top of page

Fármaco derivado de semillas de apio para el ACV

Actualizado: 1 abr 2023


Un estudio realizado por investigadores del Hospital Tiantan de Beijing de la Universidad Médica Capital y miembros de la facultad en el Centro Nacional de Investigación Clínica de China para Enfermedades Neurológicas en Beijing, y presentado en la International Stroke Conference (ISC) 2023: Resumen 90. Publicado el 2 de febrero de 2023, de la American Stroke Association, han sugerido que la butilftalida, un medicamento derivado de la semilla de apio, puede mejorar los resultados después de un accidente cerebrovascular isquémico agudo cuando se administra además de la trombólisis o el tratamiento endovascular.


La butilftalida está aprobada y disponible para su uso en China, donde se realizó el estudio. Sin embargo, el medicamento no ha sido aprobado para su uso por la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos.


Los investigadores han demostrado que los pacientes tratados con butilftalida tuvieron menos síntomas neurológicos graves y una mejor función 90 días después del accidente cerebrovascular en comparación con los que recibieron placebo. Los pacientes que recibieron butilftalida tenían síntomas neurológicos menos graves y un mejor estado de vida a los 90 días después del accidente cerebrovascular en comparación con los que recibieron el placebo. Si los resultados se confirman en otros ensayos, esto puede conducir a más opciones para tratar los accidentes cerebrovasculares causados por coágulos.


Los autores describen la butilftalida como un fármaco cerebroprotector que se extrajo originalmente de semillas de Apium graveolens. En China, estudios previos han demostrado que el fármaco tiene efectos cerebroprotectores en modelos animales de isquemia-reperfusión.


En este ensayo aleatorizado, doble ciego, controlado con placebo, los investigadores evaluaron si el tratamiento con butilftalida podría mejorar los resultados de 90 días para los adultos con accidente cerebrovascular isquémico agudo que recibieron activador del plasminógeno tisular recombinante intravenoso (tPA), tratamiento endovascular o ambos.


Los participantes fueron tratados en uno de los 59 centros médicos en China entre julio de 2018 y febrero de 2022. Aquellos que tenían síntomas mínimos de accidente cerebrovascular en su examen inicial, definido como una puntuación de 0 a 3 en la Escala de accidentes cerebrovasculares de los Institutos Nacionales de Salud (NIHSS), o tenían síntomas graves de accidente cerebrovascular, definidos como tener una puntuación de 26 o más en el NIHSS, fueron excluidos del estudio.


Junto con una intervención de revascularización inicial elegida por su médico, los participantes fueron seleccionados al azar para recibir butilftalida o un placebo diariamente durante 90 días. El medicamento se administró a través de inyecciones intravenosas diarias durante los primeros 14 días, después de lo cual los pacientes recibieron cápsulas orales durante 76 días.

El equipo de investigación definió los resultados como "favorables" si un paciente cayó en una de las siguientes categorías 90 días después del accidente cerebrovascular:

  • un accidente cerebrovascular inicialmente leve a moderado (NIHSS, 4–7) y sin síntomas después del tratamiento, definido como una puntuación de 0 en la Escala de Rankin Modificada (mRS), que mide la discapacidad y la dependencia;

  • un accidente cerebrovascular inicialmente moderado a grave (NIHSS, 8–14) y sin síntomas residuales o síntomas leves que no afecten la capacidad de realizar actividades rutinarias de la vida diaria sin ayuda (mRS, 0–1); o

  • un accidente cerebrovascular inicialmente grave a grave (NIHSS, 15–25) y sin síntomas restantes o una discapacidad leve que afecta algunas actividades, pero le permite a uno llevar a cabo la vida diaria sin ayuda (mRS, 0-2).


Los resultados secundarios incluyeron hemorragia intracraneal sintomática, accidente cerebrovascular recurrente y mortalidad.


Fueron incluidos 1216 participantes, 607 fueron asignados al grupo de tratamiento y 609 al grupo placebo. La edad promedio fue de 66 años, y el 68% eran hombres.


En general, los participantes en el grupo de butilftalida tuvieron un 70% más de probabilidades de tener un resultado favorable a los 90 días, en comparación con el grupo placebo. Los resultados favorables ocurrieron en 344 pacientes (56,7%) en el grupo de butilftalida, en comparación con 268 pacientes (44%) en el grupo placebo (odds ratio [OR], 1,70; IC 95%, 1,35 – 2,14; P < .001).


Además, el butilftalida mejoró la función de los pacientes que inicialmente recibieron tPA, los que recibieron tratamiento endovascular y los que recibieron tPA y tratamiento endovascular.


Los eventos secundarios, como el accidente cerebrovascular recurrente y la hemorragia intracraneal, no fueron significativamente diferentes entre los grupos de butilftalida y placebo.


Los investigadores notaron la necesidad de entender cómo funciona la butilftalida en el cerebro. Estudios en animales han sugerido varios mecanismos posibles, pero aún no está claro.


El siguiente paso debería ser investigar los mecanismos exactos de la butilftalida en humanos.


La investigación adicional debería evaluar el medicamento en otras poblaciones, anotaron los autores, particularmente porque el estudio involucró a participantes que recibieron tratamiento inicial con tPA, tratamiento endovascular o ambos. Los resultados pueden no ser generalizables a los pacientes con accidente cerebrovascular que reciben otros tratamientos o a poblaciones fuera de China.


Estos son resultados interesantes, pero es un estudio relativamente pequeño sobre una población bastante selecta en China. La butilftalida, un medicamento compuesto inicialmente a partir de semillas de apio, no está listo para su uso en el tratamiento estándar del accidente cerebrovascular, indicaron los expertos. Aunque la butilftalida se extrajo originalmente de las semillas de apio, los pacientes no la encontrarían disponible comercialmente.


El medicamento utilizado en este estudio no es lo mismo que los complementos de semillas de apio o extracto de semilla de apio, Los sobrevivientes de accidentes cerebrovasculares siempre deben consultar con su neurólogo o profesional de la salud sobre la dieta después de un accidente cerebrovascular, concluyeron los investigadores.


Bibliografía


  1. A.Wang: None. B.Jia: None. X.Zhang: None. Y.Wang: n/a. Z.Miao: None. Bast. 90 - Butylphthalide Improves Functional Outcome in Patients with Acute Ischemic Stroke Receiving Intravenous Thrombolysis and/or Endovascular Treatment in Comparison to Placebo. International Stroke Conference (ISC) 2023 de la American Stroke Association, Resumen 90. Publicado el 2 de febrero de 2023.


47 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Commentaires


bottom of page