La terapia electroconvulsiva para la depresión

Actualizado: 1 sept


Un artículo de revisión publicado en el "New England Journal of Medicine", señala que la terapia electroconvulsiva (TEC) ha sido una herramienta esencial para el tratamiento de pacientes con enfermedades mentales graves durante décadas. En los últimos 15 años, se han probado nuevos métodos, como la estimulación del nervio vago, la estimulación magnética transcraneal y la administración intranasal de esketamina, para el tratamiento de pacientes gravemente deprimidos, sin embargo, ninguna de estas terapias ha demostrado ser un reemplazo indiscutible para la TEC en personas gravemente deprimidas.¹


Un estudio de cohorte retrospectivo proporciona más evidencia de que la TEC puede prevenir los suicidios de pacientes gravemente deprimidos.²


La cohorte de pacientes incluyó a 27.231 hombres y 40.096 mujeres que fueron hospitalizados; la mediana de edad fue de 45,¹ años (rango 18-103); 4982 pacientes recibieron TEC. El criterio de valoración primario fue la muerte por suicidio dentro de los 365 días posteriores al alta hospitalaria. Los criterios de valoración secundarios fueron la muerte, pero no por suicidio, y la mortalidad por todas las causas. Se calculó el cociente de riesgos instantáneos por causa específica (csHR) para los pacientes con TEC en comparación con los pacientes sin TEC.²


En los análisis ponderados por puntuación de propensión, la TEC se asoció con un riesgo significativamente reducido de suicidio (csHR 0,53; IC del 95%: 0,31 a 0,92). También se calculó que la terapia electroconvulsiva se asoció con un riesgo significativamente reducido de mortalidad por todas las causas (0,75 [0,58 - 0,97), pero esto no se aplicó a la muerte por causas distintas del suicidio.²


Este estudio subraya la importancia de la terapia electroconvulsiva, especialmente para las personas con depresión mayor.


El beneficio de la TEC, como explican los psiquiatras estadounidenses,¹ se ha demostrado varias veces, y también hay varias pruebas de estudios sobre el efecto del riesgo de suicidio. Además, mejora la calidad de vida y se reduce la tasa de hospitalizaciones renovadas. En ciertos grupos de pacientes, la TEC puede mejorar rápidamente los síntomas depresivos, psicóticos y catatónicos y reducir la necesidad de suicidarse. Los estudios sobre la TEC en pacientes con trastornos depresivos resistentes al tratamiento han mostrado tasas de respuesta del 60 al 80 por ciento y tasas de remisión agrupadas del 50 al 60 por ciento. También se han reportado altas tasas de respuesta a la TEC en pacientes con depresión psicótica o catatonia. En un estudio con pacientes con esquizofrenia resistente al tratamiento, las tasas de eficacia de la TEC estuvieron entre el 40 y el 70 por ciento. En algunos países asiáticos, la principal indicación de la TEC es la esquizofrenia.


En general, según los psiquiatras, la TEC debe considerarse como una terapia segura y tolerable. La tasa de mortalidad estimada es de aproximadamente 2,¹ muertes por cada 100.000 tratamientos. Las complicaciones más comunes son los eventos cardiopulmonares agudos; se estima que ocurren en menos del 1% de los tratamientos. Los eventos adversos graves raros asociados con la TEC incluyeron arritmias cardíacas, dificultad para respirar, aspiración y convulsiones prolongadas. Los efectos secundarios comunes pero menores incluyeron dolor de cabeza, dolor de mandíbula, mialgia, náuseas y vómitos después del procedimiento y fatiga.


Las preocupaciones sobre el deterioro cognitivo siguen siendo un obstáculo para el uso de la TEC. Sin embargo, la práctica actual de la TEC conduce a menos efectos secundarios cognitivos que los tratamientos anteriores. Según los autores, no es posible predecir cómo se verá afectado un solo paciente; pero la mayoría de los pacientes tendrían solo efectos secundarios cognitivos leves o moderados, que generalmente desaparecen a los pocos días o semanas de suspender el régimen de TEC. Sin embargo, la amnesia retrógrada asociada con la TEC puede durar más de un año. En casos raros, se desarrolla un estado agudo de confusión o delirio, que requiere una interrupción o terminación del tratamiento. No se ha encontrado evidencia de daño cerebral estructural después de la TEC en los neuropatológicos. En un estudio de cohorte danés de 168.015 pacientes con depresión, el 3,1% de los cuales tenían al menos un tratamiento de TEC, el procedimiento no se asoció con una mayor incidencia de demencia durante un período medio de poco menos de cinco años.¹


A pesar de la eficacia y seguridad comprobadas, la TEC está infrautilizada.


El procedimiento se usa muy poco. El hecho de que la TEC sea intensiva en personal en comparación con la farmacoterapia puede contribuir al bajo uso. Una razón es también la imagen negativa del método. Sin embargo, la mala imagen históricamente cultivada de la TEC no es un argumento convincente para prescindir de la TEC actual para el tratamiento de pacientes con enfermedades mentalmente graves. Incluso el riesgo de mal uso del método no es un argumento suficiente para un rechazo categórico, sino a lo sumo para la precaución, de lo contrario, la medicina moderna tendría que prescindir de muchas más terapias.³

Referencias


1. Randall T Espinoza, Charles H Kellner Electroconvulsive Therapy. N Engl J Med. 2022 Feb 17;386(7):667-672. doi: 10.1056/NEJMra2034954.

2. Tyler Kaster, Simone Vigod, Tara Gomes, Rinku Sutradhar. Risk of serious medical events in patients with depression treated with electroconvulsive therapy: a propensity score-matched, retrospective cohort study. July 2021. The Lancet Psychiatry 8(8). DOI:10.1016/S2215-0366(21)00168-1

3. Wiesing, Urban; Fallgatter, Andreas J. Rationality and freedom in medicine: the case of electroconvulsive therapy. Nervenarzt (2018), Bd. 89, H. 11, S. 1248-1253. http://dx.doi.org/10.1007/s00115-018-0564-7

76 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo