Punto G y punto C

Actualizado: 1 may


El punto G, un área dentro de la vagina que se cree que causa un placer sexual intenso, puede ser difícil de identificar. En la actualidad investigadores se han enfocado en encontrar un punto clave aún más elusivo relacionado con el placer sexual de las mujeres: la parte del cerebro que responde al contacto genital, el punto C.


Los hallazgos sobre la ubicación y variación del área, publicados en The Journal of Neuroscience, ofrecen información para comprender el sexo saludable, las causas y los posibles tratamientos para la disfunción o insatisfacción sexual y los efectos a largo plazo del abuso sexual.¹


La corteza somatosensorial es la región del cerebro que detecta el tacto en general, pero diferentes puntos dentro de esta región representan diferentes partes del cuerpo. Durante años, los científicos han tratado de identificar la ubicación exacta para la estimulación sensorial del clítoris, con resultados inconsistentes. Existe una buena razón para eso, así como las experiencias sexuales difieren de una mujer a otra, el sitio específico vinculado al clítoris en la corteza somatosensorial también difiere entre las mujeres. El grosor de esa área varió en cada mujer según la frecuencia con la que cada una informó haber tenido relaciones sexuales en el último año, dónde estaba la región y qué tan grande era dependía, al menos en parte, de la frecuencia con la que se usaba.


El estudio incluyó a 20 mujeres sanas sin antecedentes de embarazo, trastornos psiquiátricos o neurológicos, abuso o negligencia infantil, enfermedades de transmisión sexual, trastornos sexuales u otras enfermedades. Tampoco estaban menstruando en el momento del estudio ni tomando ningún fármaco psicotrópico.


A cada mujer se le realizaron resonancias magnéticas del cerebro mientras usaba ropa interior desechable con un dispositivo colocado sobre el área del clítoris. El dispositivo, sujeto con cinta adhesiva y un cinturón de velcro, vibró ligeramente, lo suficiente como para estimular la región. Los investigadores compararon las imágenes cerebrales de este toque sensorial con las imágenes de cuando las mujeres estimularon el dorso de su mano derecha con el mismo dispositivo.


Los autores utilizaron un paradigma de estimulación táctil sensorial compatible con resonancia magnética funcional (fMRI) para mapear funcionalmente la ubicación del campo de representación genital femenino en 20 mujeres adultas. La respuesta neural a la estimulación táctil de la región del clítoris (frente a la mano derecha) identificó activaciones bilaterales focales individualmente diversas en áreas dorsolaterales de S1 (BA1-BA3) en alineación con la ubicación anatómica. Utilizaron análisis de superficie cortical para evaluar el grosor estructural en los 10 vértices individualmente más activados por hemisferio para cada mujer. Demostraron que la frecuencia de las relaciones sexuales dentro de los 12 meses se correlaciona con el grosor estructural del campo genital izquierdo mapeado individualmente.


A diferencia de la mayoría de las investigaciones anteriores, este estudio logró estimular solo el clítoris sin tocar otras partes del cuerpo cercanas ni causar una excitación sexual notable, lo que permitió a los científicos concentrarse en la región del cerebro relacionada con el tacto sensorial en esa región.


Esta es también la primera vez que los científicos pudieron mostrar claramente que la frecuencia de las relaciones sexuales en el último año y durante la vida de una persona estaba relacionada con la estructura física de la región del cerebro vinculada al tacto del clítoris.


Estos resultados proporcionan una localización funcional precisa del campo genital femenino y respaldan la variación estructural asociada al uso de la corteza genital humana.

Referencia


  1. Andrea J. J. Knop, Stephanie Spengler, Carsten Bogler, Carina Forster, Michael Brecht, John-Dylan Haynes and Christine Heim. Sensory-Tactile Functional Mapping and Use-Associated Structural Variation of the Human Female Genital Representation Field. Journal of Neuroscience 9 February 2022, 42 (6) 1131-1140; DOI: https://doi.org/10.1523/JNEUROSCI.1081-21.2021

51 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo