Dieta con baja carga glucémica


Un metaanálisis publicado en BMJ. de Ago,¹ concluye que una dieta rica en vegetales y baja en carbohidratos, conocida como la dieta de bajo índice glucémico, conlleva beneficios clínicamente importantes a personas con diabetes de tipo 2 y tipo 1, más allá de los que proporcionan los fármacos existentes, en comparación con una dieta de índice glucémico más alto.


Los investigadores pertenecientes al Departamento de Ciencias Nutricionales de la Facultad de Medicina de Temerty en la University of Toronto, en Ontario, Canadá, indican que, aunque los efectos son pequeños, lo cual no es sorprendente en estudios clínicos sobre nutrición, fueron mejoras clínicamente significativas, la certeza de sus efectos fue de moderada a alta.


El índice glucémico clasifica los alimentos en función de la rapidez con la que afectan los niveles de glucosa sanguínea.


Las frutas, verduras y cereales integrales tienen un índice glucémico bajo. También ayudan a regular los niveles de azúcar en la sangre. Tales alimentos se vinculan con una disminución del riesgo de cardiopatía en personas con diabetes.


La revisión identificó 27 estudios aleatorizados controlados, de los cuales el más reciente fue publicado en mayo de 2021, que incluyeron un total de 1.617 participantes adultos con diabetes de tipo 1 o 2. En los pacientes de estos estudios, la diabetes fue controlada moderadamente con fármacos antihiperglucemiantes o insulina. En todos los estudios incluidos se analizaron los efectos de una dieta de índice glucémico bajo o una dieta de baja carga glucémica para las personas con diabetes durante un periodo de 3 o más semanas. La mayoría de los pacientes en los estudios tenía sobrepeso u obesidad y en gran parte era de edad media.


El metanálisis amplía el número de desenlaces cardiometabólicos intermedios relevantes y evalúa la certeza de la evidencia utilizando el sistema GRADE (valoración, desarrollo y evaluación de la fortaleza de las recomendaciones).


Los datos disponibles proporcionan un buen indicio del posible beneficio en esta población y respaldan las recomendaciones existentes para la implementación de los patrones alimentarios con bajo índice glucémico en el control de la diabetes.


En general, en comparación con personas que consumían dietas con calificaciones de índice glucémico/carga glucémica más altas, en las que consumían dietas de carga glucémica más baja el control de la glucemia mejoró significativamente según se reflejó en el nivel de hemoglobina glucosilada, que fue el criterio principal de valoración del estudio (diferencia media: -0,31%; p < 0,001). Esto cumpliría el umbral de una reducción ≥ 0,3% en la hemoglobina glucosilada que propone la Agencia Europea de Medicamentos como clínicamente relevante para la reducción del riesgo de complicaciones diabéticas.

Los que consumían dietas hipoglucemiantes también mostraron mejoras en los criterios secundarios de valoración, tales como el nivel de glucosa en ayunas, que se redujo 0,36 mmol/l (-6,5 mg/dl), una reducción de 6% en el colesterol de lipoproteínas de baja densidad (-0,17 mmol/l) y una disminución de los niveles de triglicéridos (-0,09 mmol/l).


También tuvieron una mayor reducción marginal del peso corporal de -0,66 kg. El índice de masa corporal fue más bajo (-0,38) y se redujo la inflamación (proteína C reactiva: -0,41 mg/l; p < 0,05 para todos).


No se observaron diferencias significativas de los grupos en nivel de insulina en la sangre, colesterol de lipoproteínas de alta densidad, perímetro de la cintura o presión arterial.


Tres de los estudios demostraron que los participantes desarrollaron una preferencia por la dieta de bajo índice glucémico. En los últimos años ha aumentado el interés por las dietas de alimentos integrales a base de vegetales y hay más opciones, por ejemplo, para los productos derivados de legumbres.


Los autores han señalado que para determinar si estas pequeñas mejoras en los factores de riesgo cardiometabólico intermedios que se observan con las dietas con índice glucémico bajo se traducen en reducciones en enfermedades cardiovasculares, nefropatía y retinopatía de personas con diabetes, se necesitan estudios aleatorizados más grandes.


Los investigadores están evaluando el efecto de una dieta con índice glucémico bajo en la progresión de la ateroesclerosis, evaluada mediante resonancia magnética vascular durante 3 años.


Referencia


1. Chiavaroli L, Lee D, Ahmed A, Cheung A, y cols. Effect of low glycaemic index or load dietary patterns on glycaemic control and cardiometabolic risk factors in diabetes: systematic review and meta-analysis of randomised controlled trials. BMJ. 4 Ago 2021;374:n1651. doi: 10.1136/bmj.n1651. PMID: 34348965. Fuente


11 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo