Isquemia retiniana subclínica en enfermedades cardiovasculares

Actualizado: hace 5 días


Las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de mortalidad y discapacidad en todo el mundo. Una prueba no invasiva que puede detectar una enfermedad cardiovascular subyacente tiene el potencial de identificar a los pacientes en riesgo antes de que ocurran eventos cardiovasculares adversos.


En un estudio del Shiley Eye Institute en UC San Diego Health, publicado en EClinical Medicine por The Lancet, los investigadores, utilizando una tomografía de coherencia óptica (OCT), identificaron un nuevo marcador potencial que muestra que la enfermedad cardiovascular puede estar presente en un paciente, una herramienta de diagnóstico no invasiva que se usa comúnmente en clínicas de oftalmología y optometría para crear imágenes de la retina. El hallazgo sugiere que puede ser posible detectar una enfermedad cardíaca durante un examen ocular.


Los investigadores examinaron lesiones de la retina, la capa más interna y sensible a la luz del ojo, para determinar si puede haber un trastorno cardiovascular. Buscaron determinar si un hallazgo de imágenes fácilmente observable indicativo de isquemia retiniana, que denominaron "lesiones perivasculares isquémicas retinianas" (RIPL), podría servir como un biomarcador de enfermedad cardiovascular.


Los autores revisaron tomografías de coherencia óptica (OCT) de individuos, sin patología retiniana subyacente, obtenidas en UC San Diego Health desde julio de 2014 hasta julio de 2019. Identificaron 84 pacientes con enfermedad cardiovascular documentada y 76 controles sanos.


Las exploraciones de OCT se evaluaron en busca de evidencia de RIPL. Se utilizó la calculadora de riesgo de enfermedad cardiovascular aterosclerótica a 10 años (ASCVD) para estratificar el riesgo de los sujetos en cuatro categorías diferentes.


Los pacientes con enfermedad cardiovascular documentada tenían un mayor número de RIPL en comparación con los controles sanos (2,8 frente a 0,8, p <0,001).


Después de ajustar por edad, sexo, antecedentes de tabaquismo, presión arterial sistólica y triglicéridos, colesterol y niveles de hemoglobina A1C, cada RIPL se asoció con una razón de probabilidades de tener enfermedad cardiovascular de 1·60 (1.09-2> 37).


El número de RIPL en individuos con puntuaciones de riesgo ASCVD intermedias y altas a 10 años fue mayor que en aquellos con puntuaciones de riesgo ASCVD bajas (1,7 frente a 0,64, p = 0,02 y 2,9 frente a 0,64, p 0,002, respectivamente).


La presencia de RIPL, que son marcadores anatómicos de infartos isquémicos retinianos previos, sugiere una enfermedad cardiovascular coexistente.


La detección de RIPL, obtenida de exploraciones rutinarias de la retina, puede proporcionar un biomarcador adicional para identificar a los pacientes en riesgo de desarrollar eventos cardiovasculares adversos.


Los ojos son una ventana a nuestra salud y muchas enfermedades pueden manifestarse en el ojo; la enfermedad cardiovascular no es una excepción. La isquemia, que es la disminución del flujo sanguíneo causado por una enfermedad cardíaca, puede conducir a un flujo sanguíneo inadecuado al ojo y puede hacer que las células de la retina mueran, dejando una marca permanente. A esta marca la denominamos 'lesiones perivasculares isquémicas retinianas' o RIPL, y trató de determinar si este hallazgo podría servir como un biomarcador de enfermedad cardiovascular, indicaron los investigadores.


Después de la revisión de la historia clínica, identificaron dos grupos: uno consistió en 84 personas con enfermedad cardíaca y el otro incluyó a 76 individuos sanos como grupo de control del estudio. Se observó un mayor número de "lesiones perivasculares isquémicas retinianas" (RIPL) en los ojos de las personas con enfermedades cardíacas. Según los investigadores, cuanto mayor sea el número de RIPL en el ojo, mayor será el riesgo de enfermedad cardiovascular.


La única forma en que se puede visualizar los vasos sanguíneos más pequeños del organismo es en el ojo. La retina en particular proporciona evidencia importante de los efectos adversos de los problemas cardiovasculares, como la presión arterial alta. La presencia de RIPL en el ojo puede servir como marcador de enfermedad cardiovascular cuando los pacientes se someten a una evaluación de factores de riesgo de enfermedad cardíaca, o cuando los pacientes se someten a una evaluación por la presunta presencia de una enfermedad cardíaca, que permitiría una terapia temprana y medidas preventivas, y podría reducir el número de ataques cardíacos o accidentes cerebrovasculares.


