REFLEXIONES ÉTICAS EN TIEMPOS DE PANDEMIA.

Actualizado: feb 1




Víctor Manuel Pacheco. Endocrinólogo.

Presidente de la Comisión Nacional de Bioética en Salud.





La declaración de pandemia mundial de un brote de enfermedad infecciosa por el coronavirus SARS-COVID19, hecha por la Organización Mundial de la Salud el 11 de marzo de 2020, fue alarmante, pero inicialmente remota. Fue solo después, cuando la muerte se instauró en naciones y ciudades de nombres conocidos y cada vez menos lejanas, cuando vino la duda, el desconcierto, y el reconocimiento de las limitaciones para controlarla y de la dificultad para mitigar sus efectos, que se identificaron múltiples y de afectación a todos los órganos y tejidos del cuerpo social.


Y el miedo: ver venir el mal y sentirlo, olerlo, palparlo, cada vez más cerca. Temor que define Aristóteles como el trastorno causado por la imagen de un mal futuro cuando su desencadenamiento se piensa o se sabe inminente y cuando se cree que afectará a uno mismo o a las personas próximas. Y… ¿entonces?, ¿a quién, o a qué, pedir amparo, protección, defensa o auxilio?


La respuesta dependerá de las creencias y valores de cada uno y de los de la sociedad.