top of page

Medicamentos para la obesidad y las píldoras anticonceptivas


Los beneficios de fármacos para la obesidad que forman parte de una nueva clase llamada agonistas del receptor GLP-1, como la semaglutida (Ozempic y Wegovy) o la tirzepatida (Mounjaro). incluyen una pérdida de peso significativa y rápida, el control del azúcar en la sangre y una mejor calidad de vida; no tienen precedentes en un entorno en el que la cirugía se ha considerado durante mucho tiempo la opción más eficaz a largo plazo.


El deseo de perder peso rápidamente y controlar mejor el azúcar en la sangre también tiene un costo inesperado. Muchas mujeres que viven con obesidad y que toman anticonceptivos orales no saben que estos medicamentos, especialmente Mounjaro, pueden interferir con la absorción de las píldoras anticonceptivas y su eficacia, lo que hace que sea más probable que se produzca un embarazo no deseado.


El Dr. Neel Shah, endocrinólogo y profesor asociado del Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Texas en Houston, dijo que varias pacientes han quedado embarazadas sin proponérselo. Fue cuando Mounjaro salió al mercado, que la FDA aprobó para la diabetes tipo 2 en 2022, la advertencia] estaba en el prospecto del producto, pero clínicamente hablando, no sé si estaba en la mente de los proveedores cuando recetaban Mounjaro.


Una de las formas en que funcionan los medicamentos como Mounjaro es retrasando el tiempo que tardan los alimentos en pasar del estómago al intestino delgado. Aunque los datos aún están evolucionando, se cree que este proceso, el retraso en el vaciamiento gástrico, puede afectar la absorción de las píldoras anticonceptivas.


Otra teoría es que los vómitos, que son un efecto secundario común de este tipo de medicamentos, también afectan a la capacidad de las píldoras para prevenir el embarazo.


Inicialmente, con la dosis más baja, puede que no haya mucho efecto potencial sobre la absorción y el vaciamiento gástrico. Pero a medida que aumenta la dosis, se vuelve más común, y puede causar diarrea, que es otra afección que puede afectar la absorción de cualquier medicamento.


Aproximadamente el 42% de las mujeres en los EE. UU. son obesas, el 40% de las cuales tienen entre 20 y 39 años. Aunque estos nuevos medicamentos pueden mejorar los resultados de fertilidad de las mujeres obesas (especialmente aquellas con síndrome de ovario poliquístico o SOP), solo uno, Mounjaro, actualmente lleva una advertencia sobre la efectividad de la píldora anticonceptiva en su etiqueta. Desafortunadamente, parece que algunos médicos no son conscientes o no aconsejan a los pacientes sobre este riesgo, y los datos no son claros sobre si otros medicamentos de esta clase, como Ozempic y Wegovy, tienen los mismos riesgos.


Según los expertos todo es bastante nuevo, pero cuando tenemos pacientes que toman píldoras anticonceptivas, hay que tener en cuenta otros medicamentos que están tomando porque algunos pueden afectar la eficacia, y es algo a tener en cuenta.


Tampoco está claro si otras formas de control de la natalidad, por ejemplo, los parches anticonceptivos que se administran a través de la piel, podrían conllevar riesgos de embarazo similares, algunas pacientes que quedaron embarazadas sin proponérselo usaban estos parches.


Si las pacientes quieren protegerse de un embarazo no planificado, tan pronto como comiencen a usar los agonistas del receptor GLP, no sería una mala idea usar condones, porque el inicio de la acción es bastante rápido.


Otra opción es que las mujeres hablen con sus médicos sobre otras opciones anticonceptivas como los DIU o las varillas implantables, donde la absorción gástrica no va a ser un problema.


Al igual que los propios pacientes, muchos médicos están empezando a entender estos agentes. La concientización, la educación, la participación de los proveedores y tener un equipo multidisciplinario podrían ayudar a los pacientes a alcanzar las metas que se proponen.

51 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page