El riesgo de enfermedad cardiovascular de una persona se determina mediante la calculadora de puntuación de riesgo de enfermedad cardiovascular aterosclerótica (ASCVD), la guía nacional desarrollada por el Colegio Americano de Cardiología. La guía se considera el estándar de oro para evaluar el riesgo de 10 años de un paciente de experimentar un evento cardiovascular, como un ataque cardíaco o un derrame cerebral. En el estudio, los investigadores encontraron una correlación entre la cantidad de RIPL en el ojo de un paciente y su puntaje de riesgo ASCVD.


Las personas con puntuaciones ASCVD bajas y en el límite tenían un número bajo de RIPL en sus ojos, pero a medida que aumentaba el riesgo de ASCVD, también lo hacía el número de RIPL.


Los oftalmólogos de UC San Diego Health consideran derivar a los pacientes a un cardiólogo si se identifican RIPL durante una exploración OCT.


Los investigadores esperan que esta investigación y estudios futuros den como resultado que las RIPL se conviertan en un marcador oftalmológico común para identificar enfermedades cardiovasculares potenciales y se incorporen en la puntuación de riesgo general de ASCVD.


Hay que tomar en cuenta que la retina es una extensión hacia adelante del cerebro, es más probable que los RIPL sean indicativos de enfermedad cerebral que de los vasos coronarios.

No se puede descartar la posibilidad de que algunos exámenes de OCT fueran provocados por síntomas premonitorios de accidente cerebrovascular; sin embargo, los RIPL pueden ser un signo importante de posible aterosclerosis vascular cerebral.


Estos resultados están en línea con hallazgos recientes que han descrito cambios en la microvasculatura de la retina en individuos con enfermedades cardiovasculares. Por ejemplo, un patrón de red vascular escasa que se detecta en la fotografía en color del fondo de ojo se asoció con un aumento en el riesgo de mortalidad cardiovascular a 10 años. Los individuos con síndrome coronario agudo y aquellos con menor fracción de eyección tenían menor densidad vascular en las exploraciones de angiografía OCT.


Deben tenerse en cuenta algunas limitaciones al interpretar los resultados de nuestro estudio.


Dada la naturaleza retrospectiva del estudio que se realizó, los investigadores no pudieron realizar una evaluación sistemática de los pacientes. Por lo tanto, no se puede relacionar el valor de los RIPL con otros factores de riesgo o biomarcadores de enfermedad cardiovascular. También excluimos a los pacientes con enfermedades de la retina, incluidos aquellos con oclusión de arterias o venas retinianas de grandes vasos, lo que reduce el número de pacientes a los que se aplican nuestros datos. La exclusión de los ojos con antecedentes de oclusiones vasculares retinianas probablemente subestimó el número de RIPL en el grupo cardiovascular, dada la alta prevalencia de enfermedad cardiovascular en pacientes con oclusión de arterias y venas retinianas.


Aproximadamente el 44% de las personas con enfermedades cardiovasculares no tenían RIPL. Sin embargo, tiene una alta especificidad. El uso de dos o tres RIPL como puntos de corte dio lugar a una especificidad del 89,5% y el 93,4%, respectivamente.


Dada la prevalencia de la enfermedad cardiovascular, una prueba con baja sensibilidad pero que tiene una alta especificidad se puede utilizar como prueba de regla para identificar a los pacientes en riesgo y que pueden beneficiarse de un diagnóstico adicional y dirigido.


Las enfermedades cardiovasculares representan una pesada carga económica con un costo total que se espera que alcance $ 1 · 1 billón para 2035.


Las exploraciones OCT se realizan comúnmente en clínicas oftalmológicas, no invasivas, económicas, no involucran radiación ionizante y no requieren dilatación pupilar ni el uso de un tinte intravenoso.


Referencia


Christopher P. Long, Alison X. Chan, Christine Y. Bakhoum, Christopher B. Toomey, Samantha Madala Fuente: EClinical Medicine by The Lancet DOI:https://doi.org/10.1016/j.eclinm.2021.100775 Prevalence of subclinical retinal ischemia in patients with cardiovascular disease a hypothesis driven study

40 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo