Vitamina D no es eficaz en el tratamiento de cáncer y enfermedad cardiovascular


Es conocido el efecto benéfico sobre la salud ósea de la Vitamina D, pero, dada la extensa distribución del receptor de vitamina D en el organismo humano, se ha investigado si esta podría participar en distintos estados patológicos, como cáncer o enfermedad cardiovascular.

La vitamina D es una de las hormonas que mayor interés científico ha recibido en los últimos 10 años. Existen algunos estudios epidemiológicos que sugieren que a mayor exposición solar existe menor incidencia de algunos cánceres, de igual manera, algunos estudios han demostrado una asociación inversa entre los niveles de vitamina D, 25-hidroxivitamina D y el riesgo de cáncer, por ejemplo, la deficiencia de vitamina D se ha relacionado a la aparición de adenoma colorrectal.

Se han investigado diferentes mecanismos para demostrar el efecto antineoplásico de la vitamina D. El primero de ellos es que calcitriol, la forma activa de la vitamina D (1-25-dihidroxivitamina D), genera reducción en la proliferación de las células malignas y aumento de la apoptosis, pero esto se ha observado en estudios experimentales, sin que hasta el momento se tenga evidencia de que suceda en estudios en animales. En algunos modelos murinos se ha demostrado una reducción en angiogénesis de células malignas (provenientes de próstata y pulmón) y en la generación de proteínas esenciales que facilitan la invasión tisular. Científicos han encontrado también que calcitriol posee propiedades antiinflamatorias, por la posible reducción de citocinas, contribuyendo a su efecto antineoplásico.

“ No se encontraron diferencias significativas entre los grupos Vitamina D vs placebo y Omega-3 Vs placebo tanto para cáncer invasivo inespecífico, cáncer de mama, de próstata o colo rectal y para muerte por cáncer, ni para el compuesto de principales eventos cardiovasculares ”

Por otro lado, existen datos epidemiológicos de est