La Procalcitonina en el diagnóstico de sepsis


La sepsis es un trastorno grave, que es resultado de la presencia de microorganismos dañinos en la sangre u otros tejidos y la respuesta del organismo a su presencia en ellos, que puede dar lugar a disfunción orgánica, choque y muerte. Es necesario un diagnóstico temprano de sepsis para ayudar a los pacientes y prevenir el uso innecesario de antimicrobianos.

Las Procalcitonina desempeña un papel decisivo en el diagnóstico de sepsis, ya que no es detectable en la sangre de personas sanas, pero aparece en caso de una infección bacteriana.


Las infecciones bacterianas conducen a un aumento de la producción de calcitonina, mientras que las infecciones por virus dan lugar a una regulación a la baja en su producción, así que podemos utilizar este marcador para identificar si una infección tiene más probabilidades de ser bacteriana o vírica.


El uso de procalcitonina como una herramienta para distinguir entre las infecciones causadas por virus o bacterias, o como un marcador para distinguir cuán grave es la sepsis y como una señal para determinar cuándo se pueden suspender sin riesgo los antibióticos, se analizó durante un debate en el Congreso de Cuidados Intensivos de 2020 de la Critical Care Medicine, en Orlando, Estados Unidos.¹


Expertos en Infecología del Naval Medical Center, de San Diego, Estados Unidos y del Departamento de Cuidados Intensivos del Hospital Universitari Vall d'Hebron, de Barcelona, España, coincidieron en que la concentración sanguínea de procalcitonina ayuda a determinar la conveniencia de administrar antibióticos. Además, puede ayudar a diagnosticar sepsis, sobre todo en casos en los que hay dudas, y sus valores se pueden utilizar para determinar la gravedad del estado del paciente.


Cuanto más alto sea el nivel de procalcitonina, mayor será la tasa de mortalidad. Sin embargo, los expertos también indicaron que la procalcitonina sérica no es el mejor marcador para determinar cuán grave se encuentra un paciente, existen otra serie de pruebas que se pueden utilizar para predecir la gravedad de una enfermedad, por ejemplo, si una persona tiene temperatura de 30°C, tensión arterial de 70/30 y leucocitos de 30.000, es indicación de que ese paciente está grave, una procalcitonina elevada no confirma el hallazgo. El mayor problema es determinar cuándo suspender los antibióticos, hay duraciones estandarizadas para el tratamiento de los diferentes tipos de infección bacteriana con antibiótico y antimicrobiano, que son "uniformes", añadieron.


Con la presión para reducir la resistencia a antimicrobianos se puede argumentar justificadamente la adecuación del uso de antibióticos a los resultados de las pruebas sanguíneas. Un incremento de los niveles de procalcitonina puede ser una señal para iniciar antibióticos y una disminución puede indicar que el paciente está mejorando y se pueden suspender los antibióticos.


El algoritmo para el manejo de antimicrobiano mediante el empleo de procalcitonina, es el aspecto más importante. La estrategia implica el monitoreo periódico de los niveles de procalcitonina en pacientes tratados con antibióticos, más que utilizar ciclos de tratamiento de duración fija, expresaron los expertos. Estudios han demostrado que esta estrategia es inocua, puede reducir el uso de antibióticos y disminuir el costo, algunos de ellos, inclusive, han señalado que puede dar lugar a una reducción de la mortalidad.


Sin embargo, algunos expertos señalaron que si se va a analizar el manejo de antimicrobianos, lo primero a lo que hay que dar importancia es a lograr que las personas adopten ciclos breves de antibióticos, lo cual es validado por varios estudios clínicos, antes de utilizar un análisis de sangre como reemplazo del criterio clínico. Hay factores de confusión que pueden elevar los niveles de procalcitonina. Por ejemplo, pacientes con lesión renal crónica o aguda (problema común en la Unidad de Cuidados Intensivos) tienen cifras elevadas de procalcitonina porque no la excretan en forma apropiada. Un paciente con una neumonía viral puede tener una infección bacteriana secundaria. No está claro cómo esto afecta la producción de procalcitonina.


Los expertos concluyeron que tal vez una combinación de biomarcadores se convertirá en una aplicación clínica funcional.² Una mezcla de nuevos biomarcadores emergentes y el manejo de antibiótico basado en la procalcitonina podrían representar una estrategia más inocua y más asequible para el diagnóstico de sepsis y su pronóstico.


Referencias


1. Vijayan AL, Vanimaya, Ravindran S, Saikant R, y cols. Procalcitonin as a diagnostic marker for sepsis: A systematic review and meta-analysis. Congreso de Cuidados Intensivos de 2020 de la Critical Care Medicine (SCCM). Presentado el 18 de febrero de 2020; San Diego, Estados Unidos

2. Vijayan AL, Vanimaya, Ravindran S, Saikant R, y cols. Procalcitonin: a promising diagnostic marker for sepsis and antibiotic therapy. J Intensive Care. 3 Ago 2017;5:51. doi: 10.1186/s40560-017-0246-8. PMID: 28794881. Fuente

© 2019 Primera revista médica y de la salud ecuatoriana