7 de mayo, Día Mundial del Asma

El día mundial del asma se celebra todos los años el primer martes del mes de mayo, auspiciado por la Iniciativa Mundial Contra el Asma (GINA). El Día Mundial del Asma es una iniciativa para concienciar a la población de la gravedad de esta enfermedad a quien la padece.

Esta celebración cuenta con el auspicio de la Organización Mundial de la Salud y la GINA (Iniciativa Mundial Contra el Asma) y su principal objetivo es crear conciencia sobre el asma y mejorar el cuidado de este en todo el mundo.

El asma es una enfermedad crónica que se caracteriza por ataques recurrentes de disnea y sibilancias, que varían en severidad y frecuencia de una persona a otra. Los síntomas pueden sobrevenir varias veces al día o a la semana, y en algunas personas se agravan durante la actividad física o por la noche.

Durante un ataque de asma, el revestimiento de los bronquios se inflama, lo que provoca un estrechamiento de las vías respiratorias y una disminución del flujo de aire que entra y sale de los pulmones. Los síntomas recurrentes causan con frecuencia insomnio, fatiga diurna, una disminución de la actividad y absentismo escolar y laboral. La tasa de letalidad del asma es relativamente baja en comparación con otras enfermedades crónicas.

La OMS calcula que en la actualidad hay 235 millones de pacientes con asma. Es la enfermedad crónica más frecuente en los niños. Está presente en todos los países, independientemente de su grado de desarrollo. Más del 80% de las muertes por asma tienen lugar en países de ingresos bajos y medios-bajos.

A menudo el asma no se diagnostica correctamente ni recibe el tratamiento adecuado, creando así una importante carga para los pacientes y sus familias, pudiendo limitar la actividad del paciente durante toda su vida.


Hay que destacar que todavía no existe una cura total para este mal, pero si métodos muy interesantes para el control del mismo. Hoy en día es posible tenerla bajo control, llevando una vida saludable.

El primer Día Mundial del Asma, en 1998, se celebró en más de 35 países conjuntamente con la primera Reunión Mundial sobre el Asma celebrada en Barcelona, ​​España. La participación ha aumentado con cada Día Mundial del Asma que se celebra desde entonces, y se ha convertido en uno de los eventos de educación y concienciación sobre el asma más importantes del mundo.

Desde el 2008 hasta la actualidad, el lema ha sido "Puedes Controlar tu Asma" y pretende estimular a los pacientes a tomar parte activa en el control de su enfermedad.

Este año la GINA utiliza la palabra STOP con su símbolo internacional para indicarnos que hay que parar el asma. La palabra STOP está compuesta por las siglas de una serie de palabras que dan las claves de cómo se puede parar o controlar el asma:

  • Síntomas (que hay que valorar)

  • Testar la respuesta que se obtiene con la medicación y medidas ambietales

  • Observar y evaluar al paciente de forma continuada

  • Proceder a ajustar el tratamiento y las medidas de control ambiental

7 vistas

© 2019 Primera revista médica y de la salud ecuatoriana