Cuáles son las causas del cáncer

Actualizado: 1 mar


Especialistas en Oncología estiman que alrededor de 40% de los cánceres pueden explicarse por factores de riesgo conocidos, a menudo modificables.¹ El tabaquismo y la obesidad representan los factores principales, aunque una serie de otros factores (mutaciones de la línea germinal, alcohol, infecciones o contaminantes ambientales como el asbesto) también contribuyen al riesgo de cáncer.²


Pero ¿qué pasa con el restante 60% de los cánceres? Un nuevo análisis sugiere que, aunque muchos de estos casos probablemente tengan un componente de estilo de vida o ambiental subyacente, los expertos aún no comprenden completamente su historia de origen,³ tomando en cuenta que, inclusive, un número pequeño pero significativo puede deberse simplemente al azar.


A continuación, describimos lo que los expertos sospechan que podrían ser los causantes faltantes y por qué pueden ser tan difíciles de confirmar.


Posibilidad 1: los factores de riesgo conocidos.


Para ciertos factores, se puede trazar una línea recta hacia el cáncer. Tomemos el caso de fumar, por ejemplo. Décadas de investigación han ayudado a los científicos a delinear claramente los efectos cancerígenos del tabaco. Los investigadores han identificado un conjunto único de mutaciones en los tumores de los fumadores que se pueden ver cuando las células cultivadas se exponen a los carcinógenos presentes en el tabaco.⁴′ ⁵


Los expertos han podido recopilar datos sólidos de estudios epidemiológicos sobre la prevalencia del tabaquismo, así como sus riesgos asociados al cáncer y la muerte, en gran parte porque la exposición al tabaco durante toda la vida de un individuo es bastante fácil de medir.⁶


La evidencia para el tabaquismo es consistente.¹


Para otros factores de riesgo conocidos, como la obesidad y la contaminación del aire, quedan muchas más preguntas que respuestas, debido a las limitaciones en la forma en que se miden estos factores, por lo que es probable que se estén minimizando sus efectos.


En la obesidad, el exceso de peso corporal se asocia con un mayor riesgo de al menos 13 cánceres. Aunque las estimaciones de riesgo varían según el estudio y el tipo de cáncer, según un estudio de 2012, el sobrepeso o la obesidad eran responsables de aproximadamente 4% de todos los cánceres en todo el mundo: 1% en los países de bajos ingresos y hasta 8% en los países de altos ingresos.⁷⁻⁹


Los expertos indican que se ha subestimado el efecto de la obesidad sobre el cáncer. Una razón clave es que la mayoría de los estudios usan el índice de masa corporal (IMC) para determinar si alguien tiene sobrepeso u obesidad, pero el índice de masa corporal es una mala medida de la grasa corporal. El índice de masa corporal no diferencia entre grasa y músculo, lo que significa que dos personas con la misma altura y peso pueden tener el mismo índice de masa corporal, incluso si uno es un deportista que come carnes magras y verduras mientras que el otro lleva una vida sedentaria y consume grandes cantidades de alimentos procesados y alcohol. Los estudios a menudo solo calculan el índice de masa corporal de una persona una vez, y una sola medición no puede decirle cómo ha fluctuado el peso de una persona en los últimos años o en las diferentes etapas de su vida. Sin embargo, análisis recientes sugieren que el estado de obesidad a lo largo del tiempo puede ser más relevante para el riesgo de cáncer que las medidas puntuales.¹⁰


En la actualidad, muchos estudios sugieren que las alteraciones de la microbiota intestinal y los niveles altos de insulina en sangre, que a menudo se observan en personas con sobrepeso u obesidad, pueden aumentar el riesgo de cáncer y acelerar el crecimiento de los tumores.¹¹′ ¹²


Cuando se consideran estos factores adicionales, el impacto del exceso de grasa corporal puede, en última instancia, desempeñar un papel mucho más importante en el riesgo de cáncer. De hecho, si se estiman los efectos de la obesidad correctamente, en algún momento podría convertirse en la principal causa de cáncer.¹


Posibilidad 2: los factores ambientales o de estilo de vida


Los investigadores han asociado muchas sustancias que consumimos o a las que estamos expuestos en nuestra vida diaria (contaminación del aire, toxinas de desechos industriales y alimentos altamente procesados) con el cáncer.¹³ Pero el alcance o la contribución de los posibles carcinógenos en nuestro entorno, en particular los que se encuentran en casi todas partes en niveles bajos, aún se desconoce en gran medida. Una simple razón es que los efectos de muchas de estas sustancias siguen siendo difíciles de evaluar. Por ejemplo, es mucho más difícil estudiar el impacto de los contaminantes que se encuentran en los alimentos o el agua, en los que una población determinada compartirá niveles de exposición similares, frente al tabaco, donde es posible comparar a una persona que fuma un paquete de cigarrillos al día con una persona que no fuma. Hay muchas causas que probablemente no se conocen porque todo el mundo ha estado expuesto. Por otro lado, algunas sustancias cancerígenas a las que las personas se exponen durante períodos limitados pueden pasarse por alto si no se realizan estudios en el momento de la exposición.


