top of page

Análisis de orina predice el cáncer de vejiga

Actualizado: 31 may 2023


Un equipo internacional de investigadores afirma que una simple prueba de orina para detectar mutaciones genéticas en el ADN derivado de la orina puede predecir el cáncer urotelial hasta 12 años antes de que los pacientes desarrollen síntomas.¹


Los especialistas señalan que la prueba, si se valida en estudios adicionales, tiene el potencial de servir como una herramienta de detección de cáncer para personas con riesgo elevado de cáncer de vejiga debido a la genética, el tabaquismo o por exposiciones ambientales a carcinógenos conocidos, y podría ayudar a reducir la frecuencia de cistoscopias innecesarias.


La prueba se realizó utilizando un ensayo de secuenciación de próxima generación (UroAmp, Convergent Genomics, con sede en San Francisco, California) que identifica mutaciones en 60 genes asociados con el cáncer de vejiga. Una investigación reportada en el Congreso de la Asociación Europea de Urología (EAU) describió el modelo de detección que se centró en 10 genes clave cubiertos en el ensayo.


En cohortes de entrenamiento y validación, la prueba de perfil genómico integral urinaria (uCGP) predijo con precisión el cáncer de vejiga futuro en el 66% de las muestras de orina de los pacientes, incluidas algunas que se habían recolectado más de una década antes de ser probadas, informó Florence Le Calvez-Kelm, PhD, MSc, de la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC) en Lyon, Francia.


Los resultados de la investigación proporcionan la primera evidencia de un estudio de cohorte basado en la población de detección preclínica del cáncer urotelial con perfil genómico integral urinaria. Los resultados fueron consistentes tanto en individuos con factores de riesgo conocidos para el cáncer de vejiga que se sometieron a cistoscopia, como en aquellos sin evidencia de enfermedad.


Joost Boormans, MD, PhD, urólogo del Centro Médico de la Universidad Erasmus en Rotterdam, Países Bajos, y miembro de la Oficina del Congreso Científico de la EAU, comentó que una investigación de esta naturaleza es muy alentadora, ya que muestra que nuestra capacidad para identificar alteraciones moleculares en biopsias líquidas como la orina que podrían indicar cáncer está mejorando constantemente. Aunque necesitamos desarrollar diagnósticos más precisos, es poco probable que tengamos un programa de detección masiva para el cáncer de vejiga en un futuro cercano. Donde una prueba de orina para mutaciones genéticas podría mostrar su valor es en la reducción de cistoscopias y exploraciones en pacientes con cáncer de vejiga que están siendo monitoreados para detectar recurrencia, así como aquellos referidos por sangre en la orina. Una simple prueba de orina sería mucho más fácil de someterse para los pacientes que los procedimientos invasivos o las exploraciones, además de ser menos costosa para los servicios de salud.


Le Calvez-Kelm y sus colegas habían demostrado previamente que las mutaciones promotoras en el gen que codifica para la enzima telomerasa transcriptasa inversa (TERT) identificadas en la orina eran "biomarcadores no invasivos prometedores" para la detección temprana del cáncer de vejiga.²

Encontraron que las mutaciones TERT en la orina podían predecir qué pacientes tenían probabilidades de desarrollar cáncer urotelial con una sensibilidad del 48% y una especificidad del 100%.


En el estudio presentado en EAU23, plantearon la hipótesis de que la uCGP de ADN en la orina podría ofrecer una mayor sensibilidad para la detección temprana del cáncer urotelial.

Primero utilizaron el ensayo de 60 genes para crear un conjunto de entrenamiento utilizando muestras de orina de 46 pacientes con cáncer urotelial de novo, 40 con cáncer recurrente y 140 controles sanos. Luego probaron el modelo en dos cohortes de validación.


La primera cohorte de validación consistió en muestras de 22 pacientes con cáncer de novo, 48 con cáncer urotelial recurrente y 96 controles de un estudio de casos y controles realizado en el Hospital General de Massachusetts (MGH) en Boston y la Universidad Estatal de Ohio (OSU) en Columbus.


La segunda cohorte de validación incluyó a 29 pacientes del estudio prospectivo de cohorte de Golestan que posteriormente desarrollaron cáncer urotelial, con 98 controles.


En total, se identificaron 10 genes como óptimos para su inclusión en un modelo de detección, que se entrenó para una sensibilidad general del 88% y una sensibilidad del 97% para los tumores de alto grado, con una especificidad del 94%.


En la cohorte de validación MGH/OSU la sensibilidad de los modelos fue del 71% y la especificidad del 94%. En la cohorte de Golestán, la sensibilidad fue del 66%, con una especificidad del 94%. Esto se comparó favorablemente con el rendimiento del modelo de detección solo TERT, que, como se señaló anteriormente, tuvo una sensibilidad del 48%, aunque con una especificidad del 100%.


Cuando los investigadores desglosaron el análisis de acuerdo con el tiempo de retraso entre la recolección de orina y el diagnóstico, la sensibilidad aumentó a medida que disminuía el tiempo hasta el diagnóstico, por lo que cuanto más se acercában al diagnóstico, mayor era la sensibilidad.


Cuando el análisis se limitó a los cánceres uroteliales diagnosticados dentro de los 7 años posteriores a la recolección de la muestra, la sensibilidad para detectar el cáncer preclínico mejoró a 86%, en comparación con 57% para una prueba de mutaciones del promotor TERT sola.


Entre los pacientes de la cohorte de Golestán, los resultados positivos predichos por uCGP se asociaron con un riesgo más de ocho veces mayor de peor supervivencia libre de cáncer en comparación con los negativos predichos por uCGP (cociente de riesgos instantáneos 8.5, P < .0001).


Se necesitan más estudios para validar este hallazgo y evaluar la utilidad clínica en otras cohortes longitudinales, concluyeron los autores.



Referencias


  1. Congreso Anual de la Asociación Europea de Urología (EAU 2023) Resumen A0268. Presentado el 11 de marzo de 2023 y en línea.

  2. Hosen MI, Sheikh M, Zvereva M, Scelo G, Forey N, Durand G, Voegele C, Poustchi H, Khoshnia M, Roshandel G, Sotoudeh M, Nikmanesh A, Etemadi A, Avogbe PH, Chopard P, Delhomme TM, Foll M, Manel A, Vian E, Weiderpass E, Kamangar F, Boffetta P, Pharaoh PD, Dawsey SM, Abnet CC, Brennan P, McKay J, Malekzadeh R, Calvez-Kelm FL. Las mutaciones del promotor urinario de TERT son detectables hasta 10 años antes del diagnóstico clínico del cáncer de vejiga: evidencia del estudio de cohorte de Golestán. EBioMedicine. 2020 Marzo;53:102643. doi: 10.1016/j.ebiom.2020.102643. Epub 2020 Febrero 17. PMID: 32081602; PMCID: PMC7118568.

47 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page