Afección multiorgánica post COVID-19

Actualizado: 1 abr


La COVID-19 grave puede afectar múltiples sistemas de órganos durante la fase aguda de la enfermedad. El deterioro de la función pulmonar, cardíaca y renal, así como el tromboembolismo, se han descrito en pacientes gravemente enfermos y fallecidos. Además, se han informado complicaciones neurológicas graves, incluidos eventos cerebrovasculares, encefalopatía y encefalitis.


Hasta diciembre de 2021, la pandemia de la enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19) ha dado como resultado más de 260 millones de casos positivos confirmados de síndrome respiratorio agudo severo coronavirus tipo 2 (SARS-CoV-2) en todo el mundo.


En Europa, el 3,6% de los pacientes infectados requirieron cuidados intensivos, el 90% se recuperó en un entorno ambulatorio.


Si bien informes individuales describen síntomas persistentes de disfunción pulmonar, renal, cardíaca o vascular, así como fatiga o depresión derivadas principalmente de cohortes hospitalizadas, una investigación sistemática, especialmente de cambios subclínicos de la estructura y función de múltiples órganos, es de particular interés.


El programa COVID del Estudio de Salud de la Ciudad de Hamburgo,¹ tuvo como objetivo determinar de manera integral el impacto a mediano plazo de un curso leve a moderado de COVID-19 en la función específica de los órganos. El curso de la enfermedad de COVID-19 se clasificó como leve a moderado cuando no requería tratamiento en la unidad de cuidados intensivos.


El estudio evaluó la función multiorgánica mediante fenotipado profundo en pacientes luego de aproximadamente 9 meses después de la recuperación de COVID-19 en comparación directa con sujetos de la población general, emparejados por edad, sexo y educación de un estudio de cohorte basado en la población.


Fueron incluidas 443 personas, principalmente no hospitalizadas, examinadas en una mediana de 9,6 meses después de la primera prueba positiva de SARS-CoV-2 y emparejadas por edad, sexo y educación con 1.328 controles de una cohorte alemana basada en la población. Evaluamos el estado pulmonar, cardíaco, vascular, renal y neurológico, así como los resultados relacionados con el paciente.


La pletismografía corporal documentó un volumen pulmonar total levemente más bajo (coeficiente de regresión -3,24, P ajustado = 0,014) y una mayor resistencia específica de las vías respiratorias (coeficiente de regresión 8,11, P ajustado = 0,001) después de la infección por SARS-CoV-2.


La evaluación cardíaca reveló medidas ligeramente más bajas de la izquierda (coeficiente de regresión para la fracción de eyección del ventrículo izquierdo en la ecocardiografía transtorácica −0,93, P ajustada = 0,015) y función ventricular derecha y concentraciones más altas de biomarcadores cardíacos (factor 1,14 para troponina de alta sensibilidad, 1,41 para péptido natriurético tipo B N-terminal, P ajustado  ≤ 0,01) en pacientes post-SARS-CoV-2 comparados con controles emparejados, pero sin diferencias significativas en los hallazgos de imágenes de resonancia magnética cardíaca.


Las venas femorales ecográficamente no comprimibles, lo que sugiere una trombosis venosa profunda, fueron sustancialmente más frecuentes después de la infección por SARS-CoV-2 (odds ratio 2,68, P ajustada < 0,001).


Tasa de filtración glomerular (coeficiente de regresión −2,35, P ajustada = 0,019) fue menor en los casos posteriores al SARS-CoV-2.


El volumen cerebral relativo, la prevalencia de microhemorragias cerebrales y los residuos de infarto fueron similares, mientras que el grosor cortical medio fue mayor en los casos posteriores al SARS-CoV-2.


La función cognitiva no se vio afectada. Del mismo modo, los resultados relacionados con los pacientes no difirieron.


Los sujetos que aparentemente se recuperaron de una infección por SARS-CoV-2 de leve a moderada muestran signos de afección multiorgánica subclínica relacionada con la función pulmonar, cardíaca, trombótica y renal sin signos de daño cerebral estructural, deterioro neurocognitivo o calidad de vida. La evaluación respectiva puede guiar el manejo posterior del paciente.


Los autores recomiendan la evaluación sistemática de la función multiorgánica incluso después de una infección por SARS-CoV-2 de leve a moderada para identificar a las personas en riesgo e iniciar las terapias preventivas adecuadas.


Referencia


1. Elina Larissa Petersen, Alina Goßling, Gerhard Adam, Martin Aepfelbacher, Christian-Alexander Behrendt, Ersin C, et al. Fuente: European Heart Journal, ehab914 Multi-organ assessment in mainly non-hospitalized individuals after SARS-CoV-2 infection: The Hamburg City Health Study COVID programme

10 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo