Día Mundial contra el Cáncer

Actualizado: mar 1


El 4 de febrero de cada año se celebra el Día Mundial Contra el Cáncer, conmemora la lucha constante que han tenido diversas organizaciones a nivel mundial en contra de esta enfermedad.


El día fue establecido por la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Centro de Investigaciones sobre el Cáncer (CIIC) y la Unión Internacional contra el Cáncer (UICC). El principal objetivo de la conmemoración es fomentar y fortalecer todas las medidas que estén destinadas a la reducción de la presencia del cáncer en todos sus tipos. Dichas medidas están más enfocadas principalmente hacia los países de ingresos económicos bajos y medios. En estos países las tasas de muerte por cáncer son las más elevadas del mundo (aproximadamente un 70% de la tasa global).


La OPS se une a este esfuerzo con un llamado a que todo el mundo, a nivel colectivo e individual, se comprometa a fortalecer las acciones dirigidas a reducir el impacto del cáncer. Esto puede lograrse mediante la reducción de los factores de riesgo para el cáncer, impulsando el tamizaje y detección del cáncer en etapas tempranas y la mejora en el acceso al diagnóstico, tratamiento adecuado y cuidados paliativos.


La Organización Mundial de la Salud (OMS) destaca la necesidad de aumentar los servicios de tratamiento del cáncer en los países de ingresos bajos y medianos. La OMS advierte que, de continuar las tendencias actuales, habrá un aumento de 60% de los casos de cáncer en el mundo en el transcurso de los próximos dos decenios. El aumento mayor (81%) en el número de casos nuevos tendrá lugar en los países de ingresos bajos y medianos, donde las tasas de supervivencia actualmente son las más bajas.


Esto se debe en gran medida a que dichos países han dedicado sus limitados recursos en el ámbito de la salud a la lucha contra las enfermedades infecciosas y al mejoramiento de la salud materno infantil, al tiempo que los sistemas de salud no cuentan con la capacidad para la prevención, el tamizaje, el diagnóstico y el tratamiento adecuados de las personas con cáncer. En el 2019, más de 90% de los países de ingresos altos informaron que disponían de sistemas integrales de tratamiento para el cáncer en el sistema de salud pública, en tanto que menos de 15% de los países de ingresos bajos cuentan con esos sistemas.


El doctor Tedros Adhanom Ghebreyesus, Director General de la OMS, ha indicado que “Es una llamada de alerta para que todos enfrentemos esas desigualdades inadmisibles entre países ricos y pobres que aún persisten en los servicios para tratamiento del cáncer”, “Si las personas tienen acceso a la atención primaria y luego a los sistemas de derivación, es posible detectar temprano el cáncer, tratarlo eficazmente y curarlo. El cáncer no debería ser una pena de muerte para nadie, en ninguna parte del mundo”


La OMS y su Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer (CIIC) publicarán dos informes coordinados en respuesta a las solicitudes de los gobiernos de intensificar la investigación acerca del alcance y las posibles opciones programáticas y de política con miras a mejorar el control del cáncer.


“Por lo menos 7 millones de vidas podrían salvarse a lo largo del próximo decenio, si se determina el enfoque científico más apropiado según la situación del país, se sustentan las respuestas firmes ante el cáncer en la cobertura universal de salud y se moviliza a los diversos interesados para que colaboren”, explicó el doctor Ren Minghui, Subdirector General de Cobertura de Salud Universal/ Enfermedades Transmisibles y No Transmisibles, de la OMS.

La OMS destaca una amplia gama de intervenciones comprobadas para prevenir los nuevos casos de cáncer. Entre ellas se encuentran el control del consumo de tabaco (causante de 25% de las muertes por cáncer), la vacunación contra la hepatitis B para prevenir el cáncer hepático, la eliminación del cáncer cervicouterino mediante la vacunación contra el virus del papiloma humano (VPH), el tamizaje y tratamiento, la ejecución de intervenciones de tratamiento del cáncer de gran impacto, que representen una buena inversión, y la garantía del acceso a cuidados paliativos, como alivio del dolor.


