Principales marcadores tumorales

Actualizado: 1 de dic de 2019








Dr. Ramiro Salazar Irigoyen

Médico Patólogo Clínico










Antígeno prostático específico (PSA)

Glucoproteína producida por el epitelio secretor prostático normal y maligno. El PSA total tiene una alta especificidad en patología prostática (98 %), y su límite de referencia es de 4 ng/ml., en el rango de valores intermedios, que oscilan entre 4 y 10 ng/ml, la especificidad para patología maligna es baja, y se puede confundir entre pacientes con hipertrofia benigna de próstata y pacientes con cánceres localizados. En estos casos, para evitar la realización de biopsias innecesarias, se recomienda determinar el PSA libre. El porcentaje de PSA libre es significativamente inferior en pacientes con cáncer de próstata. Un PSA libre inferior al 25 % puede considerarse sospechoso de neoplasia. El PSA aumenta con la edad una media anual de 0,04 ng/ml, así que para su interpretación hay que tener presente la edad del paciente.

Un nivel elevado de PSA, por sí mismo, no es indicativo de cáncer; se debe complementar con biopsia prostática, para hacer un diagnóstico correcto. En cambio, los niveles de PSA han demostrado ser útiles para supervisar la eficacia del tratamiento y para controlar las recaídas, ya que su incremento tras la normalización con el tratamiento implica recurrencia o propagación.

PSA se puede elevar moderadamente en: hipertrofia benigna de próstata, prostatitis, infartos prostáticos y las manipulaciones de la vía urinaria, como las biopsias, cistoscopias o cirugías prostáticas.

Se recomienda realizar PSA y tacto rectal anual en varones a partir de 50 años.

Antígeno carcinoembrionario (CEA)

Glucoproteína oncofetal asociada a tumores del tracto gastrointestinal, que se encuentra elevada frecuentemente en el cáncer colorrectal (CCR). Ligeras elevaciones se hallan en otras enfermedades malignas y benignas o incluso en pacientes sin enfermedad aparente. Su aclaramiento se realiza por vía hepática, por lo que aumenta en metástasis hepática. Se consideran valores normales por debajo de 2,5 ng/ml en no fumadores y por debajo de 5 ng/ml en fumadores. El grado de elevación del CEA parece correlacionarse con el estadio del tumor, de tal forma que valores superiores a 20 ng/dl son indicativos de enfermedad avanzada.

El CEA se considera la prueba más importante para diagnosticar recidivas.

También el CEA se eleva en melanomas, linfomas, cáncer de mama, pulmón, páncreas, estómago, cérvix, vejiga, riñón, tiroides, hígado y ovario. También pueden presentar niveles ligeramente elevados pacientes con enfermedades no cancerosas como enfermedad inflamatoria intestinal, pancreatitis y enfermedades hepáticas.

CA 125

Glucoproteína de alto peso molecular que se eleva comúnmente en los tumores ováricos epiteliales o del epitelio celómico no mucinosos. Como en todos los marcadores tumorales, su determinación no está recomendada como método de despistaje en mujeres asintomáticas. Suele estar elevado en patologías benignas como la endometriosis, durante la menstruación, en el primer trimestre del embarazo, en el postparto, en hepatopatías, pancreatitis, insuficiencia renal, derrame pericárdico o pleural, sarcoidosis, tuberculosis, colagenosis, ascitis en cirróticos, y en procesos quirúrgicos que provocan alteración del peritoneo. Niveles superiores a 35 U/ml se consideran anormales. También puede encontrarse elevado en otras neoplasias, como el cáncer de mama, endometrio, vejiga, pulmón, páncreas, hígado, melanoma y linfomas. Las variaciones en los valores de este marcador aportan información en cuanto a la respuesta al tratamiento quirúrgico y quimioterápico y en la aparición de recidivas, actuando como un factor pronóstico.

