Los psiquiatras son más afectados por violencia en el trabajo

Actualizado: ene 2


Un estudio publicado en la versión digital de Psychiatric Services de octubre pasado, realizado por investigadores de la Università degli Studi di Genova, en Génova, Italia, ha demostrado que la violencia en el lugar de trabajo entre profesionales de la salud mental es frecuente, pero al parecer los psiquiatras son los más afectados, en comparación con sus colegas.¹

La investigación incluyó una encuesta representativa en la que participaron psiquiatras, residentes en psiquiatría, enfermeras y otros profesionales de la salud mental, cuyos resultados mostraron que 90% de los participantes experimentó agresión verbal o física con objetos durante su ejercicio profesional. La agresión en el lugar de trabajo fue muy frecuente entre los profesionales de la salud mental en nuestra muestra, en congruencia con los hallazgos de otros estudios. Los resultados resaltan la importancia de capacitar a los trabajadores de la salud mental en la forma de hacer frente a la violencia en el trabajo, indicaron los investigadores.

Estudios previos demuestran altos niveles de desgaste profesional entre profesionales de salud mental, pero en pocos se ha analizado si se asocian a violencia en el lugar de trabajo. Para investigarlo, se realizó una encuesta entre 183 profesionales de la salud mental que trabajaban en salas psiquiátricas de urgencia y en centros de atención psiquiátrica en Italia en 2018. La cohorte incluyó 39 psiquiatras (19 mujeres), 58 residentes de psiquiatría (30 mujeres), 56 enfermeros (34 mujeres), y otros 30 profesionales (técnicos en rehabilitación, psicólogos, y educadores; 20 mujeres).

Los investigadores elaboraron un cuestionario en el que se averiguaba sobre frecuencia y modalidad de la exposición a conductas violentas de parte de pacientes o familiares de estos. Incluía preguntas sobre amenazas verbales, agresión verbal, agresión física y agresión con objetos. También preguntaron a los informantes sobre síntomas psiquiátricos presentados después de la peor experiencia de violencia del paciente. Estos síntomas fueron insomnio, anorexia, acontecimientos revividos (flashbacks), y malestar.

Se evaluó el desgaste profesional utilizando el Inventario de Desgaste Profesional de Maslach (MBI).

La gran mayoría de profesionales (90%) informó experimentar agresión verbal por parte de los pacientes o de sus familiares. No hubo diferencia entre los grupos profesionales estudiados.

Los psiquiatras comunicaron una tasa significativamente más alta de agresión por parte de pacientes que cualquier otro grupo de profesionales de la salud mental. Por ejemplo, 97% informó agresión verbal; 74% amenazas verbales; 97% agresión con objetos por los pacientes, y 62% informó agresión física por parte del paciente. En general, más de la mitad (53%) del grupo de estudio informó amenazas verbales, y 82% reportó agresión con objetos. Además, la mitad de los profesionales de la salud mental informó agresión física.

Los profesionales de la salud mental que sufrieron agresión verbal o con objetos en el año previo tuvieron puntuaciones de desgaste profesional significativamente más altas en el Inventario de Desgaste Profesional de Maslach que sus colegas que no la sufrieron. En particular, los actos de agresión verbal en el año previo se relacionaron fuertemente con mayores niveles de desgaste profesional entre mujeres, pero la asociación no fue significativa entre hombres.

Entre la cohorte del estudio, 90% de los psiquiatras informó recibir algún tipo de aleccionamiento sobre violencia en el trabajo, en comparación con solo 48% de residentes, 66% de enfermeras, y 50% de otros profesionales de la salud.

El Director sénior de psicología aplicada en la American Psychological Association y jefe del Programa del Lugar de Trabajo Psicológicamente Saludable de la APA, dijo que no le sorprendían los hallazgos, "Sabemos que los profesionales de la salud mental tienen una tasa de exposición a violencia y agresión en el lugar de trabajo más alta que la de muchas otras profesiones" Destacó que el estudio resalta la importancia de no solo preparar a los profesionales de la salud y de la salud mental para evaluar el riesgo de violencia y controlarla de manera eficaz, sino también para las organizaciones que se empeñan en contar con sistemas y normativas establecidas que mitiguen el riesgo. El campo de la salud mental es notorio por tener altos grados de desgaste profesional, pues las personas a menudo invierten largas horas en circunstancias difíciles y están expuestas a muchos factores estresantes diferentes. El Director añadió que el hecho de que la nueva Clasificación Internacional de las Enfermedades (CIE-11) de la Organización Mundial de la Salud específicamente haga referencia al desgaste profesional como un síndrome resultante del estrés crónico en el lugar de trabajo que no se ha controlado satisfactoriamente, es un paso en la dirección correcta y convierte el desgaste profesional en un tema más congruente con lo que muestra la investigación.

Referencia

1. Aguglia A, Belvederi Murri M, Conigliaro C, Cipriani N, y cols. Workplace Violence and Burnout Among Mental Health Workers. Psychiatr Serv. 23 Oct 2019:appips201900161. doi: 10.1176/appi.ps.201900161. PMID: 31640524. Fuente

6 vistas

© 2019 Primera revista médica y de la salud ecuatoriana