“En los últimos 50 años hemos observado enormes adelantos en la investigación sobre la prevención y el tratamiento del cáncer”, explica la doctora Elisabete Weiderpass, Directora del CIIC. “Las muertes por cáncer han disminuido. Los países de ingresos altos han adoptado programas de prevención, diagnóstico temprano y tamizaje que, unidos a los tratamientos mejorados, contribuyeron a una reducción de 21% de las muertes prematuras entre el 2000 y el 2015. Sin embargo, en los países de ingresos bajos la reducción de esas muertes fue de apenas 6%. Tenemos que lograr que todos se beneficien de la misma manera”.


El reto estribará en que los países seleccionen tratamientos que equilibren las diversas consideraciones, entre otras, el costo, la factibilidad y la eficacia. Será importante recordar que los tratamientos más nuevos podrían tener solo beneficios marginales con respecto a los medicamentos más antiguos, sumamente eficaces, eficaces en función de los costos y más asequibles por no estar sujetos a los requisitos de las patentes.


“En la Región de las Américas, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) está trabajando para aumentar el acceso a los medicamentos esenciales de tratamiento del cáncer a través de su Fondo Estratégico”, dijo la Directora de la OPS, doctora Carissa Etienne. Este Fondo es un mecanismo conjunto de compras que los países pueden utilizar para la adquisición de medicamentos esenciales de alta calidad y costoefectivos, incluso para el tratamiento de cáncer.


En la Región de las Americas, el cáncer es la segunda causa de muerte. Se estima que 3,8 millones de personas fueron diagnosticadas en 2018 y 1,4 millones muerieron por esta enfermedad. Aproximadamente, el 57% de los nuevos casos de cáncer y el 47% de las muertes ocurren en personas de 69 años de edad o más jóvenes, cuando se encuentran en lo mejor de sus vidas.


Los tipos de cáncer diagnosticados con mayor frecuencia entre los hombres son: próstata (21,7%), pulmón (9,5%), colorrectal (8%), vejiga (4,6%) y estómago (2,9%). Entre las mujeres, los tipos de cáncer con mayor incidencia son: mama (25,2%), pulmón (8,5%), colorrectal (8,2%), tiroides (5,4 %) y cervicouterino (3,9%)


Los tipos de cáncer que causan más muertes entre los hombres son: pulmón (19,6%), próstata (12,1%), colorrectal (9,3%), hígado (6%) y estómago (5,4%). En las mujeres son: pulmón (17,4%), mama (15,1%), colorrectal (9,5%) y cervicouterino (5.2%).


La carga del cáncer se puede reducir mediante la implementación de estrategias basadas en la evidencia para su prevención, tamizaje, detección temprana, tratamiento y también para mejorar el acceso a los cuidados paliativos. Los factores de riesgo modificables más comunes para el cáncer, son compartidos con los de otras enfermedades no transmisibles, e incluyen:

  • El consumo de tabaco

  • Baja ingesta de frutas y verduras

  • El uso nocivo de alcohol

  • Falta de actividad física


Algunos de los factores de riesgo específicos para cáncer incluyen las infecciones crónicas del virus del papiloma humano (VPH) -para cáncer cervicouterino-, hepatitis B y C - para cáncer de hígado- y H. pylori -para cáncer de estómago.


Se estima que del 30 al 40 por ciento de los cánceres se pueden prevenir al reducir la exposición a estos factores de riesgo. Las políticas de salud pública se pueden implementar para respaldar la elección individual de estilos de vida saludables, convirtiéndolas en la opción más fácil. Muchos otros tipos de cáncer, especialmente el cervicouterino, el de mama y el cáncer colorrectal, pueden detectarse temprano y tratarse eficazmente a través de programas organizados de tamizaje y detección temprana ligados al acceso de un tratamiento oportuno.


6 vistas0 comentarios