top of page

Ayuno intermitente se relaciona con mayor riesgo de muerte por ECV


Un estudio, cuyos resultados (Resumen P192) se presentaron el 18 de marzo en la revista Epidemiology and Prevention de la Asociación Americana del Corazón (AHA, por sus siglas en inglés), Sesiones Científicas de Estilo de Vida y Salud Cardiometabólica 2024, plantea una nota de advertencia sobre la alimentación restringida en el tiempo (TRE, por sus siglas en inglés), un tipo de ayuno intermitente que está ganando popularidad.

 

El análisis observacional de más de 20.000 adultos estadounidenses mostró que aquellos que limitaban su alimentación a un período de menos de 8 horas al día tenían un mayor riesgo de mortalidad cardiovascular en comparación con sus compañeros que comían durante las típicas 12-16 horas al día. Este fue el caso de la muestra global y de aquellos con enfermedad cardiovascular (ECV) o cáncer.

 

El Dr. Victor Wenze Zhong, autor principal, advirtió que los hallazgos requieren replicación ya que no podemos demostrar que la TRE de 8 horas cause muerte cardiovascular en este estudio observacional. Sin embargo, es importante que los pacientes, en particular aquellos con afecciones cardíacas o cáncer existentes, sean conscientes de la asociación positiva entre una ventana de alimentación de 8 horas y la muerte cardiovascular.

 

Ensayos controlados aleatorios a corto plazo han sugerido que la TRE de 8 horas puede mejorar los perfiles de riesgo cardiometabólico, pero se desconocen los posibles efectos a largo plazo de este patrón de alimentación.

 

La observación de que la TRE puede tener beneficios a corto plazo, pero efectos adversos a largo plazo, es interesante, necesita más estudios.

 

Los investigadores analizaron datos sobre los patrones dietéticos de 20,078 adultos (edad promedio, 48 años; 50 por ciento hombres; 73 por ciento blancos no hispanos) que participaron en las Encuestas Nacionales de Examen de Salud y Nutrición (NHANES, por sus siglas en inglés) de 2003 a 2018. Todos ellos completaron dos cuestionarios de recordatorio dietético de 24 horas dentro del primer año de inscripción. Las muertes hasta finales de 2019 se determinaron a través del Índice Nacional de Defunciones.

 

Durante una mediana de seguimiento de 8 años, hubo 2797 muertes por cualquier causa, incluidas 840 muertes CV y 643 muertes por cáncer.

 

En la muestra general, en comparación con una duración de la alimentación de 12 a 16 horas, la TRE de 8 horas se asoció significativamente con un mayor riesgo de mortalidad CV (cociente de riesgos instantáneos [CRI], 1,91; IC 95 %, 1,20-3,03).

 

Esta asociación también se observó en adultos con ECV (CRI, 2,07; IC 95%, 1,14-3,78) y adultos con cáncer (CRI, 3,04; IC 95%, 1,44-6,41).

 

Otras duraciones de la comida no se asociaron con la mortalidad CV, excepto la duración de la comida de 8 a menos de 10 horas en las personas con ECV (CRI, 1,66; IC 95%, 1,03-2,67).

No se encontraron relaciones significativas entre la duración de la comida y la mortalidad por todas las causas o por cáncer en la muestra general y en las submuestras de ECV y cáncer, excepto que la duración de la comida de más de 16 horas se relacionó con un riesgo más bajo de mortalidad por cáncer en las personas con cáncer (CRI, 0,47; IC 95 %, 0,23-0,95).

 

Los investigadores observaron que las personas que restringieron la alimentación a un período de menos de 8 horas por día tenían menos masa muscular magra en comparación con aquellas con una duración típica de alimentación de 12 a 16 horas. La pérdida de masa corporal magra se ha relacionado con un mayor riesgo de mortalidad cardiovascular.

 

Según la evidencia hasta ahora, centrarse en lo que las personas comen parece ser más importante que centrarse en el momento en que comen.

 

Hay ciertos enfoques dietéticos con beneficios convincentes para la salud para elegir, como la dieta DASH y la dieta mediterránea. El ayuno intermitente es sin duda un concepto interesante y en el que se están investigando con fuerza los posibles mecanismos que subyacen a las mejoras en los estudios de resultados cortos y los estudios preclínicos en animales, señalaron los expertos.

 

Los investigadores señalaron que es necesario una investigación más rigurosa antes de hacer recomendaciones clínicas.

 

8 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page