Estatinas y progresión de la diabetes

Actualizado: 1 dic 2021


Según un análisis de cohorte emparejado de datos del Departamento de Asuntos de Veteranos, publicado en la versión online de JAMA Internal Medicine de 4 de octubre,¹ el uso de estatinas se asocia con una mayor probabilidad de progresión de la diabetes. Los pacientes con diabetes que tomaban estatinas tenían más probabilidades de comenzar a tomar insulina, volverse hiperglucémicos y desarrollar complicaciones glucémicas agudas, y era más probable que se les prescribieran medicamentos de más clases de hipoglucemiantes.


Aunque los ensayos controlados, aleatorizados y observacionales anteriores sugirieron un vínculo entre el uso de estatinas y la progresión de la diabetes, generalmente se basaron en medidas como la resistencia a la insulina, la hemoglobina A1c o los niveles de glucosa en sangre en ayunas, este estudio describe cambios en el control glucémico.


Las diferencias entre los niveles de glucosa en ayunas y los niveles de A1c fueron generalmente menores que las diferencias en la sensibilidad a la insulina. Pero la A1c y la glucosa en ayunas pueden subestimar un efecto potencial de las estatinas, ya que los médicos pueden aumentar la terapia antidiabética en respuesta a los cambios.


La sensibilidad a la insulina también rara vez se mide en entornos del mundo real. Este estudio tradujo los hallazgos informados sobre estudios académicos sobre el aumento de la resistencia a la insulina asociada con el uso de estatinas en artículos de investigación al lenguaje cotidiano de la atención al paciente. Es decir, los pacientes que toman estatinas pueden necesitar aumentar su terapia antidiabética y puede haber una mayor ocurrencia de eventos de diabetes no controlados, explicaron los autores.


Sin embargo, comentarios de expertos advirtieron sobre la interpretación excesiva de los hallazgos indicando que este es un estudio observacional y, por lo tanto, puede establecer asociación, pero no causalidad. Señalaron que es importante distinguir entre los que reciben estatinas como medida preventiva primaria contra la enfermedad cardiovascular y los que comienzan a tomar estatinas con enfermedad cardiovascular preexistente como prevención secundaria. Las estatinas son una clase terapéutica clave para la prevención secundaria, sus beneficios son muy importantes y se debe enfatizar que ningún paciente debe dejar de tomar sus estatinas.


El estudio es uno de los pocos que analiza el uso de estatinas y la progresión de la diabetes en pacientes que ya tienen diabetes, y el primero con un diseño de propensión coincidente, según Om Ganda, MD, médico senior y científico de investigación clínica en Joslin Diabetes Center y profesor asociado de medicina en la Escuela de Medicina de Harvard. Los resultados no deben disuadir a los médicos de prescribir y a los pacientes de aceptar estatinas. No se deben suspender las estatinas en personas con alto riesgo de enfermedad cardiovascular, incluso para la prevención primaria, ya que el riesgo de progresión de los niveles de glucosa es relativamente mucho más pequeño y manejable, en lugar de arriesgar eventos cardiovasculares al detener o no iniciar cuando lo indiquen las pautas actuales. Es posible que las estatinas puedan aumentar el riesgo de progresión de la diabetes al promover la resistencia a la insulina, y puedan reducir la función de las células beta, lo que a su vez podría reducir la secreción de insulina.


El estudio incluyó a 83.022 pares de usuarios de estatinas y controles emparejados, de los cuales el 95% eran hombres; 68,2% eran blancos; El 22% eran negros; 2.1% eran nativos americanos, de las islas del Pacífico o de Alaska; y el 0,8% eran asiáticos. La edad media fue de 60 años.


Alrededor del 56% de los usuarios de estatinas experimentaron progresión de la diabetes, en comparación con el 48% de los pacientes de control (razón de posibilidades, 1,37; p <0,001).


La progresión se definió como la intensificación de la terapia para la diabetes mediante un nuevo uso de insulina o un aumento en el número de clases de medicamentos, hiperglucemia crónica de nueva aparición o complicaciones agudas de la hiperglucemia.


La asociación se observó en las medidas de los componentes, incluido un mayor número de clases de medicamentos hipoglucemiantes (OR, 1,41; P <0,001), la frecuencia del nuevo uso de insulina (OR, 1,16; P <0,001), glucemia persistente (OR 1,13; p <0,001) y un nuevo diagnóstico de cetoacidosis o diabetes no controlada (OR 1,24; p <0,001).


También hubo una relación dosis-respuesta entre la intensidad de la medicación para reducir el colesterol LDL y la progresión de la diabetes.


Los hallazgos no necesariamente tienen un impacto clínico fuerte, pero los investigadores esperan que impulsen hacia una mayor personalización del tratamiento con estatinas. Los beneficios de las estatinas han sido bien estudiados, pero sus daños potenciales no han recibido la misma atención. Según los investigadores se espera aprender más acerca de qué poblaciones pueden beneficiarse más de la prevención primaria de enfermedades cardiovasculares, como las poblaciones mayores frente a las más jóvenes, los pacientes más sanos o enfermos y los que tienen diabetes bien controlada o no controlada. Responder a estas preguntas beneficiaría cientos de millones de pacientes y no se puede posponer.


Referencia


1. Ishak A. Mansi, Matthieu Chansard, Ildiko Lingvay, Song Zhang, Ethan A. Halm, Carlos A. Alvarez. Association of Statin Therapy Initiation With Diabetes ProgressionA Retrospective Matched-Cohort Study. JAMA Intern Med. Published online October 4, 2021. doi:10.1001/jamainternmed.2021.5714

38 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo