HISTORIA DE LAS PANDEMIAS







Ramiro Salazar Irigoyen

Médico Patólogo Clínico








La palabra “pandemia” viene del griego “pandemos”: Pan significa todos y Demos población. Pero a decir del Dr. Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de EE.UU., no existe una definición científica y definitiva real de lo que constituye una pandemia: “Realmente es una semántica límite, para ser honesto.., las pandemias significan cosas diferentes para diferentes personas”.

Algunos conceptos que diferencian a las pandemias son:

Epidemia: es cuando una enfermedad se presenta con frecuencia inusual dentro de un determinado país y durante un período de tiempo.

Endemia: Una enfermedad que se presenta con regularidad en ciertas regiones

Brote: Si los casos de enfermedad son limitados localmente.

La OMS indica que para que pueda aparecer una pandemia, se necesita:

  1. Que aparezca un virus nuevo, que no haya circulado previamente y por lo tanto no exista población inmune a él.

  2. Que el virus sea capaz de producir casos graves de enfermedad.

  3. Que el virus tenga la capacidad de transmitirse de persona a persona de forma eficaz.

En la actualidad, el mundo se enfrenta a una Pandemia, el 11 de marzo la Organización Mundial de la Salud declaró que el nuevo brote de coronavirus es una pandemia .

Los coronavirus (CoV) son una amplia familia de virus que pueden causar diversas infecciones, desde el resfriado común hasta enfermedades más graves. El nuevo coronavirus es una cepa mutada que no se había encontrado antes en el ser humano.

El nombre del coronavirus causante de la pandemia es SARS-CoV-2 (Inicialmente, el virus fue llamado 2019-nCoV (del inglés 2019-novel coronavirus).

SARS-CoV-2 es un tipo de Orthocoronavirinae. descubierto y aislado por primera vez en Wuhan, China, Parece tener origen zoonótico, es decir, que pasó de un huésped animal a uno humano. El genoma del virus está formado por una sola cadena de ARN, por lo que se clasifica como virus ARN monocatenario positivo.

La Organización Mundial de la Salud anunció el 11 de febrero de 2020 que COVID-19 sería el nombre oficial de la enfermedad. El nombre es un acrónimo de coronavirus disease 2019. El nombre no tiene referencias a ningún lugar, especie animal o grupo de personas cumpliendo con las recomendaciones internacionales, para evitar que hubiera estigmatización contra País, región o colectivo alguno.

El virus puede trasmitirse mediante gotitas producidas cuando un infectado tose o estornuda, y llegan a la boca o la nariz de personas ubicadas cerca de él o al tocar con sus manos superficies u objetos que tenga el virus y luego llevar su mano a la boca, la nariz o los ojos.

Pero ésta no es la primera pandemia conocida y seguramente no será la última, ya que desde la antigüedad el mundo se vio azotado por enfermedades que se extendieron velozmente produciendo gran mortandad. Estas enfermedades recibieron el nombre genérico de pestes.

En el Antiguo Testamento (Exodo (9,5) puede leerse: "Jehová dijo a Moisés y Aaron: Coged puñados de ceniza de horno y espárzala Moisés hacia el cielo a vista de Faraón y se convertirá en polvo menudo en toda la tierra de Egipto de lo que resultarán tumores apostemados así en los hombres como en las bestias". Hipócrates consideraba a las epidemias como un efecto de la cólera divina, sin embargo, en su Tercer Libro de las Epidemias afirma también que el estado del aire y los cambios de estación engendran la peste, mientras que Aristóteles las atribuía a la influencia de los cuerpos celestes, y ninguno de ellos consideró a microorganismos como la causa probable.

Algunas de las pandemias que azotaron al Mundo son:

La plaga de Atenas

Es la primera pandemia que registra la Historia de la humanidad. Se habría producido 430 a.C. en Atenas. El origen sería en el África subsahariana, al sur de Etiopía. La enfermedad se extendió hacia el norte y el oeste a través de Egipto y Libia y a través del mar Mediterráneo hasta Persia y Grecia. La plaga podría haber matado a más de un tercio de la población existente calculada entre los 250 mil y 300 mil habitantes.

Hay varias hipótesis sobre el agente causal de esta pandemia: viruela, tifus, fiebre tifoidea, peste bubónica y hasta el ébola. Sin embargo, no hay un consenso entre los historiadores para identificar la causa.

Tucídides observó que los enfermos estaban “atormentados por una sed incesante” les resultaba difícil dormir y mostraban una inquietud constante. La mayoría morían dentro de los 7 a 9 días posteriores al inicio de los síntomas. Los que sobrevivieron sufrieron desfiguración de sus genitales, dedos de manos y pies, ceguera y pérdida de memoria.


La peste negra o muerte negra

Es la más devastadora en la Historia: afectó a Euroasia en el siglo XIV (entre 1347 y 1353). Aún sin ser oficial la cifra, el número de fallecidos serían 25 millones de personas solo en Europa, prácticamente un tercio de la población en ese entonces. La pandemia se inició en Asia, para después llegar a Europa, introducida por marinos. La bacteria causante de esta pandemia se considera a Yersinia pestis. ​

Los primeros síntomas habrían sido fiebre alta, tos, y esputos sanguinolentos, sangrado, sed y manchas en la piel de color azul o negro debido a hemorragias cutáneas, inflamación de los ganglios (bubones negros) que al romperse supuraban un líquido pestilente, gangrena en la punta de las extremidades, entre otros.

En el prólogo de su libro El Decamerón, el escritor italiano Giovanni Boccaccio cuenta que en la ciudad de Florencia solo uno de cada cinco habitantes se salvó de la muerte por esta enfermedad.

Siglos después, en 1894, el francés Alexandre Yersin y el japonés a Kitasato Shibasaburō investigaron la enfermedad en Hong Kong y Yersin mediante una carta a su familia en Gran Bretaña dijo haber encontrado la causante de la Gran Muerte indicando como posible vehículo de transmisión a las ratas.

Luego hubo distintos brotes de peste bubónica que tuvieron diferentes epicentros a lo largo de la Historia, matando a 3 millones de personas. Uno de los más significativos fue la gran peste de Londres, que duró de 1665 a 1666, y fue la última gran epidemia de peste bubónica en Inglaterra.

La tercera pandemia de peste bubónica surgió en Yunnan, China en 1855 y causó 12 millones de muertes y desde allí se esparció por todo el mundo, con un impacto especial y mortífero en la India, donde causó cerca de 10 millones de muertos. Se considera la sexta pandemia más letal de la historia.

La peste antonina

A pesar que hasta la fecha no hay consenso entre los historiadores, se cree que la enfermedad puede haber sido viruela o sarampión. La infección se desató en el Imperio Romano luego del regreso de las tropas romanas que habían combatido en Medio Oriente. Se la conoce como peste antonina por el nombre de la dinastía reinante en Roma en ese momento. Se especula que habría dejado cinco millones de muertos, lo que la convertiría en la séptima pandemia más letal de la historia.

Plaga de Justiniano

El brote principal fue en Constantinopla —actualmente Estambul— capital del Imperio Bizantino (Imperio Romano de Oriente). La causa más aceptada a través de la historia de la pandemia es la peste bubónica. El origen fueron las ratas que llegaban en los barcos mercantes provenientes de distintos rincones de Eurasia, portadoras de pulgas infectadas.

Se produjo desde los años 541 al 543, y se repitió en diversos ciclos en estos dos cientos años. Algunos historiadores estiman que entre los años 541 y 750, se murieron unos 50 millones de personas durante los dos siglos en los cuales esta resurgió. es decir, sobre el 20% de la población estimada en el siglo VI. Eso la convierte en la cuarta peor de la historia.

Viruela

Causada por el virus variola (del latín que significa “moteado”: bultos y pústulas que aparecen en el rostro y cuerpo de los afectados). Se transfería por contacto directo con los infectados o a través de fluidos corporales o a través de objetos contaminados Se cree que la Viruela se originó en la India o en Egipto hace 3.000 años.

Llegó con la conquista europea a América, en donde era desconocida, primero afectó lo que actualmente es México. Es considerada la segunda mayor pandemia de la historia, hay estimaciones que indican que mató hasta al 90% de la población nativa americana en 1520, aproximadamente 56 millones de muertes.

Pero a la viruela ya se la conocía desde 10.000 años antes de Cristo y las epidemias se sucedían de manera repetida a lo largo de la historia de la humanidad diezmando poblaciones enteras. La Viruela japonesa entre 735–737 mató a cerca de un millón de personas. Se inició por la serie de intercambios entre Japón y el continente asiático por razones comerciales. La primera ciudad afectada en 735 fue Dazaifu, Fukuoka. La enfermedad se propagó rápidamente por la mayor parte de la isla, y se cree que murió cerca de un tercio de la población. En Europa, durante el siglo XVIII, mató y desfiguró a millones de personas.

En 1967, entre 10 y 15 millones de personas contrajeron la viruela, la Organización Mundial de la Salud lanzó una campaña mundial de erradicación basada en la vacunación, el último caso conocido ocurrió en Somalia en 1977 y se declaró erradicada en 1979.

La vacuna surgió hace 2.000 años de manera empírica, en Asia. Una técnica conocida como “viruelización” se basaba en infectar deliberadamente a la persona, introduciendo con aire a presión, costras de viruela, por la nariz y se notó que ellos contraían un tipo más benévolo de viruela y desarrollaban una inmunidad de por vida. Pero no fue sino en 1796, que el científico inglés Eduard Jenner, mostró que la inoculación de una variedad similar de la viruela, que está presente en las vacas, podría protegernos contra la enfermedad. El descubrimiento de Jenner fue clave para el posterior programa de vacunación, que resultó la única manera de combatir la enfermedad, ya que no hay ningún tratamiento efectivo para la viruela.

Gripe española

Causada probablemente por el virus de la gripe tipo A variedad H1N1 (Aun sin confirmación científica, se cree que este virus fue el resultado de la mutación de una cepa aviar originaria de China), se convirtió en la tercera más letal de la historia de la humanidad, Fue entre 1918-1919 y se estima que infectó a 500 millones de personas en todo el mundo, con 40-50 millones de muertes. La pandemia de gripe, o gripe española afectó en mayor proporción a los jóvenes y adultos, además de los animales, sobre todo a los perros y gatos domésticos.

Los síntomas más frecuentes eran fiebre, insuficiencia respiratoria y hemorragias especialmente en pulmones.

Si bien el nombre de esta pandemia es " gripe española" , lo cierto es que los primeros casos se registraron en Estados Unidos durante el último año de la Primera Guerra Mundial. La Historia cuenta que los soldados estadounidenses que desembarcaron en Europa habrían sido los portadores del virus.

El virus habría contaminado a todo el planeta y así lo establece el científico Johan Hultin quien viajó en 1997 hasta una localidad de Alaska, en busca de cadáveres enterrados y exhumó del suelo congelado el cuerpo de una mujer en perfecto estado de conservación, y buscó secuenciar el genoma del virus hallado en el pulmón que se había mantenido por casi 80 años

En 1957 en Asia oriental se produjo un nuevo brote que se expandió a casi todo el mundo y causó entre uno y dos millones de muertes. En 1968 en Hong Kong un "nuevo tipo de gripe" probablemente asociado al virus de la gripe española, produjo entre uno y cuatro millones de víctimas.

Gripe porcina

Su causa fue una nueva cepa de H1N1, producto de la combinación de los virus de las gripes aviar, porcina y humana el virus de la gripe H1N1. Se considera la segunda pandemia luego de la gripe española. El brote apareció en cerdos de una región del centro de México en 2009 y se extendió hasta el 2010. Se estima que entre el 11 y el 21% de la población mundial de entonces contrajo la enfermedad y causó 200.000 muertes.

El virus se disemina de persona a persona y los síntomas incluyen fiebre, tos, mialgias, artralgias, cefalea, fatiga, es decir síntomas muy parecidos a una gripe.

Existen algunas medicinas antivirales que se utilizan en el tratamiento, así como una vacuna que funciona mientras no exista una mutación del virus que le haga perder su eficacia.

Cólera

El cólera es una enfermedad que puede causar una grave diarrea acuosa aguda causada por la bacteria V. cholerae. La mayoría de las personas infectadas por V. cholerae no presentan síntomas, en los casos sintomáticos tienen síntomas leves a moderados, y una minoría presenta diarrea acuosa aguda con deshidratación grave.

Durante el siglo XIX, el cólera desde su reservorio original en la India. se propagó por todo el mundo. Se han registrado siete pandemias que mataron a millones de personas en todos los continentes. Entre 1817 y 1923 se produjeron las primeras seis pandemias de esta enfermedad en distintos puntos del continente asiático. La séptima comenzó en el sur de Asia en 1961, llegó a África en 1971 y a América en 1991.

En la actualidad, el cólera se considera una endemia y de acuerdo a datos de OMS cada año hay en el mundo entre 1,3 y 4 millones de casos de cólera, y entre 21 000 y 143 000 defunciones por esta causa.

Fiebre amarilla

La fiebre amarilla es causada por un virus propagado por el mosquito Aedes aegypti. Puede transcurrir desde una patología con fiebre leve y auto limitada hasta una enfermedad hemorrágica y hepática grave (con ictericia, por lo que toma el nombre de amarilla), con mortalidad de hasta el 50%.

La fiebre amarilla probablemente fue transmitida por primera vez a los humanos por primates en África, en los siglos XVI o XVII, llegó a América debido al tráfico de esclavos.

La primera epidemia confirmada de fiebre amarilla en América fue la de 1647 en Barbados. ​ ​ Se produjeron también epidemias en Filadelfia (Norteamérica) en 1793 y Barcelona (España) en 1821. ​ Durante el siglo XIX se produjeron importantes brotes en América y en Europa, calculando que habría causado entre 100.000-150.000 muertes

La última epidemia se produjo a principios de 2016 en Angola y la vecina República Democrática del Congo, con más de 4.000 casos sospechosos, de los cuales se han confirmado casi 1.000 y 400 muertes entre ambos países.

La profilaxis se realiza a través de una vacuna desarrollada en 1937, por Max Theiler, que es eficaz desde los 10 días hasta diez años después de administrada.

Ébola

El virus del Ébola es un género de virus de la familia Filoviridae que produce la denominada fiebre hemorrágica viral que afecta a los humanos y a primates. El nombre proviene del río Ébola (en la República Democrática del Congo, antigua Zaire), donde fue identificado por primera vez en 1976.

Los síntomas son fiebre, cefalea severa, odinofagia, debilidad general, dolor abdominal, diarrea y vómitos. En casos graves hay hemorragias internas y externas, fallo multiorgánico que puede llevar a la muerte. ​

El de 2014 fue el brote más generalizado de la enfermedad en la historia. Los primeros casos se registraron en Guinea en diciembre de 2013, y de allí se propagó a Liberia y Sierra Leona, La tasa de letalidad entre los pacientes hospitalizados llegó a ser de entre el 57 y el 59 por ciento con 11.300 muertes

El Síndrome Respiratorio Agudo Severo (SARS)

Es una enfermedad provocada por un coronavirus (el SARS-CoV). La forma de transmisión de la enfermedad podría ser principalmente a través del contacto directo entre las personas por inhalación de pequeñas gotas expelidas por una persona infectada cuando tose o estornuda, o a través de objetos contaminados con el virus.

Los síntomas principales son fiebre alta (>38 °C) y uno o más síntomas respiratorios, incluyendo tos, dificultad espiratoria , o un diagnóstico de neumonía .

El virus surgió en murciélagos que habitan en cuevas de la provincia de Yunnan en China y de allí pasó a los humanos. Entre noviembre de 2002 y julio de 2003, infectó a 8.098 personas en 17 países, aunque la mayoría de los casos se registraron en China y Hong Kong y provocó 770 muertes. En Guatemala se habría detectado una niña de 11 años de edad con SARS.

El 15 de marzo de 2003, la OMS anunció una alerta mundial, seguida por una alerta sanitaria de los Centros para el Control y la Prevención de las Enfermedades (CDC en inglés) de los Estados Unidos. No se han reportado nuevos casos desde 2004.

El Síndrome Respiratorio de Medio Oriente MERS

El virus del síndrome respiratorio por el coronavirus del Medio Oriente (MERS-CoV) es una cepa particular de coronavirus que no había sido identificada previamente en humanos. La causa de la infección se da tras la exposición a dromedarios, o productos animales (por ejemplo, mediante el consumo de leche cruda de camella).

El primer caso se encontró en junio de 2012 en un hombre de Arabia Saudita de 60 años que padecía una neumonía aguda, luego se reportaron dos muertes más en la región de Al Ahsa. Desde ahí se trasladó a varios países, principalmente de Medio Oriente, aunque también de otras regiones, como Corea del Sur, que tuvo un brote en 2015. Desde 2012 hasta el 30 de septiembre de 2019, el número total de casos de infección por MERS-CoV confirmados mediante pruebas de laboratorio que han sido notificados a la OMS a nivel mundial es de 2468, de los que 851 han sido mortales.

Entre el 1 y el 30 de septiembre de 2019, el Centro Nacional de Enlace para el RSI de Arabia Saudita notificó cuatro casos nuevos de infección por MERS-CoV confirmados mediante pruebas de laboratorio, uno de ellos mortal. Los casos se notificaron en las regiones de Al-Qassim (2 casos), Riad (1 caso) y Al-Ahsaa (1 caso).

El MERS-CoV cursa con síntomas respiratorios agudos que incluyen fiebre, dificultad respiratoria y causa síntomas más graves en personas inmunocomprometidos o con afecciones crónicas subyacentes como diabetes mellitus, insuficiencia renal o neumopatía crónica.

123 vistas

© 2019 Primera revista médica y de la salud ecuatoriana