El café y las enfermedades cardiovasculares

Actualizado: hace 6 días


El café y las enfermedades cardiovasculares
El café y las enfermedades cardiovasculares

Los médicos no deben desaconsejar el consumo diario de café, este debe considerarse parte de una dieta saludable.


Un estudio, llevado adelante por investigadores del Alfred Hospital y el Baker Heart and Diabetes Institute, en Melbourne, Australia. analiza las diferencias entre los subtipos de café para descubrir diferencias importantes que podrían explicar algunos de los mecanismos de acción del café.¹


Tomar de 2 a 3 tazas diarias de café, ya sea molido, instantáneo o descafeinado, se relaciona con una reducción significativa de nuevas enfermedades cardiovasculares y de la mortalidad, en comparación con evitar el café, según indica un nuevo análisis prospectivo del UK Biobank


La ingesta de café molido e instantáneo, pero curiosamente no de café descafeinado, también se asoció con un menor riesgo de arritmias de nueva aparición, incluida la fibrilación auricular.


El estudio fue publicado el 27 de septiembre en versión electrónica en la European Journal of Preventive Cardiology.


Beneficios cardiovasculares claros


Un total de 449.563 participantes del UK Biobank (mediana de edad de 58 años; 55% mujeres), que no presentaban arritmias ni otras enfermedades cardiovasculares al inicio del estudio, informaron en los cuestionarios sobre su nivel de consumo diario de café y del tipo de café preferido.


Durante más de 12,5 años de seguimiento, murieron 27.809 (6,2%) de los participantes.


El consumo diario de 1 a 5 tazas de café molido o instantáneo (pero no de café descafeinado) se relacionó con una reducción significativa de nuevas arritmias. El riesgo más bajo se produjo con 4 a 5 tazas diarias de café molido (hazard ratio [HR]: 0,83; intervalo de confianza de 95% [IC 95%]: 0,76 a 0,91; p < 0,0001) y 2 a 3 tazas diarias de café instantáneo (HR: 0,88; IC 95%: 0,85 a 0,92; p < 0,0001).


El consumo habitual de café de hasta 5 tazas al día también se asoció con una reducción significativa del riesgo de nuevas enfermedades cardiovasculares, en comparación con lo observado en los no bebedores.


Se observaron reducciones significativas en el riesgo de arteriopatía coronaria con el consumo habitual de café de hasta 5 tazas/día, y el riesgo más bajo de arteriopatía coronaria se observó en quienes consumían de dos a tres tazas/día (HR: 0,89; IC 95%: 0,86 a 0,91; p < 0,0001).

El consumo de café en todos los niveles se asoció con una reducción significativa del riesgo de insuficiencia cardiaca congestiva y de ictus isquémico. Los riesgos más bajos se observaron en quienes consumían de 2 a 3 tazas/día, con un hazard ratio de 0,83 (IC 95%: 0,79 a 0,87; p < 0,0001) para insuficiencia cardiaca congestiva y un hazard ratio de 0,84 (IC 95%: 0,78 a 0,90; p < 0,0001) para ictus isquémico.


La muerte por cualquier causa se redujo significativamente para todos los subtipos de café y la mayor reducción del riesgo se observó con el consumo de 2 a 3 tazas diarias de café descafeinado (HR: 0,86; IC 95%: 0,81 a 0,91; p < 0,0001); café molido (HR: 0,73; IC 95%: 0,69 a 0,78; p < 0,0001), y café instantáneo (HR: 0,89; IC 95%: 0,86 a 0,93; p < 0,0001).


El consumo de café conlleva beneficios cardiovasculares y no debe suspenderse empíricamente en quienes tienen trastornos subyacentes del ritmo cardiaco o enfermedades cardiovasculares, señalaron los expertos.


Mecanismos de acción


Hay una serie de mecanismos propuestos para explicar los beneficios del café sobre las enfermedades cardiovasculares.


La cafeína tiene propiedades antiarrítmicas a través de la inhibición de los receptores A1 y A2A de la adenosina, de ahí la diferencia de efectos del café descafeinado frente al de máxima potencia en los trastornos del ritmo cardiaco. Tiene efectos vasodilatadores y además contiene polifenoles antioxidantes, que reducen la lesión oxidativa y modulan el metabolismo.


Todavía no está clara la explicación de la mejora de la sobrevida con el consumo habitual de café, los posibles mecanismos incluyen la mejora de la función endotelial, los antioxidantes circulantes, la mejora de la sensibilidad a la insulina y la reducción de la inflamación. Otro posible mecanismo son los efectos beneficiosos del café sobre el síndrome metabólico.


La cafeína desempeña un papel en la pérdida de peso a través de la inhibición de la absorción de ácidos grasos en el intestino y el aumento de la tasa metabólica basal. Además, el café se ha relacionado con una incidencia significativamente menor de diabetes de tipo 2.


Sin embargo, se necesitan ensayos controlados aleatorizados para comprender plenamente la relación entre el café y la salud antes de poder hacer recomendaciones.


Referencia


  1. Chieng D, Canovas R, Segan L, Sugumar H, y cols. The impact of coffee subtypes on incident cardiovascular disease, arrhythmias, and mortality: long-term outcomes from the UK Biobank. Eur J Prev Cardiol. 27 Sep 2022:zwac189. doi: 10.1093/eurjpc/zwac189. PMID: 36162818. Fuente


14 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo