400 AÑOS DE FUNDACION DE LA UNIVERSIDAD CENTRAL DEL ECUADOR

Actualizado: oct 1

Dr. Ramiro López Pulles,1 Dr. Amilcar Tapia Tamayo.2

1 Director de Relaciones Internacionales Universidad Central del Ecuador, 2 Investigador adjunto al Rectorado de la UCE.



La Universidad Central del Ecuador era una de las pocas instituciones de educación superior a nivel de América Latina que no había definido a ciencia cierta su verdadero origen, debido a problemas surgidos en el período colonial, sobre todo en los siglos XVII y XVIII, cuando comunidades religiosas como agustinos, jesuitas y dominicos se disputaban el derecho de poseer una universidad, para lo cual desplegaban intensas gestiones a nivel civil y religioso, debiendo ser los reyes de España y los Pontífices de la iglesia católica quienes decidían la conveniencia o no de crear centros de estudios superiores en las colonias americanas, basados en informes proporcionados por autoridades locales como virreyes y presidentes de reales audiencias.

Para el caso de Quito, en 1586 los agustinos crearon la universidad de San Fulgencio, con la particularidad de que podía extender títulos tan sólo a sus propios religiosos. Esta casa de estudios prontamente desapareció por cuanto no tenía las debidas autorizaciones reales y pontificias.

En 1594 el obispo Garci Díaz Arias funda el primer seminario, el Obispo de Quito Luis López de Solís entrega el seminario a los jesuitas. Esta casa de formación sacerdotal pasó a llamarse San Luis que funcionó inicialmente en unas casas localizadas junto a la actual iglesia de El Sagrario. Los religiosos adquirieron solares localizados junto a la iglesia de la Compañía e iniciaron la construcción de un edificio dedicado exclusivamente a tareas de enseñanza, las que se concretaron en octubre del mismo año 94.

Cuando creció el colegio de San Luis, los jesuitas consideraron oportuno solicitar al rey Felipe III la creación de una universidad, ya que quienes deseaban alcanzar grados académicos de bachiller y doctor debían acudir la Universidad de San Marcos en Lima que se había fundado en 1551, lo cual, de suyo, era casi imposible debido a la gran distancia y elevado costo que no lo podían cubrir quienes aspiraban a lograr un grado académico.

Luego de innumerables gestiones ante el rey Felipe III de España, el monarca autorizó a los jesuitas fundar una universidad mediante edicto del 5 de septiembre de 1620, con lo cual se creaba la Universidad de San Gregorio Magno, autorizándoles “usar los privilegios concedidos por los Sumos Pontífices a los superiores de la orden para conferir grados”

El 8 de agosto de 1621 se promulga la Bula del papa Gregorio XV por medio de la cual se ratifica la autorización para que la Universidad de San Gregorio otorgue grados.

Uno de los indispensables requisitos exigidos por el rey para que funcione una universidad tenía relación con la necesidad de que la nueva casa de estudios tenga un edificio adecuado para el desarrollo de sus actividades, razón por la que los jesuitas iniciaron la construcción de un inmueble más amplio. El 15 de septiembre de 1622, se inicia su cimentación luego de haber recibido la respectiva autorización tanto de la Audiencia cuanto de la Santa Sede

Para el 13 de marzo de 1629, conforme el Libro de Oro de la Universidad San Gregorio que reposa en el archivo histórico de la actual Universidad Central, se habían otorgado los primeros grados acadé