Día Mundial de la Hipertensión Arterial


Hipertensión Arterial es la condición o estado en el cual, la persona presenta la presión arterial sistémica persistentemente elevada; es decir que, luego de varias mediciones, la presión arterial sistólica persiste en valores iguales o superiores a 140 mm Hg o la presión arterial diastólica se mantiene en valores iguales o superiores a los 90 mm Hg (OMS).¹

Una elevada presión arterial es un factor de riesgo importante para la discapacidad prematura y la mortalidad, contribuye directamente para el desarrollo de enfermedad cardíaca, accidente cerebrovascular e insuficiencia renal.² Los niveles elevados de presión arterial no suelen manifestarse con síntomas clínicos, por lo que la detección temprana de niveles por fuera de los rangos establecidos ayudaría a disminuir la frecuencia de eventos cardiovasculares en el futuro.³

El sobrepeso, el tabaquismo y la inactividad física, están fuertemente relacionados con un deterioro del estado general de salud y se encuentran entre los factores de riesgo modificables más importantes para las enfermedades crónicas y muerte prematura.⁴ Las modificaciones de estos factores como el aumento de los niveles de ejercicio, el menor peso corporal y el dejar de fumar, reducen significativamente los niveles de Tensión Arterial y las tasas de hipertensión. ⁵

Cuatro de cada diez adultos en el mundo padece hipertensión arterial. Esta proporción aumenta con la edad: mientras en el grupo etáreo de 20 a 40 la prevalencia de hipertensión arterial es del 10%, de los 50 a 60 años esta proporción se incrementa al 50%. Una de cada 5 personas presenta prehipertensión.¹

A pesar de la eficacia de los medicamentos disponibles para su tratamiento y del bajo costo para controlarla, existen bajas tasas de tratamiento y control de la enfermedad en pacientes diagnosticados. Los estudios muestran que 1 de cada tres personas hipertensas no logran mantener sus cifras por debajo de 140/90, con graves consecuencias para la salud de hombres y mujeres. Una presión arterial igual o superior a 140/90 eleva el riesgo de tener un infarto al corazón y un accidente cerebrovascular que son las primeras causas de muerte en todo el mundo. También puede provocar enfermedad arterial periférica, insuficiencia renal, así como ceguera, e insuficiencia cardíaca. Los riesgos son aún mayores para quienes fuman o tienen obesidad o diabetes.¹

El problema se agrava aún más si casi la mitad de las personas con hipertensión no está diagnosticada. La hipertensión generalmente no da síntomas, por eso es necesario que todos los adultos midan su presión arterial con regularidad y conozcan sus cifras. La hipertensión arterial es un problema de salud que afecta a más del 25-30% de la población, de los cuales un número importante de personas no están tratadas y de aquellas que reciben tratamiento más del 50% no tienen las cifras de tensión controladas.¹

Las personas con diabetes son un grupo con mayor riesgo de presentar hipertensión arterial. Más del 80% de los sujetos con diabetes tipo 2 tienen hipertensión. La diabetes es un importante factor de riesgo de enfermedades cardiovasculares, su asociación con hipertensión claramente multiplica este riesgo, por lo que se recomienda que los valores de tensión arterial sean inferiores a los de las población no diabética y deben estar por debajo de 130/80 mmHg.¹

La dieta adecuada, baja en sal, la pérdida del exceso de peso y la realización frecuente de ejercicio físico son fundamentales para el correcto control de la tensión arterial, así como de la diabetes.

"Conozca sus cifras de presión arterial" sigue siendo el lema del Día Mundial de la Hipertensión, que desde el 2013 y hasta el 2018 ha sido concertado por la Liga Mundial de Hipertensión (WHL) y la Sociedad Internacional de Hipertensión (ISH), con el propósito de incrementar la conciencia ciudadana en todas las poblaciones del mundo alrededor de la hipertensión arterial, a fin de que cada persona adulta conozca los valores de sus cifras de presión arterial y sepa concluir si dichos valores se encuentran en el rango normal o si por el contrario, están elevados.

Cada 17 de mayo se conmemora el Día Mundial de la Hipertensión con la finalidad de promover la concienciación y los esfuerzos para prevenir, diagnosticar y controlar la hipertensión arterial, condición que constituye el principal factor de riesgo para padecer enfermedades cardiovasculares.