CA 15.3

Glucoproteína de alto peso molecular muy sensible para el control del tratamiento del cáncer de mama, sobre todo en sus formas metastásicas. Este marcador no suele elevarse en los estadios iniciales de la enfermedad, por lo que no se recomienda su uso en el despistaje, diagnóstico ni estadiaje del cáncer de mama. Es un importante factor pronóstico, pues altas concentraciones de CA 15.3 preoperatorias se asocian a evolución adversa de la enfermedad. También puede estar elevado en cáncer de ovario, pulmón y próstata, y en el caso de enfermedades benignas de la mama o del ovario, hepatitis, embarazo y lactancia.

CA 19.9

Glucoproteína que se eleva típicamente en pacientes con tumores de páncreas. Cifras inferiores a 40 U/ml se consideran normales para ambos sexos y no existen diferencias entre fumadores y no fumadores. Valores por encima de 300 U/l tienen un valor predictivo positivo superior al 90 %. Otros tumores (biliares, gástricos, de colon, hígado, ovario, endometrio, pulmón), o diversos procesos benignos pueden cursar con CA 19.9 sérico elevado, con valores más moderados (hepatitis, cirrosis, colangitis, colecistitis, pancreatitis, fibrosis pulmonar, asma bronquial, asbestosis, bronquiectasias, tuberculosis, insuficiencia renal, quistes mucinosos, síndrome de Sjögren, artritis reumatoide, lupus eritematoso, dermato/polimiositis.

Alfa-feto proteína /AFP)

Glucoproteína oncofetal se sintetiza en el saco vitelino, hígado fetal y líquido amniótico. Los niveles normales pueden considerarse hasta 10 ng/ml. La AFP está elevada en el 80 % de los tumores germinales no seminomatosos. La elevación de este marcador excluye el diagnóstico de tumor germinal seminoma puro, excepto que exista componente mixto.

La AFP muestra valores muy elevados en casi un 60% de los pacientes con cáncer primitivo de hígado. También pueden encontrarse valores elevados de forma más moderada en situaciones no tumorales, como el embarazo, enfermedades hepáticas (hepatitis, cirrosis, abscesos), así como en otras neoplasias, como las metástasis hepáticas, adenocarcinoma de pulmón, estómago, páncreas, riñón e hígado.

Gonadotropina coriónica humana (HCG)

Glicoproteína compuesta por dos subunidades, la alfa y la beta, que se produce en condiciones normales en el sincitiototrofoblasto de la placenta durante el embarazo. Se encuentra elevada en la enfermedad trofoblástica, en el coriocarcinoma (100 % de los casos) y en el resto de los tumores germinales (seminomas puros en un 10-25 % de los casos y en los no seminomatosos en un 80 %). Existen falsos positivos en úlcera gastroduodenal, consumo de marihuana, cirrosis hepática, enfermedad intestinal inflamatoria y embarazos patológicos (extrauterino, molar).

Antígeno a carcinoma de células escamosas (SCC)

Es un antígeno perteneciente a la familia de inhibidores de la serinproteasas. En adultos los valores normales se sitúan por debajo de 2,5 ng/ml. Aumentada en enfermedades ginecológicas benignas, en enfermedades dermatológicas y en casi el 60 % de pacientes con insuficiencia renal. Se emplea como marcador tumoral en pacientes con neoplasias de estirpe epidermoide, principalmente de pulmón y cérvix.

CYFRA 21.1

Proteínas estructurales que forman las subunidades de los filamentos epiteliales intermedios, la indicación principal de CYFRA 21.1 es el seguimiento de carcinomas pulmonares de células no pequeñas y también para controlar la evolución de tumores vesicales músculo invasores.

También se encuentra elevado en enfermedades pulmonares benignas: neumonía, sarcoidosis, tuberculosis, bronquitis crónica, asma y enfisema. Se eleva ligeramente en hepatopatias benignas y en la insuficiencia renal.

Un nódulo pulmonar difuso acompañado por valores de CYFRA 21.1 superiores a los 30 ng/ml sugiere la existencia de un carcinoma bronquial primario.

Beta-2 microglobulina (B2M)

Se usa como marcador tumoral para determinados tipos de cáncer de células sanguíneas. Valores menores de 2,5 mg/l, se consideran normales. No es un marcador diagnóstico de ninguna enfermedad específica, pero se asocia a la cantidad de células cancerosas presentes y puede ofrecer información sobre el pronóstico. La determinación de B2M en sangre, y en algunas ocasiones en orina, puede ser una ayuda para determinar la severidad y estadio del mieloma múltiple y el linfoma. Su incremento puede significar empeoramiento de la enfermedad.

