top of page

Procedimiento endoscópico para tratar diabetes tipo 2

Actualizado: 30 jun 2023


Primeras investigaciones sugieren que un procedimiento endoscópico ambulatorio en investigación puede ayudar a eliminar la necesidad de insulina en personas con diabetes tipo 2.


Llamada recelularización a través de la terapia de electroporación (ReCET), la tecnología fabricada por Endogenex, utiliza un catéter especializado para administrar pulsos eléctricos alternos al duodeno para inducir la regeneración celular. Se cree que este proceso mejora la sensibilidad a la insulina, en parte, al alterar las hormonas intestinales y la detección nutricional.


Estos datos fueron presentados en la Semana de las Enfermedades Digestivas (DDW), en mayo 2023.


En el primer estudio en humanos de ReCET, 12 de 14 pacientes pudieron dejar la insulina hasta un año después del procedimiento cuando se combinaron con el uso del agonista del péptido-1 similar al glucagón semaglutida.


Según los autores pertenecientes al departamento de endoscopia gastrointestinal del Centro Médico de la Universidad de Ámsterdam. Países Bajos, esto podría ser un cambio de juego en el manejo de la diabetes tipo 2 porque una sola intervención endoscópica ambulatoria tenía un efecto terapéutico bastante largo, que no tiene cumplimiento, a diferencia de la terapia farmacológica que depende de que los pacientes tomen los medicamentos a diario.


Además, esta técnica modifica la enfermedad, por lo que va a la causa raíz de la diabetes tipo 2 y aborda la resistencia a la insulina, a diferencia de la terapia con medicamentos, que, en el mejor de los casos, controla la enfermedad, y el efecto desaparece inmediatamente si se suspende el medicamento.


ReCET es similar a otro producto, Revita DMR de Fractyl. Las dos tecnologías difieren en que el Revita utiliza calor con elevación submucosa para evitar una penetración de calor más profunda, mientras que ReCET no es térmico.


Se ha demostrado de que la hiperglucemia mejora rápida y sustancialmente después de la cirugía bariátrica lo que ha llevado a los innovadores a buscar nuevos procedimientos endoscópicos dirigidos al tracto gastrointestinal para mejorar la diabetes y la enfermedad metabólica. A lo largo de los años, aprendimos que, además de su papel en la digestión y la absorción, el tracto gastrointestinal es en realidad un gran órgano endocrino que contribuye al desarrollo de la diabetes y las enfermedades metabólicas.


Según los expertos, aunque estos hallazgos preliminares en un número muy pequeño de pacientes con un tiempo de seguimiento muy corto son interesantes, criticaron el diseño del estudio por incluir semaglutida. Cuando los pacientes son tratados con una combinación de terapias, será difícil entender el verdadero efecto de cada terapia, y particularmente, "cuando agregamos un medicamento fuerte para la diabetes como semaglutida".

Los autores indicaron que la semaglutida se usó para "aumentar el efecto resistente a la insulina del tratamiento endoscópico", y que un ensayo aleatorizado doble ciego planificado "mostrará cuánta semaglutida realmente contribuyó al efecto". El objetivo final, anotaron, es eliminar la necesidad de todos los medicamentos.


Hay que considerar que cuando las personas con diabetes tipo 2 agregan semaglutida al tratamiento con insulina, solo alrededor del 20% generalmente pueden dejar de tomar la insulina, en contraste con el 86% observado en este estudio. Indicaron que esperan que en el futuro se realicen estudios con un diseño más fuerte para demostrar la seguridad, eficacia y durabilidad de esta intervención endoscópica en pacientes con diabetes, que arrojen datos de mejor calidad.


En el presente estudio de un solo grupo y centro participaron 14 pacientes con diabetes tipo 2 que tomaban insulina basal pero no antes de las comidas. Todos se sometieron al procedimiento ambulatorio ReCET de 1 hora, que consistió en colocar un catéter en la primera parte del intestino delgado y administrar pulsos eléctricos al duodeno.


Los pacientes se adhirieron a una dieta líquida controlada en calorías durante 2 semanas, después de lo cual se iniciaron en semaglutida. Los 14 pacientes pudieron dejar la insulina durante 3 meses mientras mantenían el control glucémico, y 12 pudieron dejar la insulina durante 12 meses. También experimentaron una reducción del 50% en la grasa hepática.


Los investigadores esperan que un estudio aleatorizado, doble ciego que utiliza un procedimiento simulado para los controles, comience en aproximadamente 2 meses.


Referencia


Semana de las Enfermedades Digestivas 2023. Resumen #1272. Mayo de 2023.



57 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page