Depresión resistente al tratamiento

Actualizado: 1 de oct de 2020


La depresión puede ocurrir en cualquier momento de la vida debido a varios factores causales, independientemente de las características individuales, como la edad, los antecedentes y el sexo. Aunque no hay causas definitivas, los pacientes con un pariente de primer grado que tiene un diagnóstico de trastorno depresivo mayor (MDD) tienen dos o tres veces más probabilidades de padecer el mismo.¹ El MDD es una afección de salud mental común que altera la calidad de vida de una persona, con síntomas graves que afectan negativamente los pensamientos, sentimientos e interés en las actividades habituales, como comer o trabajar. Un diagnóstico clínico de depresión requiere que los síntomas persistan diariamente durante al menos 2 semanas. Existen varias categorías de depresión, que incluyen depresión persistente, posparto, psicótica, estacional y resistente.² Se estima que casi el 25% de las personas tendrán una respuesta inadecuada al tratamiento de la depresión, lo que significa que son resistentes al tratamiento.³

La depresión resistente al tratamiento (TRD) es un área creciente de discusión entre investigadores y profesionales médicos. Los niveles de resistencia variables entre pacientes con TRD presentan dificultades para determinar un tratamiento efectivo para pacientes individuales. Actualmente, solo unas pocas opciones de tratamiento están aprobadas con una indicación de TRD; por lo tanto, las recomendaciones actuales de tratamiento incluyen regímenes de terapia oral reestructurados, psicoterapia y otras opciones. La alternativa de cambio continuo y/o combinación de antidepresivos requiere una amplia educación del paciente y asesoramiento sobre la administración adecuada y los posibles efectos secundarios. El uso de pautas y la respuesta individual de los pacientes son factores clave para encontrar un enfoque de tratamiento óptimo y gestionar eficazmente la TRD.⁴

Diagnóstico