Enolasa neuronal específica (NSE)

Isoenzima glicolítica neuroespecífica de la enolasa. Su indicación se da en sospecha de tumores de origen neuroectodérmico: carcinomas de pulmón indiferenciados de células pequeñas, los tumores carcinoides intestinales o los neuroblastomas. Los valores normales están por debajo de 14 ng/ml. Las muestras de sangre hemolizadas pueden dar falsos positivos porque los hematíes son ricos en enolasa. Aunque la NSE es un factor pronóstico en este tipo de tumores, su principal aplicación está en valorar la respuesta a quimioterapia en pacientes con carcinoma de pulmón indiferenciado de células pequeñas.

El péptido liberador de gastrina (GRP)

Hormona intestinal ampliamente distribuida en el sistema nervioso y el tracto gastrointestinal y pulmonar de mamíferos. Debido a que el GRP tiene una vida media de sólo 2 minutos, no es posible medirlo en sangre y en su lugar se mide la concentración de Pro GRP en plasma y suero. Las concentraciones séricas de Pro GRP indican de forma fiable un carcinoma microcítico de pulmón (SCLC)

Valores aumentados de Pro GRP también se presentan en diferentes tipos de tumores neuroendocrinos, el tumor carcinoide, el carcinoma de células grandes no diferenciado del pulmón con características neuroendocrinas, el carcinoma medular tiroideo, otras neoplasias malignas neuroendocrinas, así como en un subgrupo de cánceres de próstata andrógeno-independientes con características neuroendocrinas. Las concentraciones séricas de Pro GRP están correlacionadas con el estadio del tumor.

En la insuficiencia renal aumentan sus concentraciones de manera discreta.

L a determinación combinada de NSE y Pro GRP mejora la precisión del diagnóstico histológico, el pronóstico y el seguimiento de SCLC.

TAG- 72

Antígeno oncofetal se caracteriza por estar asociado a células tumorales inmersas en cúmulos de moco extracelular. Su principal aplicación es el diagnóstico médico de: el cáncer de ovario, gástrico y colorectal y mostrando niveles más bajos de acumulación en el cáncer pulmonar y en los gliomas. Además de éstos, también tiene especificidad con los cánceres de mama y pancreáticos.

Los gliomas tienen diferentes grados según el tipo de neoplasia, que está asociado a la severidad del cáncer. La TAG 72 permite dar un resultado positivo o negativo a padecer una enfermedad tumoral, a la vez que indica del tipo de tumor. La TAG 72 también presenta concentraciones significativamente mayores en los derrames pericárdicos malignos.

El marcador tumoral CA 72-4 se presenta unido específicamente a la TAG 72, su detección en el suero sanguíneo sirve como refuerzo para el diagnóstico de carcinomas digestivos (estómago, colon y páncreas y tracto biliar), cáncer de ovarios y cáncer gástrico entre otros.

El marcador tumoral CA 72-4, unido específicamente a la TAG 72, ha demostrado también ser útil en la diferenciación entre derrames pericárdicos malignos y benignos.

La Tiroglobulina (Tg)

Yodo glucoproteína, que participa, mediante un proceso dependiente de TSH, en la síntesis de las hormonas tiroideas. Es un marcador tumoral altamente específico y sensible en el seguimiento de los pacientes con cáncer de tiroides papilar y folicular, especialmente si han sido sometidos a tiroidectomía total y radio ablación, ya que la única fuente de Tg circulante es el tejido tiroideo. Tras la tiroidectomía y la radio ablación las concentraciones de Tg deben ser indetectables.

Los falsos negativos de Tg tras estimulación con TSHhr pueden ser por adenopatías pequeñas que pueden demostrarse con ecografía tiroidea/cervical, o a la presencia de anticuerpos anti Tg.

La presencia de anticuerpos anti-Tg puede interferir en la medida de la tiroglobulina, por lo que para su correcta interpretación, siempre debe medirse Tg y anticuerpos anti-Tg. Si se detectan anticuerpos anti-Tg la concentración de Tg debe interpretarse con cautela y por el Especialista Endocrinólogo junto con otros análisis clínicos e imagenológicos. Un resultado indetectable de Tg, medida con un método inmunométrico, en presencia de anticuerpos anti-Tg no tiene valor clínico para indicar ausencia de enfermedad.

Una disminución significativa de anticuerpos anti-Tg se considera indicativa de remisión. Niveles persistentemente altos o reaparición puede ser considerada como presencia de tejido tiroideo remanente o de progresión de la enfermedad.

CA 27.29

Proteína que se encuentra en las células epiteliales que revisten las superficies internas y externas del cuerpo, se encuentra elevado en pacientes de algunos tipos de cáncer, como el cáncer de mama. CA 27.29 se utiliza como ayuda diagnóstica para controlar el cáncer de mama metastásico en estadio 4 y para detectar la recurrencia en personas previamente tratadas para el cáncer de mama en estadio temprano. Algunos estudios han demostrado que la prueba aumentaría hasta cinco meses antes de que se presenten síntomas o las imágenes pudieran identificar el tumor.

Sin embargo, debido a la baja sensibilidad de la prueba, existe el riesgo de diagnóstico incorrecto, y consecuentemente tratamiento innecesario. Es por esto que se ha aconsejado la mamografía de rutina como el método preferido de detección del cáncer de mama, ya sea para enfermedades nuevas o recurrentes.

CA 27.29 si bien es específico para el cáncer de mama, también detecta cáncer de colon, estómago, hígado, pulmón, páncreas, ovario y próstata. CA 27.29 se utiliza mayoritariamente para:

ü Seguimiento de la progresión del cáncer de mama metastásico (valores crecientes corresponden al avance de la enfermedad, mientras que valores más bajos sugieren una respuesta positiva al tratamiento)

Los niveles de CA 27.29 generalmente aumentan durante los primeros 1 a 3 meses de inicio del tratamiento oncológico porque la interrupción del tumor libera antígenos CA 27.29 en el torrente sanguíneo. Por ello un control eficiente del tratamiento debe determinar el marcador solo a partir del día 90 de iniciada la terapéutica

El ácido 5-hidroxindolacético (5-HIAA)

Es el metabolito principal de la serotonina, su cuantificación en sirve como ayuda diagnostica de tumores carcinoides de células enterocromafines del intestino delgado. Valores mayores de 25 mg en orina de 24 horas es un claro indicativo de tumores carcinoides.

Para evitar resultados falsos positivos, el examen en orina debe hacerse:

3 días de abstinencia de alimentos con serotonina: plátanos, tomates, ciruelas, vino, nueces.

Suspender temporalmente: guaifenesina, el metocarbamol y las fenotiazinas

Cromogranina A

La cromogranina A (CgA) es la granina más abundante en los tumores neuroendocrinos gastroenteropancreáticos (TNE-GEP). Es un marcador moderadamente sensible y poco específico y a pesar de ello se le considera el mejor marcador tumoral en la ayuda diagnóstica de TNE-GEP y puede ser útil en otros tumores con diferenciación neuroendocrina. Junto al ácido 5-hidroxiindolacético (5-HIAA) es el mejor marcador tanto en el diagnóstico como en el seguimiento de los pacientes con tumores carcinoides derivados del intestino medio. La CgA se la mide en sangre o en tejidos mediante inmunohistoquímica.

Falsos positivos en la determinación de cromogranina pueden ser por insuficiencia renal, hipertensión arterial, insuficiencia cardíaca, síndrome coronario agudo, hipertirodismo, gastritis crónica atrófica, pancreatitis, enfermedad inflamatoria intestinal, colon irritable, hepatitis crónica, cirrosis, artritis reumatoide, bronquitis crónica, fármacos (inhibidores de la bomba de protones, antagonistas del receptor H2), estrés inducido por el ejercicio.




49 vistas

© 2019 Primera revista médica y de la salud ecuatoriana