En la actualidad, la hipertensión arterial (HTA) es la enfermedad crónica no transmisible más común a nivel mundial,³ se estima que causa 7,5 millones de muertes en todo el mundo, alrededor de 12,8% del total de muertes por cualquier causa.¹

El Ecuador tiene la mayor prevalencia de hipertensión Arterial en América Latina y la primera causa de muerte es la enfermedad cardiovascular secundaria. Según datos de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición, la prevalencia de hipertensión es de 38 a 45%, sin embargo, solo la mitad de la población tiene conocimiento de tener esta enfermedad y recibe tratamiento y menos del 10 por ciento tienen su presión controlada.⁷ Según el mismo estudio la población mayor a 10 años es pre hipertensa (3.187.665 personas) y 717.569 personas en edades entre 10 a 59 años padecen ya de hipertensión arterial.⁸ Según datos de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición Ecuador (ENSANUT-ECU) el porcentaje de pre hipertensión en la población entre 10 a 17 años llega a un 14.2% (21% en el subgrupo de 14 a 17 años), estos valores aumentan a 26.5% en el grupo de 18 a 19 años.⁶ Estos datos evidencian que los niveles de presión arterial aumentan con la edad. ⁶

En el 2013 la prevalencia de hipertensión arterial en la población de 18 a 59 años fue de 9.5%, 7.5% en mujeres y 11.2% en hombres, la prevalencia de hipertensión en adultos de 60 años y más fue de 44.4%. En la provincia de Esmeraldas se estableció que el 36% de población general mayor de 18 años tenía hipertensión y 46% de la población negra. ⁸

En un estudio realizado por Ruano C. y cols. en 883 estudiantes universitarios, con un rango de edad de 17 a 25 años, la prevalencia de HTA fue de 15.2% (IDF) y de 3.7% (JNC 7), y la prevalencia de pre hipertensión de 33.9% con predomino del sexo masculino. El 15.2% (n=134) de la población presentó una TA >130/85, el 9.51% (n=84) tuvo elevación de la TA sistólica mientras que la TA diastólica estuvo elevada en el 9.1% (n=81). ⁹



Referencias

1. World Health Organization. A global brief on hypertension. Silent killer, global public health crisis. Geneva 2013. Available from: http://apps.who.int/iris/bitstream/10665/79059/1/WHO_DCO_WHD_2013.2_eng.pdf? ua=1 (16 January 2014, date last accessed).

2. Chobanian AV, Bakris GL, Black HR, Cushman WC, Green LA, Izzo Jr JL, et al., and the National High Blood Pressure Education Program Cordinating Committee. The Seven Report of the Joint National Committee on Prevention, Detection, Evaluation and Treatment of High Blood Pressure: The JNC 7 Report. JAMA. 2003; 289(19):2560-2571.

3. Fuentes OM, Alonso EC, Bárbara B, Rodríguez C, Martínez MP. Morbilidad oculta por hipertensión arterial en adolescentes. Revista de Ciencias Médicas de La Habana. 2014; 20(3).

4. Strong K, Mathers C, Leeder S, Beaglehole R. Preventing chronic disease: how many lives can we save? Lancet 2005; 366(9496): 1578-82.

5. Kokkinos PF, Giannelou A, Manolis A, Pittaras A. Physical activity in the prevention and management of high blood pressure. Hellenic J Cardiol 2009; 50(1): 52-9.

6. Encuesta Nacional de Salud y Nutrición ENSANUT. Ministerio de Salud Pública de la República del Ecuador. 201-2013

7. Cervantes, J. (3 de Junio de 2017). Infomed. Obtenido de Infomed: http://temas.sld.cu/hipertension/tag/ecuador/

8. Freire, W. (2013). Encuesta Nacional de Salud. Ministerio de Salud Publica, 473.

9. Ruano Nieto CI, Melo Perez JD, Mogrovejo Freire LE, De Paula Morales KR, Espinoza Romero CV (2015) Hypertension and Cardiovascular Risk Factors in Young University Students from Quito, Ecuador. Arch Clin Hypertens 1(1): 005-009.

5 vistas

© 2019 Primera revista médica y de la salud ecuatoriana