incluyen efectividad en casos avanzados y enfermedad progresiva cuando es refractaria a otros tratamientos, y se han logrado tasas de respuesta y remisiones duraderas incluso en pacientes que no han respondido a los tratamientos convencionales. Un tratamiento personalizado en el que las células T de un paciente se recolectan y se modifican genéticamente para expresar receptores de antígenos quiméricos específicos del tipo de cáncer que se está tratando. Esto permite que los tratamientos se adapten a las características individuales del paciente y del cáncer, aumentando la eficacia y reduciendo los efectos secundarios. 

 

La supervivencia a largo plazo de las células CAR significa que continúan atacando a las células cancerosas mucho después de que finaliza el tratamiento. Las células T genéticamente modificadas reconocen y atacan no solo las células cancerosas presentes en el momento del tratamiento, sino también las células cancerosas que pueden aparecer en el futuro, lo que resulta en una respuesta inmune sostenida. La terapia CAR-T es un tratamiento “único y listo” porque se administra en un ciclo de tratamiento, a diferencia de la quimioterapia y la radioterapia, que requieren múltiples ciclos durante un período prolongado, lo que da como resultado que una única infusión de células modificadas. es efectiva. Esto reduce la carga del tratamiento para los pacientes y mejora su calidad de vida. 

 

Aunque la terapia CAR-T ha demostrado ser muy eficaz en el tratamiento de ciertos tipos de cáncer, también puede provocar efectos secundarios graves. El síndrome de liberación de citocinas (SLC), un efecto secundario común de la terapia CAR-T, puede poner en peligro la vida si no se trata adecuadamente. Neurotoxicidad con confusión, delirio, dificultad para hablar, convulsiones, coma o muerte. Citopenia de células sanguíneas con anemia. Reacción a los líquidos intravenosos con fiebre, escalofríos, hipotensión y sarpullido, generalmente una reacción transitoria. Se han informado efectos secundarios a largo plazo, que incluyen disfunción orgánica, problemas cardíacos, enfermedades autoinmunes e incluso el desarrollo de neoplasias secundarias. 

 

A pesar de la aprobación comercial desde 2018, se han observado disparidades en el uso de la terapia CAR-T en pacientes de bajos ingresos, con beneficios limitados en el mundo real, lo que dificulta que los pacientes reciban el tratamiento. En cualquier caso, la terapia CAR-T se ha convertido en un tratamiento prometedor en el campo del cáncer, y su desarrollo y éxito clínico representan hitos importantes en la inmunoterapia contra el cáncer.

 

Referencias

 

  • Maude, S. L., & Teachey, D. T. (2016). Rhevemab (anti-CD19 CAR-T Cells) for treatment of B-cell precursor acute lymphoblastic leukemia. Blood, 128(22), 2807-2807.

  • June, C. H., & Sadelain, M. (2018). Chimeric antigen receptor therapy. New England Journal of Medicine, 379(1), 64-73.

  • Turtle, C. J., & Hanafi, L. A. (2017). Immunotherapy of non-Hodgkin's lymphoma with a defined ratio of CD8+ and CD4+ CD19-specific chimeric antigen receptor–modified T cells. Science translational medicine, 9(408), eaaf8621.

  • Neelapu, S. S., Locke, F. L., Bartlett, N. L., Lekakis, L. J., Miklos, D. B., Jacobson, C. A. Go, W. Y. (2017). Axicabtagene ciloleucel CAR T-cell therapy in refractory large B-cell lymphoma. New England Journal of Medicine, 377(26), 2531-2544.

  • Schuster, S. J., Svoboda, J., Chong, E. A., Nasta, S. D., Mato, A. R., Anak, O., Schuster, M. W. (2019). Chimeric antigen receptor T cells in refractory B-cell lymphomas. New England Journal of Medicine, 377(26), 2545-2554.

  • Chen YJ, Abila B, Mostafa Kamel Y. (2023) CAR-T: What Is Next? Cancers (Basel). 2023 Jan 21;15(3):663. 

  • Nguyen R, Doubrovina E, Mousset CM, Jin BY, Okada R, Zhang X, Clavel A, Reyes-Gonzalez JM, Dyomin V, Diaz L, Zhang L, Abbas S, Sun M, Hsieh CM, Ho M, Shern JF, Gulley JL, Hinrichs CS. (2024) Cooperative Armoring of CAR and TCR T Cells by T Cell-Restricted IL15 and IL21 Universally Enhances Solid Tumor Efficacy. Clin Cancer Res. 30(8):1555-1566. 

114 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page