top of page

Pérdida de peso relacionada con muerte prematura

Actualizado: 30 jun 2023


La asociación entre el cambio de peso y la mortalidad por causa específica posterior entre los adultos mayores no está bien descrita. La importancia de los cambios en la circunferencia de la cintura (CC) tampoco se ha comparado con el cambio de peso para este propósito.


Un estudio publicado en la edición en línea de abril de la revista JAMA Network Open,¹ enfatiza la importancia de la pérdida de peso incluso en individuos relativamente sanos que están libres de enfermedad cardiovascular evidente (ECV), demencia, discapacidad física o enfermedad crónica que limita la vida.


La pérdida de peso en adultos mayores sanos está relacionada con un mayor riesgo de mortalidad, incluso de afecciones que no suelen asociarse con el cambio de peso, con un vínculo sustancialmente más fuerte en hombres versus mujeres, lo que sugiere la necesidad de que los médicos estén alertas a tales cambios.


Los médicos deben ser conscientes de que incluso una pérdida de peso menor del 5 por ciento o más en los adultos mayores sin enfermedades que limitan la vida puede aumentar el riesgo de mortalidad. El monitoreo regular de los cambios de peso puede ayudar a la identificación temprana de los riesgos asociados.


Los investigadores señalan que los datos sobre la importancia de los cambios de peso entre las personas mayores que por lo demás son relativamente saludables y no diagnosticadas con enfermedades limitadas a la vida, son limitados. Con la excepción de que "es ampliamente reconocido que la pérdida de peso puede preceder a un diagnóstico de cáncer". Pero la asociación con los otros tipos de muerte prematura no relacionada con el cáncer es notable.


En el presente estudio, la pérdida de peso también precedió a un aumento de la mortalidad por ECV y otras causas, como muertes por trauma, demencia, enfermedad de Parkinson y otras causas menos comunes. Una explicación probable para estos hallazgos es que la pérdida de peso puede ser un indicador prodrómico temprano de la presencia de varias enfermedades que acortan la vida, afirman los investigadores de la Facultad de Salud Pública y Medicina Preventiva de la Universidad de Monash, Melbourne, Victoria, Australia, autores del estudio.


En términos de por qué la pérdida de peso muestra un vínculo tan fuerte con la mortalidad en los hombres mayores en comparación con las mujeres, esto podría deberse a diferencias en la composición corporal entre los dos sexos. Los hombres tienen una mayor proporción de masa muscular y ósea, y la pérdida de peso implica principalmente la pérdida de estos tejidos.


Los investigadores realizaron un análisis posthoc del ensayo aleatorizado “Aspirina en la reducción de eventos en los ancianos (ASPREE)”, que incluyó información sobre una variedad de parámetros de tamaño corporal, como el peso y la circunferencia de la cintura, medidos anualmente, de una gran población de individuos sanos sin enfermedad cardiovascular (ECV) evidente, demencia, discapacidad física, o enfermedades crónicas que limitan la vida.

Fueron incluidos en el estudio 16.523 participantes, edad media de 75 años, 55,6% eran mujeres. Durante un seguimiento medio de 4,4 años, ocurrieron 1256 muertes en la cohorte.


Al observar las tasas de mortalidad por todas las causas, estratificadas por sexo, los resultados mostraron que entre los hombres que tuvieron una disminución de peso del 5% al 10% en el transcurso del estudio, el riesgo de mortalidad por todas las causas fue un 33% mayor que los hombres que tenían un peso estable (menos del 5% de cambio; cociente de riesgos instantáneos [CRI], 1.33).


Entre los hombres que tuvieron una disminución de peso de más del 10%, el riesgo de mortalidad fue de hasta 289%, o casi cuatro veces mayor en comparación con aquellos con un peso estable (HR, 3.89).


Para las mujeres, el riesgo de mortalidad también aumentó, sin embargo, en menor grado. Una pérdida de peso corporal del 5% al 10% se asoció con un aumento del 26% en el riesgo de mortalidad (HR, 1,26), y una pérdida de más del 10% se relacionó con un aumento del 114% en el riesgo de mortalidad por todas las causas (HR, 2,14).


En términos de muertes específicas por cáncer, el riesgo aumentó significativamente solo entre los hombres que tuvieron una disminución de peso superior al 10% (HR, 3.49), mientras que el aumento del riesgo en las mujeres se observó con una disminución de peso del 5% al 10% (HR, 1.44), así como una disminución de más del 10% (HR, 2.78).


El riesgo de muerte específica por ECV aumentó significativamente con una disminución de más del 10% en el peso en ambos sexos, pero el riesgo fue nuevamente mayor entre los hombres (HR, 3.14) que entre las mujeres (HR, 1.92), en comparación con los grupos de peso estable.


El riesgo de mortalidad no cancerígena, no ECV específico, fue casi cinco veces mayor entre los hombres que tuvieron una disminución de más del 10% en el peso en comparación con el peso estable (HR, 4.98); sin embargo, la asociación no fue significativa entre las mujeres (HR, 1,49).


Al observar los efectos del cambio en la circunferencia de la cintura, una disminución de más del 10% se asoció con un mayor riesgo de mortalidad por todas las causas que nuevamente fue mayor para los hombres (HR, 2.14) versus las mujeres (HR, 1.34); sin embargo, no se observó ningún vínculo con la mortalidad por todas las causas con una disminución de menos del 10% en ninguno de los sexos.


Una disminución superior al 10% en la circunferencia de la cintura también se asoció con un mayor riesgo de muerte por cáncer para hombres y mujeres, y una mayor muerte no relacionada con el cáncer y sin ECV entre los hombres, pero no entre las mujeres, mientras que no hubo asociación entre la circunferencia de la cintura y la mortalidad por ECV en hombres o mujeres.


Los resultados persistieron después del ajuste por edad, estado de fragilidad, índice de masa corporal (IMC) basal, país de nacimiento, tabaquismo, hipertensión, diabetes y hospitalización en los 24 meses anteriores.


El ajuste para la hospitalización reciente fue especialmente importante para descartar la pérdida de peso que puede haber ocurrido debido a la hospitalización por afecciones agudas que podrían haber contribuido a la mortalidad.


Este estudio de cohorte de adultos mayores sanos sugiere que la pérdida de peso se asoció con un aumento en la mortalidad por todas las causas y por causas específicas, incluido un mayor riesgo de cáncer, ECV y otras afecciones que limitan la vida. Los médicos deben ser conscientes de la importancia de la pérdida de peso, especialmente entre los hombres mayores.


Referencia


  1. Hussain SM, Newman AB, Beilin LJ, et al. Asociaciones del cambio en el tamaño corporal con la mortalidad por todas las causas y por causas específicas entre adultos mayores sanos. JAMA Netw Abierto. 2023;6(4):e237482. doi:10.1001/jamanetworkopen.2023.7482

27 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page