Investigadores han descubierto que muchos carcinógenos no causan mutaciones específicas en el ADN de una célula; más bien, los estudios sugieren que la mayoría de los carcinógenos conducen a cambios en las células que promueven el cáncer, como la inflamación.¹⁴′ ¹⁵


Es necesario determinar cómo los carcinógenos potenciales están causando cáncer. En lugar de provocar mutaciones, los carcinógenos potenciales pueden utilizar un mecanismo completamente diferente, por ejemplo, cuando la inflamación se vuelve crónica, puede provocar una cascada de eventos que finalmente conducen al cáncer.¹⁵


Adicionalmente, no se conoce a ciencia cierta sobre las causas de los cánceres en los países de ingresos bajos y medios, existe falta de estudios epidemiológicos sólidos en Latinoamérica, África y partes de Asia. La mayor parte de la investigación se ha realizado en países de ingresos altos, como Estados Unidos, Australia y partes de Europa.


Posibilidad 3: algunos cánceres ocurren por casualidad


Cuando se trata del riesgo de cáncer, es posible que esté en juego un elemento de probabilidad.


El cáncer puede ocurrir en personas que tienen muy poca exposición a carcinógenos conocidos o que no tienen antecedentes familiares de cáncer.


Es conocido que hay personas que contraen cáncer y comen dietas muy saludables, nunca tuvieron sobrepeso y nunca fumaron, pero así mismo hay personas que no contraen cáncer.


Qué porcentaje de canceres pueden ser atribuibles al azar. Un estudio de 2017 publicado en Science sugirió que, según la tasa de renovación celular en los tejidos sanos del pulmón, el páncreas y otras partes del cuerpo, solo alrededor de un tercio de los cánceres podrían estar relacionados con factores ambientales o genéticos.¹⁶ El resto, afirmaron los autores, se debió a mutaciones aleatorias que se acumularon en el ADN de una persona, en otras palabras, mala suerte.


Ese estudio provocó muchas críticas de los científicos que señalaron serias fallas en el trabajo que llevaron a los investigadores a sobrestimar significativamente la proporción de cánceres relacionados con el azar.


La proporción real de cánceres que ocurren por casualidad es mucho menor, si se observan las comparaciones internacionales de las tasas de cáncer y toman una estimación conservadora, quizás 10% o 15% de los cánceres son realmente por azar.


Si algunos cánceres se deben a la mala suerte o a factores de riesgo no descubiertos, sigue siendo una pregunta sin resolver.


Pero la conclusión es que muchas causas desconocidas de cáncer probablemente estén relacionadas con el medio ambiente o el estilo de vida, lo que significa que, en teoría, pueden modificarse, incluso prevenirse.


La buena noticia es que, en lo que respecta a la prevención, hay muchas formas de modificar los comportamientos, como consumir menos carnes procesadas, dar un paseo diario o vacunarnos contra los virus que causan el cáncer, para mejorar nuestras posibilidades de vivir sin cáncer.


Y a medida que los científicos comprendan mejor las causas del cáncer, las posibilidades de prevención aumentarán. Hay un crecimiento lento y constante en el conocimiento que está reduciendo el riesgo general de cáncer, nunca se va a eliminar el cáncer, pero se puede controlarlo como una enfermedad.¹


Referencias

  1. Brennan P, Smith GD. Identifying Novel Causes of Cancers to Enhance Cancer Prevention: New Strategies are Needed. J Natl Cancer Inst. 8 Nov 2021:djab204. doi: 10.1093/jnci/djab204. PMID: 34743211. Fuente

  2. Secretan B, Straif K, Baan R, Grosse Y, y cols; WHO International Agency for Research on Cancer Monograph Working Group. A review of human carcinogens--Part E: tobacco, areca nut, alcohol, coal smoke, and salted fish. Lancet Oncol. Nov 2009;10(11):1033-4. doi: 10.1016/s1470-2045(09)70326-2. PMID: 19891056. Fuente

