COAGULACION Y COVID: EL APORTE DEL LABORATORIO CLINICO

Actualizado: oct 1








Dr. Ramiro Salazar Irigoyen

Médico Patólogo Clínico








La sepsis puede ser una complicación de las enfermedades infecciosas, sobre todo bacterianas, con una activación de la coagulación, aumento de la generación de trombina y disminución de las defensas naturales del organismo. Algunos autores llaman a este fenómeno inmunotrombosis, que significa que hay una interacción entre el sistema inmune y el sistema de coagulación como respuesta a la infección. Pero cuando estos mecanismos se activan indiscriminadamente se produce el cuadro denominado coagulación intravascular diseminada (CID), con la presencia de depósitos masivos de fibrina en la circulación.

En la actualidad se han podido identificar las bases moleculares que explican la íntima relación entre la respuesta inflamatoria y coagulopática: activación excesiva de los macrófagos, hipersecreción de citocinas proinflamatorias, interleucina (IL) IL-1β, IL-6, interferón y factor de necrosis tumoral α (TNFα), que son capaces de activar la coagulación aumentando la expresión de factor tisular y los productos de la coagulación como la trombina, siendo ésta la responsable de la formación de fibrina y su depósito en la microcirculación. La fibrina al ser degradada por el sistema fibrinolítico, forma un producto de degradación que se conoce como dímero D.

El Dr. José A. Páramo Fernánde