Bebida frecuente causa más cáncer digestivo


El consumo de alcohol es un factor de riesgo conocido para los cánceres digestivos.


Investigadores del Seoul National University Hospital, en Seúl, República de Corea, presentaron los resultados de un estudio e indicaron que la bebida frecuente puede ser más peligrosa que el exceso de bebida en relación con los cánceres digestivos.


El artículo publicado en JAMA Network Open, señala que los episodios repetidos de consumo de alcohol incluso en cantidades de alcohol más bajas pueden tener un mayor efecto carcinógeno sobre los órganos digestivos que el consumo de cantidades más grandes de alcohol con una frecuencia más baja, a niveles semanales.¹


Un posible motivo de la diferencia en el riesgo puede ser que la "agresión carcinógena" crónica por el consumo de alcohol con regularidad puede promover el desarrollo de cáncer, mientras que los episodios de ingesta de alcohol menos frecuentes pueden permitir la recuperación fisiológica, afirmaron los autores.


El estudio incluyó a 11'737.467 participantes de la base de datos del sistema de salud nacional coreano que no tenían cáncer y que participaron en un programa de cribado nacional en enero de 2009 y diciembre de 2010.


Se les efectuó seguimiento desde el año posterior al cribado hasta que recibieron un diagnóstico de cáncer digestivo, murieron, o hasta fines de diciembre de 2017.


Durante una mediana de seguimiento de 6,4 años, 319.202 (2,7%) de los participantes en el estudio desarrollaron un cáncer digestivo.


Los consumidores de alcohol que toman un vaso de vino o cerveza durante la cena todos los días pueden desarrollar más cáncer que las personas que esporádicamente consumen varias bebidas.


El aumento del riesgo asociado con el consumo de alcohol fue dependiente de la dosis.


En comparación con quienes no consumían alcohol, el riesgo de desarrollar cáncer digestivo fue más alto para los bebedores leves (hazard ratio ajustado [HRa]: 1,04; IC de 95% [IC 95%]: 1,03 a 1,05), los bebedores moderados (HRa: 1,14; IC 95%: 1,12 a 1,15) y los bebedores intensos (HRa: 1,28; IC 95%: 1,26 a 1,29), después del ajuste con respecto a edad sexo, ingresos económicos, antecedente de tabaquismo intenso, ejercicio regular, índice de masa corporal, diabetes, hipertensión y dislipidemia.


Hubo una asociación lineal entre la frecuencia de la bebida y el riesgo de cáncer digestivo, con un hazard ratio ajustado de 1,39 para los individuos que refirieron beber todos los días (IC 95%: 1,36 a 1,41). El riesgo para cáncer digestivo aumentó con el consumo de 5 a 7 unidades por ocasión (HRa: 1,15). No hubo incrementos similares con una mayor ingesta, incluida la ingesta de 8 a 14 unidades por ocasión (HRa: 1,11; IC 95%: 1,09 a 1,12), e incluso hasta más de 14 unidades por ocasión (HRa: 1,11; IC 95%: 1,08 a 1,14), en comparación con una ingesta de 5 a 7 unidades por ocasión.


<