  3. Brennan P, Smith GD. Identifying Novel Causes of Cancers to Enhance Cancer Prevention: New Strategies are Needed. J Natl Cancer Inst. 8 Nov 2021:djab204. doi: 10.1093/jnci/djab204. PMID: 34743211. Fuente

  4. Blackford A, Parmigiani G, Kensler TW, Wolfgang C, y cols. Genetic mutations associated with cigarette smoking in pancreatic cancer. Cancer Res. 15 Abr 2009;69(8):3681-8. doi: 10.1158/0008-5472.CAN-09-0015. PMID: 19351817. Fuente

  5. 5. Gibbons DL, Byers LA, Kurie JM. Smoking, p53 mutation, and lung cancer. Mol Cancer Res. Ene 2014;12(1):3-13. doi: 10.1158/1541-7786.MCR-13-0539. PMID: 24442106. Fuente

  6. Thun MJ, Henley SJ, Calle EE. Tobacco use and cancer: an epidemiologic perspective for geneticists. Oncogene. 21 Oct 2002;21(48):7307-25. doi: 10.1038/sj.onc.1205807. PMID: 12379875. Fuente

  7. Steele CB, Thomas CC, Henley SJ, Massetti GM, Galuska DA, Agurs-Collins T, Puckett M, Richardson LC. Vital Signs: Trends in Incidence of Cancers Associated with Overweight and Obesity - United States, 2005-2014. MMWR Morb Mortal Wkly Rep. 3 Oct 2017;66(39):1052-1058. doi: 10.15585/mmwr.mm6639e1. PMID: 28981482. Fuente

  8. Sung H, Siegel RL, Torre LA, Pearson-Stuttard J, y cols A. Global patterns in excess body weight and the associated cancer burden. CA Cancer J Clin. Mar 2019;69(2):88-112. doi: 10.3322/caac.21499. PMID: 30548482. Fuente

  9. Pearson-Stuttard J, Zhou B, Kontis V, Bentham J, y cols. Worldwide burden of cancer attributable to diabetes and high body-mass index: a comparative risk assessment. Lancet Diabetes Endocrinol. Feb 2018;6(2):95-104. doi: 10.1016/S2213-8587(17)30366-2. Retraction in: Lancet Diabetes Endocrinol. Jun 2018;6(6):437. Corrected and republished in: Lancet Diabetes Endocrinol. Jun 2018;6(6):e6-e15. PMID: 29195904. Fuente

  10. Mariosa D, Carreras-Torres R, Martin RM, Johansson M, Brennan P. Commentary: What can Mendelian randomization tell us about causes of cancer? Int J Epidemiol. 1 Jun 2019;48(3):816-821. doi: 10.1093/ije/dyz151. PMID: 31503317. Fuente

  11. Rogers CJ, Prabhu KS, Vijay-Kumar M. The microbiome and obesity-an established risk for certain types of cancer. Cancer J. May-Jun 2014;20(3):176-80. doi: 10.1097/PPO.0000000000000049. PMID: 24855004. Fuente

  12. Gallagher EJ, LeRoith D. Hyperinsulinaemia in cancer. Nat Rev Cancer. Nov 2020;20(11):629-644. doi: 10.1038/s41568-020-0295-5. PMID: 32908223. Fuente

  13. Loomis D, Guha N, Hall AL, Straif K. Identifying occupational carcinogens: an update from the IARC Monographs. Occup Environ Med. Ago 2018;75(8):593-603. doi: 10.1136/oemed-2017-104944. PMID: 29769352. Fuente

  14. Riva L, Pandiri AR, Li YR, Droop A, y cols. The mutational signature profile of known and suspected human carcinogens in mice. Nat Genet. Nov 2020;52(11):1189-1197. doi: 10.1038/s41588-020-0692-4. PMID: 32989322. Fuente

  15. Zhao H, Wu L, Yan G, Chen Y, y cols. Inflammation and tumor progression: signaling pathways and targeted intervention. Signal Transduct Target Ther. 12 Jul 2021;6(1):263. doi: 10.1038/s41392-021-00658-5. PMID: 34248142. Fuente

  16. Tomasetti C, Li L, Vogelstein B. Stem cell divisions, somatic mutations, cancer etiology, and cancer prevention. Science. 24 Mar 2017;355(6331):1330-1334. doi: 10.1126/science.aaf9011. PMID: 28336671. Fuente


52 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo