Nuevos enfoques para la detección del cáncer de próstata

Actualizado: 1 de oct de 2020


Después de más de una década de controversia sobre las pruebas de PSA, en la actualidad han surgido investigaciones que apuntan a nuevos enfoques para la estratificación del riesgo de cáncer de próstata.

Dos pruebas no invasivas, una evaluación de los niveles de espermina en la orina y una prueba de sangre que combina el PSA libre y total y la isoforma (-2) pro-PSA (p2PSA), son mucho más seguras que la biopsia de próstata históricamente riesgosa y lo que ahora se considera que ha sido Cirugía innecesaria, según datos presentados en el Congreso virtual 2020 de la Asociación Europea de Urología (EAU).

Según Peter Ka-Fung Chiu, MD, de la Universidad de Hong Kong, la Prueba de espermina en orina, es más precisa que el PSA, es una prueba altamente predictiva. Los niveles normales de espermina están inversamente asociados con el cáncer de próstata (CaP) y cáncer de próstata de alto grado (HGPCa).

Los cristales de fosfato de espermina fueron descritos por primera vez en 1678, en el semen del ser humano por Anton van Leeuwenhoek.​ La estructura correcta de la espermina fue establecida en 1926. ​ A 25